Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 70%
Viento: Sureste 33km/h
  • Sábado 23 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   20°
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   22°
  • Lunes 25 de Octubre
    Cubierto16°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La Emiliana: Karate y Tarantela

Estuvo a punto de cerrar, pero renació con el aporte de los socios.

Email This Page
la_emiliana_club_social_y_deportivo

Por el frente de La Emiliana Club Social de Cultura y Recreación no pasa ninguna línea de colectivos, está lejos de cualquier estación de subte y a unas cuadras de los ferrocarriles. Allí, en lo profundo de Villa Pueyrredón, el 1 de enero de 1941, un grupo de inmigrantes italianos provenientes de la Emilia Romagna, buscando juntarse entre sus pares, fundaron el club. De ahí derivan su nombre y el rojo, verde y blanco de su escudo. Primero funcionó en un terreno prestado al lado de la sede actual y unos años más tarde los socios fundadores reunieron el dinero y compraron el lote de Terrada 4243. “En aquella época jugaban mucho a las bochas, eran bochófilos”, cuenta José Basile, dos veces presidente del club con 81 años. Muchas veces los partidos duraban hasta la medianoche. La Emiliana fue importante en bochas, al punto de que jugó torneos en Chile, Uruguay y Paraguay. La mayoría de los trofeos son por ese deporte. Desde sus comienzos también se hacían “tangueadas” y tenía los clásicos juegos de salón: truco, chinchón, mus, tute, dominó y ajedrez. “Era un club netamente social y cultural, no era deportivo. Aglutinaba familias”, agrega el secretario Miguel Ángel Campos.

José recuerda las “tallarinadas” que hacían los domingos al calor de un fogón, con motivo de alguna fecha patria o sólo como excusa para juntarse en familia y bailar la tarantela. “Veían gente joven que entraba y no los querían porque decían que eran muy barulleros, no podían jugar tranquilos a las cartas”, rememora José.

Hace unos seis años, La Emiliana estuvo a punto de cerrar. Tras un cambio en la comisión directiva, con José a la cabeza, lentamente se puso de pie: se arregló de cero el salón del fondo que estaba abandonado y ahora lleva el nombre del presidente. Luego, hicieron los baños a nuevo, sacaron la cancha de bochas, instalaron ventiladores y se mejoró el buffet, colorido y lleno de recuerdos. Para financiar esa “obra faraónica” –como la define José– organizaron locro, asados y “polladas” que juntaban 130 personas, encuentros folklóricos y de jazz. Con las reformas terminadas, lo deportivo se ganó su lugar y jóvenes al club. Con más de 400 socios, los deportes que convocan a la comunidad son patín artístico y competitivo para chicas y adultos, se dictan clases de karate, kick boxing, muay thai, defensa personal, full contact y boxeo. En estas últimas dos disciplinas hay tres chicos que representan al club. En el mismo salón se baila salsa, tango y folklore, y la peña Raíces de Nuestra Tierra agita los lunes. La música dio satisfacciones: una de las voces de Los Carabajal, Carlos Cabral, visitó La Emiliana para hacer espectáculos y el programa de TV Folklore Club hizo una nota allí por el aniversario de la peña. En cuanto a lo social, los lunes y miércoles funciona un centro de jubilados con talleres de tejido, pintura, manualidades y gimnasia. Hoy, La Emiliana está abierto para todos.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario