Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   18°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La columna de Zabo: te deseo lo mejor

La columna de de Zabo: te deseo lo mejor

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page

Lo sabe. Tus amigos lo saben. Los suyos obvio que también. El encargado de su edificio que te saluda a las nueve de la mañana cada vez que te vas despeinado y con la misma ropa con la que entraste hace dos días sospecha lo mismo. Incluso tu vieja se lo ve venir y comienza a hacerte tu comida favorita. Es simple: cuando te están por dejar, todos lo saben menos vos.

Sin darte cuenta llega ese día, ése en el que tenés que afrontar que el amor tiene fecha de vencimiento. Que pasaste de moda, que sos esa prenda que le toca estar al fondo del placard esperando que algún vintage revival haga que la otra persona se acuerde de vos y vuelva a usarte. Sos Woody viendo a Andy irse a la universidad con la esperanza de que alguna vez vuelva a jugar con vos. Sos un bajón, lisa y llanamente.

Entonces te preguntás «¿qué hice mal?». Como es algo difícil de ver a primera vista, rápidamente te convencés de que todo lo hiciste bien para poder entonces emprender contra la otra persona y su constante insatisfacción.

Esa insatisfacción que analizarás en rondas de amigos donde culparán a viejos traumas de la infancia para terminar en la conclusión de que «son tod@s iguales».

Los «¿qué más quiere de mí?» empiezan a inundarte sin darte cuenta de que la respuesta es simple y concisa: nada. No quiere más nada de vos. No quiere que le copies un poema por e-mail, no quiere que te filmes dedicándole una canción por YouTube y mucho menos quiere que uses el celular después de haberte bajado cinco litros de fernet.

Si algo quiere de vos es que dejes de humillarte, pero vos no podés hacerlo. Ya hasta sos fan en Facebook de eso.

En un arrebato de intentar lucir superado te decís a vos mismo «si no quiere nada, entonces no va a tener nada». Por eso borrás su e-mail de tu cuenta personal, pero mantenés el contacto en la alternativa. Por eso borrás su número de celular con la tranquilidad de que podés recordarlo de memoria aun con alcohol en sangre. Por eso bloqueás su Facebook sabiendo que algún amigo te va a prestar la contraseña para entrar a revisar cada evento en los que pone «asistiré» y así asistir vos. Tu concepto de nada comienza a ser poco creíble.

No te sientas mal, en toda separación alguien se humilla, es lo que corresponde. Lo bueno es aceptar que uno lo hace y no creerse esa mentira de «mientras vos seas feliz, yo soy feliz».

La única felicidad posible es que la otra persona se vaya a vivir a un país muy lejano. Donde tengan como costumbre hacerse buches de clavos todas las mañanas. Y no haya internet.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario