Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   16°
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto12°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La columna de Zabo: ‘La pocalipsis’

La columna de Zabo: ‘La pocalipsis’

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page

¿Y si viniera el fin del mundo? No me mire así, no debo ser la única per­sona que se puso a pensar en eso a lo largo de estos días.

Piénselo. Saber el día en que una ola de quince metros de altura nos pue­da llevar puestos o que unos pájaros con cara de chanchos prendidos fue­go comiencen a sodomizarnos (todos tienen su propia interpretación del apocalipsis y yo tengo la mía) pue­de ser un dato verdaderamente útil si sabemos mirar el vaso medio lleno. Es como con las personas que tienen una enfermedad terminal.

Sí, es un bajón saber que te vas a morir y todo eso, pero al menos vas a tener la certeza de cuándo para poder ponerte a hacer todas esas cosas que antes que te diagnosticaran no te ibas a animar o al menos darles cierto or­den de prioridades.
Como dije, vaso medio lleno, o tal vez negativismo a la inversa, como quieran llamarlo. Saber cuándo es el fin garpa.

Este cuestionamiento no me lo hago basándome en la película 2012, ni tampoco por el fin de semana con noticieros sugiriéndome arrodillarme a rezar para calmar la ira de un Dios que está muy enojado con nosotros y mucho menos por la premonición de la neo Nostradamus de zona sur, Vio­leta Lo Re (recordemos que nuestra pitonisa local ya nos advirtió que «la pocalipisis existe y comienza hoy»). No, nada de eso. Siempre tuve cu­riosidad por saber cómo reaccionaría momentos antes del final. Por ejem­plo, tengo varias personas a las que considero mis mejores amigos y todo el mundo se queja por ello, dicen que debería ser uno solo y yo me escudo en que se puede tener uno por grupo, pero supongo que en una eventual catástrofe definiría cierto orden de prioridades para ir a saludarlos a menos que la radiación me brinde al­gún poder copado, como volar o que las tostadas no me caigan del lado de la mermelada. Por cierto, no se imagi­nan la bronca de haber pasado el fin de semana en cama por dormir con el aire acondicionado muy fuerte mien­tras en otra parte del mundo otros estaban transformándose en Bruce Banner.

Sostengo, ¿y si se viniera el fin del mundo? ¿Ya sabés donde te gustaría recibirlo? Existe infinidad de posibili­dades. ¿En la casa que vivís ahora o en esa de la que nunca te tendrías que haber mudado? ¿Estarías con tu esposa e hijos intentando calmarlos o correrías a ver a tus padres y herma­nos en busca de ese refugio que eran ellos cuando eras más chico? Y lo más importante: ¿lo pasarías con quien es­tás ahora o con la persona a la que te hace acordar la persona con quien estás ahora?

Fin del mundo llegá pronto así puedo definir, especialmente, la últi­ma pregunta.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario