Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 60%
Viento: Sureste 17km/h
  • Sábado 29 de Enero
    Cubierto19°   26°
  • Domingo 30 de Enero
    Despejado21°   29°
  • Lunes 31 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/01/2022 13:33:58
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La mafia de la UBA detrás de la campaña de Martín Lousteau

Trabajadores del hospital de Clínicas y la FUBA convocaron esta tarde a un abrazo solidario y conferencia de prensa por las amenazas que recibieron quienes denunciaron el vaciamiento del hospital. Los denunciados por malversación de fondos manejan un presupuesto de casi 7.000 millones de pesos de la UBA.

Por Néstor Rivas
Email This Page
prensa_lousteau_plaza_armenia_1-1 Yacobitti y Roy Cortina acompañan al candidato.
UCR_Terra_Lous-032-PH_Beto_Landoni Emiliano Yacobitti, Rodolfo Terragno y Martín Lousteau.
Giusti José Luis Giusti debió renunciar al decanato de Económicas por las denuncias de su ex esposa.
Yacobitti en del debate2 Emiliano Yacobitti, en el debate de TN. Es investigado por enriquecimiento ilícito.
Anterior Siguiente

La Facultad de Ciencias Económicas no sólo es la más grande de la Universidad de Buenos Aires. Con sus más de 60 mil estudiantes, es también una de las más grandes de América Latina. Allí cimentó su carrera política Emiliano Yacobitti, el hombre que desde la conducción de la UCR porteña hoy impulsa la candidatura de Martín Lousteau hacia la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.

A Yacobitti la impronta de “capo mafia” lo acompaña desde muy joven. Ahora mismo se encuentra sumido en una trama de corrupción y violencia. Bachiller egresado del colegio Carlos Pellegrini y contador público por la Facultad de Económicas de la UBA, su personalidad reúne al político, al hombre de negocios y al hombre de acción. “Yaco” transitó todo el recorrido que lo llevó de la conducción de Franja Morada –el brazo estudiantil de la UCR– a la presidencia de la Juventud Radical. Fundó la agrupación Cantera Radical y, finalmente, es presidente del Comité Capital del partido centenario.

Yacobitti llegó a la presidencia del Centro de Estudiantes de Económicas en 1998, cargo que ejerció durante tres años consecutivos. En 2001, saltó a la conducción de la Federación Universitaria Argentina. En aquel año comenzó a hacerse conocido. Un informe del programa Punto Doc, que conducían Rolando Graña y Daniel Tognetti –todavía disponible en la web–, iluminó ese perfil que combina negocios y política con métodos drásticos. Allí se denunciaba que para consolidar el monopolio de la venta de apuntes en la Facultad, sus muchachos amenazaron a otros comerciantes de la zona, incluyendo rotura de vidrieras y uso de armas de fuego.

El escándalo haría eclosión meses después, cuando salió a la luz el desvío de planes de empleo hacia militantes de la Franja Morada. La denuncia, documentada, empalmó con el deterioro definitivo de la presidencia de Fernando de la Rúa y marcó el principio del fin del predominio que la agrupación radical alcanzó sobre el movimiento estudiantil durante la década menemista.

A fin de aquel año, Franja perdió su bastión, la Federación Universitaria de Buenos Aires, a manos de un frente entre el Partido Obrero –que todavía retiene la conducción–, el MST de Ripoll-Bodart y los independientes de Tontos pero No Tanto (TNT), la agrupación opositora a Yacobitti en Económicas.

Allí militaban los jóvenes Axel Kicillof e Iván Heyn, años antes de incorporarse al gobierno de Cristina Fernández. En 2001, aseguran propios y extraños, TNT se había impuesto en las urnas y arrebatado la conducción del centro a “los morados”. Pragmático, Yacobitti dirimió la cuestión a los golpes. El ahora ministro de Economía y su novia de entonces se llevaron la peor parte, incluida la pérdida de alguna pieza dental. Yaco no acepta competidores externos ni internos. Una fracción morada proveniente del colegio Carlos Pellegrini que trató de hacer rancho aparte en la FCE, también sufrió en carne propia el escarnio.

Yacobitti suele emplear los servicios de barras bravas como fuerza de choque, pero eso no significa que le quite el cuerpo a la pelea. En 2006, lo registraron formando parte –como uno más– de la patota que arremetió contra estudiantes que se oponían a la elección de autoridades universitarias.
linaje de recaudadores

Justamente, cobijado bajo el ala de los radicales que dirigen la UBA, Yacobitti se integró a la gestión de su querida Facultad. Con el cuestionado ex decano José Luis Giusti llegó al cargo de secretario de Extensión Universitaria. Desde allí manejó todas las pasantías que los estudiantes de Económicas realizan en el sector público y en empresas privadas y los interesantes contratos de consultoría con organismos públicos.

Giusti fue mano derecha de Oscar Schuberoff, el ex rector de la UBA investigado por enriquecimiento ilícito, malversación de fondos y asociación ilícita en una causa cuyo desarrollo interrumpió su desaparición física.
Antes de recalar en el decanato de Económicas, Giusti fue funcionario del gobierno de Mauricio Macri: director de AUSA, más tarde funcionario del Instituto de la Vivienda y, finalmente, director de la Unidad de Coordinación de Planes Estratégicos del Gobierno de la Ciudad. Al decanato tuvo que renunciar a raíz de las denuncias de su ex esposa, que reclamó su parte en un conglomerado de empresas y propiedades radicadas en Buenos Aires y en Punta del Este que no se condicen con los ingresos de un funcionario universitario.

Curiosamente, Giusti y Yacobitti trazaron recorridos similares: ambos presidieron el Centro de Estudiantes de Económicas y ambos ocuparon la secretaría de Hacienda de la Universidad de Buenos Aires, que maneja los jugosos recursos de la UBA. Finalmente, ambos se asociaron en la creación de un conjunto de empresas. Entre ellas, la cadena de albergues estudiantiles INME Ideas y el laboratorio Medipack, proveedor de los hospitales dependientes de la UBA (Clínicas y Roffo). Este devenir de las aulas a las empresas lo expuso en la televisión el periodista Alejandro Bercovich, después amenazado.

Yacobitti, Giusti y otras personas de su entorno están siendo investigados por la Justicia Penal desde hace un año. La causa, a cargo del juez Sebastián Casanello, indaga la presunta comisión de los delitos de malversación de fondos públicos, asociación ilícita, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Otra curiosidad: ¿quién radicó la denuncia? La madrina política de Martín Lousteau, Elisa Carrió.

Habrá que mensurar el daño que le produzca a su favorito porteño la posibilidad de que los principales impulsores de su candidatura terminen procesados. La cercanía entre Lousteau y Yacobitti es innegable. En el debate que tuvieron en TN los candidatos a jefe de Gobierno de PRO, el Frente para la Victoria y ECO se lo pudo ver a “Yaco” dialogando con su candidato.

Para los estudiantes de la UBA, la simbiosis entre la agrupación de Yacobitti, Nuevo Espacio y la candidatura de Lousteau también es innegable. Nuevo Espacio patrocina la gira de Lousteau por todas las sedes de la universidad. Las autoridades universitarias llegaron incluso a levantar las clases en la sede del CBC de Lugano para que los alumnos asistieran a una conferencia del candidato. Los dirigentes de la FUBA denuncian que en Lugano sus militantes fueron perseguidos y amenazados por una patota que trató de impedir durante meses la actividad política de cualquier otra agrupación fuera de los radicales de Nuevo Espacio.
A

pesar de las denuncias, “Yaco” continúa impertérrito en el puesto de secretario de Hacienda y Administración de la UBA, desde donde maneja un presupuesto de casi siete mil millones de pesos. Estos son los amigos universitarios del “joven economista” que aspira al sillón de Macri.

¿Renovación de la política? Bien, gracias.

DZ/ah

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario