Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Lunes 29 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   25°
  • Martes 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso16°   26°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto con lluvias17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/11/2021 21:16:23
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La Metropolitana, el sueño de la policía propia

A un año de su creación, la PM tiene varias deudas por saldar. Recién inauguró su primera comisaría.

Por pablo-hacker
Email This Page

A un año de su debut, la Policía Metropolitana es un atractivo envase al que todavía le falta llenarlo de contenido. Tiene su edificio de mando en Barracas, un centro de comando en Chacarita y su academia de entrenamiento y formación en el viejo Club Español, en el Bajo Flores. Opera con 150 vehículos (entre patrulleros, motos y cuatriciclos) y utiliza un centro de monitoreo de 500 cámaras, como herramienta principal para la prevención del delito. El último chiche es el precinto en Saavedra, la primera comisaría comunitaria que cuenta con calabozos y una oficina del Ministerio Público Fiscal.

La fuerza porteña está en la calle desde el 5 de febrero de 2010 y tal vez ése sea el logro más visible de la gestión PRO. Nació enredada con el escandaloso nombramiento del «Fino» Palacios y las denuncias por las escuchas ilegales. Superados esos cuestionados pasos iniciales -que siguen su camino en la Justicia, con el mismo jefe de Gobierno, Mauricio Macri, procesado-, la conducción de la Metropolitana ahora enfrenta el mayor de los desafíos: lograr que los porteños confíen en la nueva policía y responder con acciones concretas al reclamo de mayor seguridad. Es una gran apuesta política que aún tiene un largo camino por recorrer: la Metropolitana tardará 10 años en estar al ciento por ciento de sus capacidades.

Hoy trabaja en la comunas 12 (Villa Urquiza, Villa Pueyrredón, Coghlan y Saavedra) y 15 (Agronomía, Villa Ortúzar, Chacarita, La Paternal, Villa Crespo y Parque Chas), con 1.850 efectivos en total, aunque para fin de año esperan llegar a los 3.000 agentes, un tercio de ellos formados en el Instituto
Superior de Seguridad Pública. El lunes 7 ingresará al de Seguridad Pública la segunda camada de 500 estudiantes, que a fin de año podría estar en funciones. también prioridad del jefe de la fuerza, Eugenio Burzaco, la apertura de la segunda comisaría de la Metropolitana, en la zona sur.

Pero así como la Metropolitana logró romper el cascarón, todavía no aprendió a caminar sola. Quedó demostrado con los graves incidentes en el Parque Indoamericano, donde la policía porteña se vio sobrepasada ya que la nueva fuerza no cuenta con un cuerpo de infantería, y para eso seguirá dependiendo de la Policía Federal o de la Gendarmería. «Nos vimos superados por la cantidad de gente, había 5.000 personas y nosotros no podemos hacer frente a un conflicto de esa magnitud en este momento. Instalamos cámaras, realizamos decenas de operativos en la zona, sobre todo por el conflicto que se había desatado entre los vecinos y los ocupantes del predio, y además terminamos con cuatro patrulleros rotos y oficiales heridos», explica Burzaco.

Como fuerza auxiliar de la Justicia, la Metropolitana recibió la competencia para actuar en 14 delitos (ver recuadro) dentro de la Ciudad, que le fueron transferidos tras su creación, mediante la Ley 2.894 sancionada el 28 de octubre de 2008. Para todo lo demás, tiene que intervenir la Federal o la Gendarmería. En los papeles, sin embargo, la PM puede realizar los mismos trabajos que sus hermanos mayores, si es que un juez lo solicita. La muestra más clara de esa diferencia se ve en la nueva comisaría de Saavedra. «El vecino puede venir ante cualquier situación. La diferencia con una comisaría de la Federal es que nosotros actuamos en los delitos que nos fueron transferidos o en los que indique el juez, pero todas las denuncias son tomadas», aclara Burzaco.

Por ahora el rango de acción es reducido: se muestran en los barrios de las comunas 12 y 15 y en acciones en toda la Ciudad, como controles vehiculares. Pero su presencia pasa desapercibida para la mayoría de los porteños, a pesar de que el Gobierno exhibe encuestas que le dan a la Metropolitana una aceptación de entre el 70 y el 80 por ciento entre los vecinos.

En marzo estarán operando en gran parte de la zona sur, concretamente en los barrios de la Boca, Barracas, Parque Patricios, Pompeya, Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano, según promete Burzaco. Para octubre estarían terminadas dos comisarías comunales más (o «precintos») para esas comunas (la 4 y la 8), un requisito indispensable para marcar presencia. Pero el problema de las competencias y las limitaciones a la hora de actuar encienden la alarma.

El ejemplo de la comisaría comunal en Ramallo y Goyeneche (Saavedra) no es el más auspicioso. Los primeros vecinos que se acercaron para conocer el precinto se encontraron con más dudas que respuestas. «Me genera confusión el hecho de que está tan cerca de la comisaría 49 de la ederal y de la Fiscalía. Sólo entré al edificio para conocerlo y me llevé folletería. Está muy moderno pero lo que entendí es que si tengo que denunciar un robo me conviene ir a la comisaría», dijo Irma M., mientras caminaba con su perro por el boulevard de la calle Holmberg. Otro diálogo interesante se dio entre una vecina y una oficial, el 17 de enero cerca de las 11 de la mañana:

-Buenos días, necesito un certificado
de domicilio.
-No señora, no hacemos eso.
-¿Quién lo hace?
-Lo hace la Federal.
-¿Por qué no lo hacen ustedes?
-Porque estamos esperando que nos transfieran las competencias, pero si usted quiere puede acercarse al mostrador del Ministerio Pública Fiscal. Ahí puede hacer denuncias.
-Me robaron hace 15 días, quiero saber cómo me pueden ayudar.
-Señora, nosotros no actuamos
en esos casos, sólo en robo en proceso, flagrancia y prevención
del delito. Tiene que ir a la comisaría de la Federal.
-Y si me roban, ¿ustedes que hacen?
-Podemos auxiliarla, llamar al SAME y llamar a la Federal porque
estamos esperando que nos pasen las competencias.
-¿Tienen detenidos aquí?
-No.
-¿Por qué?
-Porque estamos esperando que nos pasen las competencias.
 
Eugenio Burzaco, jefe de la Metropolitana, asegura que en los precintos se reciben «todas las denuncias» y que la respuesta de la oficial fue incompleta y errónea. En su despacho en el primer piso del edificio de avenida Patricios 1142, explica: «Nosotros somos auxiliares de la Justicia. En la Comuna 12 estamos preparados para cumplir con todo lo que sea necesario; por supuesto si nos tiran toda la Ciudad no podemos». Tanto Burzaco como su jefe directo, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, tienen un plan a 10 años para terminar de instalar la Metropolitana en Buenos Aires. Para entonces esperan contar con 12 mil efectivos y 15 precintos, uno por cada comuna, para así cubrir y tener presencia en todos los barrios de la Ciudad. «Lo que pasó al principio en el precinto de la 12 era previsible, sabíamos que podía ocurrir. Desde febrero ya estamos listos. Pero es importante que los jueces nos tengan en cuenta para seguir con los procedimientos. Ya hablamos con la Cámara del Crimen y con la Cámara Federal para que nos den un turno. Pero no todos los jueces de instrucción nos toman las denuncias. Todo fue acordado verbalmente y venimos pidiendo que nos tengan en cuenta porque estamos capacitados para actuar.»

Dentro del mismo precinto funciona una oficina del Ministerio Público Fiscal, que toma denuncias de todos los delitos, no sólo los que fueron transferidos
a la órbita de la Metropolitana. Se supone que, al actuar directamente con las fiscalías, el trámite será más ágil. «Nacimos con la idea de ser una policía de proximidad, y que los vecinos vuelvan a confiar en la policía como lo hacían antes», repite Burzaco en lo que se convirtió en el eslogan más potente de la Metropolitana. El jefe de la Metro confía en que la formación en el instituto propio, la estructura de sueldos -van desde los 4.200 para el oficial raso hasta los 18.000 en el caso del propio Burzaco- y la «capacitación constante» hagan de la Policía Metropolitana una fuerza capaz de responder a la demanda de los porteños. El desafío es mayúsculo, el tiempo y las acciones concretas de los agentes en la calle darán su veredicto.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario