Tiempo en Capital Federal

34° Max 26° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 50%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Miércoles 27 de Enero
    Cubierto24°   29°
  • Jueves 28 de Enero
    Cubierto con lluvias25°   30°
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La columna de Zabo: Los alcohólicos

@zaboDice

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page

El cuarto es un samba. Que escriba esta columna es un esfuerzo de producción que deberían agradecer acercándome algo que me alivie la resaca y evitando hacer ruidos fuertes el resto del día. Como por ejemplo: respirar.

Que cosa horrible ésta de pasarse de rosca, che. De encontrar una nueva forma de irnos al re carajo. Lo bueno es que uno con el tiempo comprendió ciertos códigos de la noche que antes no entendía. Ahora ya no intentamos retener a aquel que baila cerca de la puerta, a punto de irse. Ya no, ahora entendimos que ese personaje es un colega: está dispuesto a tirar bomba de humo y escaparse en cuanto todos dejen de mirarlo porque «soldado que huye sirve para otra guerra». O al menos se ahorra un papelón.

No sé por qué terminé tan mal. En un estado tan lamentable. Tengo una relación con el alcohol bastante buena, nos vemos casi todos los días. Tuve dos épocas bastante diferenciadas: cuando era chico y tomaba cualquier cosa que me representara un estimulante para estirar la noche la mayor cantidad de horas posibles y luego, después de un borrachera espantosa por supuesto, me prometí tomar solamente en ocasiones puntuales. Error.

El tema de la «situación puntual» es que se vuelve «el evento». Entonces uno se prepara física y psicológicamente, en primer lugar, para tomar hasta los tragos que se cayeron al piso, y en segundo, para que no se note que tomamos hasta los tragos que se cayeron al piso. Pero uno ya no es el mismo que era y el cuerpo no maneja los mismos parámetros. Ahora uno se ve arruinado mucho más temprano que antes y hasta se ve a obligado a estar con la campera cerca de la puerta antes de que alguno se ponga una corbata en la cabeza.

La otra diferencia en el consumo de alcohol con el tiempo se radica en que antes cuando salías del boliche tu latiguillo era «¿y ahora dónde vamos?» mientras que ahora te limitas a un «¿alguno quiere venir a casa a ver videos en YouTube?». ¿Es triste? Sí, es triste. Pero ver vídeos de Macaferri & Asociados ayuda: que te preguntes unas mil veces cómo hizo Pablo Granados para estar con Soledad Fandiño es casi como contar ovejas. Si eso no te duerme también podés empezar a preguntarte cómo hizo Soledad Fandiño para estar con René de Calle 13.

El alcohol puede ser un gran amigo o un gran enemigo. Mejor invitarlo seguido a casa y saber en qué anda que verlo cada tanto y no saber si saludarse por todo lo que pasó la última vez que se encontraron.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario