Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 83%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Martes 29 de Septiembre
    Parcialmente nuboso14°   19°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La columna de Zabo: Los de las causas perdidas

La columna de Zabo: Los de las causas perdidas.

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page

Soy un ser nostálgico. Una de las pocas cosas por la cual me gusta tan­to ir a la redacción es que me hacen volver a recorrer las calles que fue­ron testigos de mi crecimiento du­rante el secundario. Las paradas de bondi, los lugares donde íbamos a co­mer, la plaza donde íbamos a fumar.
Cada vez que tengo que ir para la zona de San Telmo aprovecho para hacer un minitour por esos lugares con tanta historia.

Yo era «la causa perdida» en el secundario. No me enorgullece, ni me avergüenza, pero en su momen­to, a esa edad cuando sos tan frágil no está para nada bueno que algunos profesores te digan «no vas a llegar a ningún lado».

¿Cómo pretendían que los respe­tara o los escuchase si ellos ya tenían en claro que aunque me esforzara me iba a ir mal?

La información que a mí me in­teresaba era la que provenía de sus experiencias personales, lo que podía aprender de las cosas cotidianas. De lo que tuvieron que pasar para llegar a ser quienes eran o quizás alguno que otro dato interesante sobre cosas desconocidas por nosotros, cosas que ellos conocieran y que estuvieran dis­puestos a compartir.

Pero, desgraciadamente, parece que las cosas más interesantes no figuraban en los sagrados pro­gramas, nos condenaron a aprender geografía de Europa de memoria, o a anotar información en los bancos y a copiarnos en alguno que otro examen porque eran muy pocos los que nos enseñaron a relacionar las cosas, a pensarlas y entenderlas. Lamentablemente nos enseñaron que las materias son una obligación: «es­tudiá porque te la vas a llevar y vas a pasar todo el verano estudiando», decían. Nunca fue un «estudiá porque es muy interesante».

Nunca fue un «estudiá porque el conocimiento te ayuda, te hace más fuerte».

Nunca fue: «Si sabés no te van a pasar por encima».

Algunos profesores sólo llega­ban al aula y luego de decir un par de palabras sin sentido y hacernos rellenar hojas con información caduca e irrelevante parecían irse conformes, haciéndose creer que creyeron que nosotros entendimos.

Ése sería el caso del profesor con el que me topé hace unos días, mien­tras recorría una vez más San Telmo. Pude saludarlo sin el odio y la bronca de aquella época. Es más, creo que hasta me sentí agradecido de su labor como terrorista psicológico con res­pecto a mi futuro: cuando nadie es­pera nada de vos tenés la página en blanco para escribir la historia que quieras.

Hoy la columna va para mis amigos del grupo de «las causas perdidas». Tranquilos, chicos, sé que se ve difícil ahora pero apenas se den cuenta de que no tener futuro es una ventaja frente a los que tienen todo prepara­do van a empezar a disfrutarlo.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario