Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 14 de Abril
    Despejado17°   21°
  • Jueves 15 de Abril
    Despejado18°   22°
  • Viernes 16 de Abril
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La Forestal: Sangre obrera en los quebrachales

La obra cuenta las huelgas de los hacheros y la feroz explotación a la que eran sometidos.

Por
Email This Page

Ni luchas convocadas por redes sociales ni ninguna legislación laboral. Es época de batallas épicas. De hombres que se trasladan con sus familias a los interminables obrajes de La Forestal en el llamado Chaco Austral -en el sur de Santa Fe, Chaco y Santiago del Estero- y dejan la vida entre los árboles de quebracho para lograr la reducción de la jornada laboral, un aumento del jornal, impedir despidos masivos y para no tener que dejar el salario en las proveedurías de la propia empresa.
Hace 28 años se estrenó por primera vez la obra de teatro La Forestal en la ciudad de Rosario, con el mismo protagonista que hoy la presenta en los escenarios porteños, el cantante y compositor Enrique Llopis. En aquel momento constituyó un hito cultural, por el marcado contenido antiimperialista que llegaba en una democracia reciente. La obra, basada en el libro de Gastón Gori, La tragedia del quebracho colorado, cuenta la historia de las huelgas llevadas adelante por los trabajadores hacheros del quebracho a partir de 1919 contra la empresa inglesa La Forestal, que llegó a tener dos millones de hectáreas, sus propios puertos, sus propios ferrocarriles para sacar del país el tanino -indispensable para teñir los cueros- y el quebracho, indispensable para las vías del ferrocarril.
La puesta actual recoge el formato de crónica cantadas que tuvo en sus orígenes. Un relator en escena, Juan Herrera, va narrando los hechos históricos, mientras que el actor Raúl Calandra interpreta los recuerdos de un hachero que no tiene nombre, que encarna a todos los hacheros. La partida del pueblo, el viaje como bestias, los hijos que se van muriendo, el mate y las galletas como único alimento, los capataces, la furia de las primeras huelgas, los compañeros asesinados, perdidos. Entre tanto y tanto, Enrique Llopis entona chacareras, milongas y pasos dobles que evocan la soledad del monte, la rudeza de los quebrachales, los abusos de los patrones y las vivencias de los trabajadores que deben movilizarse desde sus pueblitos a trabajar al obraje por unos míseros pesos. En un costado del escenario, los músicos tocan cajón, bandoneón, piano, batería y bombo.
Las impactantes imágenes del film Quebracho, de Ricardo Wullicher sobre la tala del quebracho y la extracción del tanino, son lo primero que ve el espectador. También mostrará a los directivos de The Forestal Land, Timber and Railways Company Limited hablando tranquilamente del agotamiento de las materias primas que extraen de las colonias, de la necesidad de buscar nuevas tierras, de un plan para echar a los trabajadores. Desde la primera huelga, en 1919, todo será dolor y sangre para los hacheros. El sonido estridente de un bombo que asemeja el galope de un caballo es la banda sonora de la contienda. Peones contra sicarios pagados por la empresa británica. Las desgarradoras vivencias que un obrero, con la camisa rota y las alpargatas raídas, narra en primera persona: el terror de los aullidos de los animales salvajes que acechan en el monte, los debates entre los trabajadores respecto de las medidas de fuerza y, de nuevo, la nostalgia por los que ya no están. El único camino posible es la huelga. Y así escribieron tobas y guaraníes, anarquistas y socialistas, una de las luchas más gloriosas de la historia obrera en la Argentina.

Datos
Viernes y sábados a las 21. Domingos a las 20.
Teatro Santa María, Montevideo 842. Entradas desde $100.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario