Tiempo en Capital Federal

20° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 70%
Viento: Sureste 16km/h
  • Viernes 7 de Octubre
    Muy nuboso13°   24°
  • Sábado 8 de Octubre
    Cubierto con lluvias11°   19°
  • Domingo 9 de Octubre
    Nubes dispersas  19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 06/10/2022 03:14:06
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La casa propia, un sueño para pocos

El arquitecto Carlos Pisoni habla sobre la imposibilidad de un sector de la población para acceder.

Por Federico Raggio
Email This Page

«En nuestro país, uno a veces no tiene dimensión de lo que significa el acceso a la vivienda para una familia, de lo profundo que eso es para la historia familiar», asevera el arquitecto Carlos Pisoni, director de un posgrado en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (UBA), que reflexiona acerca del hábitat social y pobreza urbana. Este especialista, que se desempeñó como Secretario de Planeamiento en la Ciudad durante la gestión de Jorge Telerman, habla de lo difícil que es acceder a un crédito en la actualidad y de cómo se incrementó el valor del suelo en Buenos Aires: «Para una vivienda de 70 m2 en un lugar razonable, con un valor entre 1500 y 2000 dólares el metro, hoy en día una persona tendría que pagar por el 80% del valor de esa unidad una cuota de 3700 pesos. Y esos 3700 tendrían que representar el 30% de los ingresos. Es decir que una persona sola, o que tenga decidido en vivir con su pareja, debe, o deben juntar entre los dos, 12 mil pesos; pero además tienen que vivir, vestirse, comer».

¿Cuándo se habla de pobreza urbana, hay que referirse solamente a los sectores más empobrecidos?
Cuando uno habla de pobreza urbana no sólo se está hablando de los sectores bajo la línea de pobreza o indigentes, sino que, en realidad, a partir de los ’90 y cuando desaparece el «Estado de bienestar» aparece todo un sector social que se los puede llamar bajo la figura de «nuevos pobres»: alguien que vive en un departamento en el Centro de Buenos Aires, dentro de un consorcio, que no pueden pagar las expensas. Es posible que esté en peor situación que una familia que vive en una villa, porque esa familia tiene lazos comunitarios, mientras que la persona que está en un departamento está aislado, mirado de mala manera por los vecinos porque es uno de los que no paga y atenta contra el mejoramiento del edificio; estas familias, estas personas están muy aisladas, casi sin defensa. Por un lado, están los pobres estructurales y, por otro lado, está este nuevo sector que son los «nuevos pobres» sobre los cuales, en general, no hay una política que los acompañe en sus demandas y necesidades.

¿Cómo se explica la crisis habitacional que afecta a los sectores medios de la Ciudad?
El problema en este momento, de los sectores medios, es fundamentalmente el crecimiento del valor del suelo urbano. Hoy el problema no es tanto construir sino conseguir el suelo. El suelo se ha disparado en Buenos Aires, salvo en zonas muy marginales. Esto genera que el costo del suelo, en muchísimos casos, es superior al costo de la construcción. Y esto determina, paradójicamente, que una familia constituida por miembros que están en el mercado formal, que tienen ingresos en blanco, sumando sus ingresos no alcanzan a ser sujetos de crédito de la banca privada, que a su vez tiene tasas de interés que son prácticamente imposibles para acceder. Incluso las operatorias que los bancos ofrecen son con tasas variables, eso quiere decir que uno no tiene la certeza de cuál es el costo que va a tener y si va a poder responder al crecimiento de esa cuota que tiene que abonar. Eso por un lado. Y por el otro, está la duración en el tiempo, por menos de 20-25 años no hay crédito posible y hoy la tasa en el mercado está al 16-17%. En general, el que quiere acceder a un crédito no califica. Y muchos de los que califican no se animan porque sienten que la situación es muy riesgosa. Esto mismo está pasando en España donde mucha gente no puede pagar las hipotecas.

¿De dónde provienen los mayores esfuerzos para oponerse a estas problemáticas?
Hasta ahora no han habido respuestas a nivel regional, en este momento creo que hay dos caminos: Uno, es el Banco Ciudad, que está subsidiando tasas para créditos hipotecarios para la zona de la traza de la ex AU 3, que atraviesa Villa Urquiza por Donado. En esa zona ha habido un proceso de recuperación del suelo por parte del Gobierno de la Ciudad. Y el segundo, por otros sectores de la zona sur, que pueden ser Villa Soldati, Flores Sur. Si hubiera una decisión política, de acompañar el ingreso del salario, si los créditos estuvieran atados a la variación del salario, quizás habría una certeza más para tomar un compromiso de ese tipo.

¿Qué iniciativas deben promoverse?
En realidad lo que habría que hacer es definir de una vez por todas una real políticas de tierras, de suelo urbano, el Estado debe tomar una participación más fuerte. Y tiene que ser una respuesta a nivel nacional. En el caso nuestro, no tenemos un organismo que regule todas las situaciones que tienen que ver con el área metropolitana, que actúe con una mirada de integralidad sobre las distintas problemáticas, como pueden ser las que afectan a las villas o asentamientos precarios. La zona sur siempre, a pesar de las promesas de los gobiernos locales, se ha ido postergando. Entonces, lo que hay que generar son obras de infraestructura donde el Estado dé el «empujón» más fuerte para, después, poder instalar más población. Los programas de mejoramiento de barrios no son construir viviendas, sino urbanizar, mejorar y completar el parque edilicio existente, dotar de infraestructura y, sobretodo, hacer un trabajo social, de manera tal de fortalecer la comunidad, para que esta tenga una organización.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario