Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 55%
Viento: Suroeste 25km/h
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso10°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La columna de Zabo: Los enamorados

http://yo-adolescente.com.ar

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page

No sólo odio mi cumpleaños. También odio el Día de los Enamorados. Odio febrero en su totalidad, no me da ni un respiro. No termino de deprimirme porque soy un año más viejo que al toque tengo a todo mi entorno poniéndose pelotudo con el amor y esas porquerías. Y no es que odie a San Valentín por ser una cuestión meramente comercial creada por el imperio de los floristas en acuerdo con los oligofrénicos que hacen los mensajes para las tarjetitas con música. No, no es eso: es que no tengo con quien pasarlo. Tan simple y honesto como eso.
Tengo una relación bastante difícil con Cupido, los que me leen hace tiempo ya lo saben. Hay como un jueguito medio enfermo entre nosotros donde él me enamora de alguien, luego logra que esa otra persona se enamore de mí, pero justo días antes del 14 de febrero por alguna razón ésta me deja. Cupido tiene un humor bastante retorcido. Es por eso que no hay que confiar en alguien que usa pañales para adultos: te puede cagar en cualquier momento (es el calor, perdón, no volverá a pasar).
La sensación de pasar el Día de los Enamorados solos es la misma que sentimos cuando un Día del Niño ni mamá ni papá se aparecieron con un regalo. Pasó todo tan rápido que nunca nos dimos cuenta de que dejamos de ser merecedores de un juguete. Acá es lo mismo, pasó todo tan rápido que, sin darnos cuenta, volvimos a estar en el mismo lugar del que partimos, sólo que esta vez además de estar solos y sin dirección alguna nos encontramos rodeados de personas que están festejando que no están solas y encontraron su rumbo. Si superamos esta fecha sin salir a comprar armas para disparar aleatoriamente en el medio del Abasto significa que no estamos hechos para el asesinato en masa. Bien por nosotros.
Odio los «día de» casi todo. Toda festividad te hace escarbar en cosas que uno está contento bloqueando. Somos felices así, siendo bombas de tiempo cercanas a explotar de un momento a otro. Déjennos convivir con nuestros traumas, si ya hasta tienen nombre y cuarto propio en nuestra casa. Uno no necesita un día para que se celebre el amor entre dos personas. Porque somos eso. Uno.
Lo peor de todo es que siempre hago una lista. En cuanto empiezo a salir con alguien voy ideando el regalo perfecto. Tomo nota de lo que necesita para que, de presentarse la ocasión, se lo pueda dar. Junto esa lista anoto todo lo que no me animo a decir en el momento. Supongo que el «te amo» va a quedar guardado en el cajón del mueble para el televisor que no te compré.
Feliz Día de los Enamorados para mí. Al menos sé que yo lo estaba.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario