Tiempo en Capital Federal

15° Max 9° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 59%
Viento: Sur 31km/h
  • Jueves 19 de Mayo
    Muy nuboso10°   14°
  • Viernes 20 de Mayo
    Cubierto10°   17°
  • Sábado 21 de Mayo
    Cubierto12°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 19/05/2022 00:01:45
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La Justicia debe definir la función del clero en los hospitales

En los hospitales viven monjas y curas que cobran un salario y tienen casa por dar «servicios espirituales». El Tribunal Superior de Justicia deberá decir si la norma que lo autoriza es constitucional.

Email This Page
hospitalramosmejia

En los 33 hospitales públicos porteños trabajan unos 24 religiosos, entre sacerdotes y monjas, que cobran un sueldo, tienen alojamiento, servicio doméstico, comida y lavado y planchado de ropa. Así lo dispuso una ordenanza de la dictadura en 1982.

En 2013, la entonces legisladora María Rachid, presentó un amparo para anular la resolución y la causa llegó al Tribunal Superior de Justicia (TSJ), que deberá definir si el trabajo de las monjas y sacerdotes vulnera la libertad de conciencia y de culto. Es decir, si vulneran la Constitución.

Antes, la Cámara de Apelaciones ordenó al Ejecutivo que los religiosos católicos estuvieran en igualdad de condiciones que los otros credos y se limitaran a ofrecer sus servicios a quienes los requirieran “sin ejercer funciones de coordinación ni vinculadas con el mantenimiento de la moral”. Pero el Gobierno porteño presentó un recurso de inconstitucionalidad frente al fallo de la Cámara, que limitaba la función del clero, y la decisión ahora está en manos del TSJ.

coghlan-capilla-hospital-pirovano

Capilla del Hospital Pirovano, barrio de Coghlan

“La sentencia de la Cámara es incompleta, por un lado está bien que ponga en tela de juicio el monopolio del culto católico en los hospitales, pero por el otro no termina de cortar esa relación entre el Estado y la Iglesia”, dijo Rachid a Diario Z. “No nos sorprende la apelación del Gobierno, que busca mantener a los sacerdotes donde están”, apuntó la actual coordinadora de la Defensoría LGBT de la Defensoría del Pueblo.

Rachid impulsó el caso luego de que el capellán del hospital Ramos Mejía organizara un escrache contra una mujer violada que había pedido un aborto no punible, en febrero de 2013. El sacerdote contaba con información privilegiada sobre la paciente, ya que tenía acceso a los datos del registro hospitalario. “Entonces nos enteramos de que no era una situación aislada, sino que la Iglesia estaba amparada por una ordenanza de la dictadura”, señaló Rachid.

“En los hospitales se producen situaciones hasta insólitas, como cuando un rabino o un imán quieren visitar a un paciente y tienen que pedirle permiso al sacerdote católico”, agregó la ex diputada.

En la sentencia, los camaristas Mariana Díaz y Fernando Lima (Fabiana Schafrik se excusó) ordenaron que la labor de monjas y capellanes en hospitales y hogares se realice “en idénticas condiciones” que la de representantes de otros credos “sin ejercer funciones de coordinación o intermediación, ni desempeñando funciones vinculadas con el mantenimiento de la moral”.

Sin embargo, la abogada de la causa Analía Mas, explicó a Diario Z que los camaristas “no hicieron hincapié en lo más importante, que es la necesidad de despegar la presencia religiosa de los hospitales. Veremos cómo se pronuncia el Tribunal Superior”, añadió.

dz / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario