Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 66%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 24 de Enero
    Despejado25°   33°
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado27°   35°
  • Martes 26 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Eva Giberti: «La evidencia es que cada vez hay más casos»

Eva  Giberti fundó y coordina desde 2006 el Programa las Víctimas contra las Violencias del Ministerio de Justicia nacional. La fórmula “violencia de género”, dice, encubre la responsabilidad personal y social de los varones.

Email This Page
eva_giberti

Especialista en adopción, fundadora de la primera Escuela para Padres del país, su nombre es sinónimo de defensa de los derechos de niñas y niños y de denuncia de las violencias contra ellos y las mujeres. Psicóloga, psicoanalista, autora de libros que se agotan y vuelven a agotarse, Giberti fundó y coordina desde 2006 el Programa las Víctimas contra las Violencias del Ministerio de Justicia nacional. La fórmula “violencia de género”, dice, encubre a quienes la ejercen.

¿Por qué tantos varones golpean, agreden o asesinan?
Porque necesitan probarse a sí mismos que son los dueños de las mujeres y la mejor manera de probarlo es apoderándose de sus vidas.

¿Más que violencia de género es violencia contra la mujer?
La comunidad es tramposa, no quiere que sus hombres muestren el perfil violento que realmente tienen. La expresión “violencia de género” encubre que el protagonista es el varón. No se habla de los varones que ejercen la violencia, se habla de “géneros”. La trampa intenta tranquilizar a quienes podrían preguntarse si el compañero con el cual conviven y tiene “carácter fuerte” será un posible golpeador y homicida. Evitar usar la expresión “violencia contra las mujeres”, que inevitablemente compromete a los varones, también es proteger la imagen masculina como sujeto social que es preciso reeducar. El varón queda aislado de la responsabilidad personal y social.

¿Cuáles son los signos que delatan a un varón violento?
Cualquier sujeto que empiece por insultar a su mujer, por empujarla, por privarla del dinero que le corresponde, por humillarla, ésas son las primeras causas que pueden desatar una denuncia por “chiquitas” que parezcan.

¿Por qué naturalizamos la violencia contra las mujeres?
Para contestar esta pregunta necesito un seminario. Pero si la bajamos a tierra tengo que decir que es el patriarcado que nos tiene capturados a varones y mujeres.

¿Es posible evitar los femicidios?, ¿cuál es la prevención?
Es una pregunta ya histórica. No hay prevención posible para un homicida decidido a matar. Lo que se puede hacer es postergar. Si el botón de pánico funciona y si la mujer ha hecho suficientes denuncias y se ha encontrado forma de protegerla, se puede postergar. Pero si el varón tiene la decisión homicida es muy difícil. La evidencia es que cada vez hay más casos.

¿Se puede evitar que los chicos reproduzcan esas conductas?
Sí, claro. Depende de cómo se traten en la casa. Hay una gran responsabilidad materna en mostrar que la mujer no sirve al varón, que no se deja manosear ni humillar. El primer modelo es el doméstico.

¿Influye una educación no sexista? Me refiero a los juegos “por género”, al rosa y al celeste, esas pequeñas cosas de la infancia.
Esas cosas son fundamentales y no son pequeñas. Son parte de la ideología. Allí aparece la discriminación y la inferiorización de la mujer.

¿Y en la escuela?
Ya lo hablé con dos ministros de Educación y los dos me dieron exactamente la misma respuesta. El ministerio no puede crear por su cuenta las currículas, es decisión del Consejo Federal que forman las provincias. Y hay un par de provincias que se oponen. Dicen que es una manera de generar denuncias de los chicos contra los padres.

La escuela daría gran alcance.
Es un intento. Para empezar hay que cambiar la cabeza de las maestras, nadie me garantiza que las maestras tengan claro el tema de violencia familiar porque muchas son víctimas de violencia.

¿Es útil el botón antipánico?
Es una herramienta muy importante que salvó vidas.

Muchas veces la policía no aceptan las denuncias.
La Policía Federal tiene una Orden del Día que consiguió nuestro Programa. Esa orden la obliga a llamar inmediatamente al 137 cuando llega una mujer a hacer una denuncia. Cuando no sucede la mujer debería comunicarse al 137 y nosotros intervenimos inmediatamente denunciando a la comisaría que no cumple con su deber. Lo que pasa es que la mujer no sabe que tiene que llamar al 137. Por eso necesitamos mayor publicidad para el número.

¿Qué sucede cuando la mujer se comunica con ustedes?
El 137 no es sólo un número de teléfono. El 137 es un equipo que inmediatamente se dirige al domicilio de la víctima y la lleva a hacer la denuncia. Puede llamar la víctima o un vecino. La persona que atiende el teléfono es una profesional idónea que hace el diagnóstico y de acuerdo con el llamado manda un móvil policial no identificable. No se envía un patrullero. Van un policía, una trabajadora social y una psicóloga que buscan a la mujer y la llevan a la Oficina de Violencia Doméstica (OVD), esperan 4 o 5 horas hasta que la atienden, acompañan a los chiquitos, les dan de comer y la llevan al tribunal asignado. Después, nos hacemos cargo de buscarle un lugar donde dejarla porque no puede volver a la casa.

¿Cuál es el límite?
Somos Equipos de Urgencia y Emergencia, no podemos seguir más de un mes a la víctima pero somos las que estamos cara a cara con ella.

Si comparamos hoy con los últimos 20 años.
El avance ha sido muy grande. La ley 26.485 es un modelo. Pero cuando llega el momento de aplicarla, lo que no son modelos son las cabezas de los jueces. Presentamos otro proyecto, pero hace dos años que duerme en el Congreso.

dz / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario