Tiempo en Capital Federal

20° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 53%
Viento: Sur 18km/h
  • Lunes 18 de Octubre
    Parcialmente nuboso13°   22°
  • Martes 19 de Octubre
    Muy nuboso15°   23°
  • Miércoles 20 de Octubre
    Cubierto con lluvias16°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La historia del predio escolar que quieren regalar a la Iglesia 

Padres, docentes y alumnos de la escuela Primera Junta y el jardín Margarita Ravioli participaron de la audiencia para defender el predio que la Ciudad quiere ceder a una parroquia.

Email This Page
17-11-2015_buenos_aires_la_comunidad_educativa (1)
huerta de la escuela de caballito
Anterior Siguiente

En la Legislatura porteña se realizó la audiencia pública para discutir si se le cede o no a la Iglesia el predio que usan como polideportivo la escuela Nº3 Primera Junta y el Jardín Nº2 Margarita Ravioli, en Rivadavia y Campichuelo.

El 3 de septiembre pasado, los legisladores aprobaron en primera lectura darle 19 terrenos a la Iglesia, uno de ellos es el patio que comparten la escuela y el jardín de Caballito. Allí más de mil alumnos practican deportes y tienen clases de educación física.

“Queremos que se aclare bien que el único terreno que van a ceder a la Iglesia es el que ocupa originalmente la parroquia y que se exceptúen el terreno usurpado y el que usamos activamente en la escuela como huerta y como polideportivo. Tenemos los papeles que prueban los límites de cada parcela”, explicó a Diario Z Marcos Besada Romero, padre de dos alumnos del Primera Junta.

El conflicto con la Iglesia sobre este predio no es nuevo. Se trata de un terreno del gobierno de la Ciudad ubicado entre la Parroquia Nuestra Señora de Caacupé y el edificio que comparten el jardín y la primaria. Originalmente, mediante una ordenanza municipal de 1983, las autoridades porteñas le dieron a la congregación un permiso de uso gratuito por veinte años de una porción del terreno: 1975 metros cuadrados. El espacio restante se le otorgó a la escuela.

Unos años más tarde el permiso sobre el predio se extendió a pedido del Arzobispado alrededor de 500 metros cuadrados más. Según cuentan los padres del Primera Junta, desde la parroquia aludieron “cuestiones prácticas de acceso a la capilla”.

En 1993, la Secretaría de Educación dispuso que la cooperadora de la escuela se encargue de poner las rejas en el perímetro delineado por la antigua ordenanza. Cuando la escuela quiso avanzar con las obras, la parroquia ya se había extendido más allá del perímetro cedido. Para evitar conflictos, desde la cooperadora decidieron poner las rejas unos metros más atrás.

Pero la Iglesia siguió expandiéndose y ocupando parte del predio que no le correspondía. Diez años más tarde y con la autorización de uso gratuito vencida, la parroquia construyó un salón de usos múltiples excediendo aún más el terreno cedido por la Ciudad.

En 2004, y con el conflicto del SUM de por medio, los padres de la cooperadora llevaron el reclamo a la Defensoría del Pueblo, quien les dio la razón y convocó a las autoridades porteñas a realizar «las acciones y medidas necesarias a fin de garantizar los derechos de la comunidad educativa de la Escuela N° 3 del Distrito 7º y defender su patrimonio”.

Sin embargo, la ley aprobada en la Legislatura no sólo le cede a la Iglesia los casi dos mil metros cuadrados originales sino que también incluye el espacio ocupado ilegalmente para hacer el SUM y 492 metros cuadrados más, en donde la escuela y el jardín hoy tienen una huerta y un polideportivo.

“No son terrenos ociosos, son terrenos que pertenecen a la escuela y están incorporados en el proyecto pedagógico. Una huerta y un polideportivo que esperamos poder techar para que los chicos puedan hacer educación física en un lugar apropiado”, cuenta Besada Romero.

Los padres de la escuela y el jardín recorrieron los despachos de la Legislatura para buscar que se saque de la ley la cesión de estos terrenos a la Iglesia o que se modifiquen las parcelas. “Contamos con el apoyo de muchos legisladores con los que nos estamos reuniendo en estos días. La mayoría no conocían el conflicto de fondo y la recepción que estamos teniendo es buena”, cuenta esperanzado Besada Romero.

De la audiencia pública participaron 160 personas para expresarse a favor o en contra de ley que le cede 19 terrenos a la Iglesia. Si bien hubo una gran presencia de feligreses, la mayoría de los oradores se pronunció en contra del proyecto.

El predio de la escuela Primera Junta y el jardín Margarita Ravioli en disputa fue un tema central entre los que pidieron la palabra. Padres y docentes de esas instituciones se pronunciaron en contra del proyecto y contaron lo importante que son esos espacios para las actividades diarias de los chicos.

 

DZ/ah

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario