Tiempo en Capital Federal

20° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 78%
Viento: Sureste 28km/h
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado10°   21°
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado16°   28°
  • Martes 26 de Octubre
    Despejado19°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La Babel Orkesta: Casamientos sin novios

Una desopilante y volcánica fiesta con el público extra. 

Por Federico Raggio
Email This Page
babel orquesta babel orquesta

La Babel Orkesta es un cóctel sorprendente donde las barreras de lo teatral y la música son difusas: los músicos actúan y los actores también cantan. Y en sus presentaciones, los espectadores también se verán impulsados a moverse. Partiendo de la música balcánica, la Babel se abre al mundo mediante un crisol de melodías y ritmos que incluye paso doble, klezmer, aires gitanos, valses, tarantelas, swing y tango en alegre mescolanza.

La Babel Orkesta está integrada por cinco músicos y tres actores: Pablo Maitía (guitarra y banjo); César Pavón (acordeón); Santiago Castellani (tuba); Diego Leroux (percusión); los actores son Laura Alonso, Ana Granato y Diego Brizuela. Todos liderados por Marcelo “Zeta” Yeyati (saxo), ex integrante de la Mississippi Blues Band y director de esta orquesta itinerante que hace culto del mestizaje y fue formada en 2007.
El año pasado presentaron su primer disco, Felicidad garantizada, con la participación de Gustavo Cordera y Kevin Johansen. Zeta dice que Babel Orkesta está en La Torre de Babel y que por eso pueden tocar cualquier ritmo.
¿Cómo definen su música?
Zeta: No me quiero limitar a decir algo, pero básicamente es el carácter gitano, el tinte nómade. El mejor referente nuestro es Oscar Alemán o el acordeón de Feliciano Brunelli, que hacía música popular en los bailes y que tocó hasta con Aníbal Troilo. Después, la música balcánica, a la que uno no quiere estar ajeno. Aunque, más que balcánica, nosotros hacemos música “volcánica”.
César: El primer día que nos encontramos no sabíamos qué estilo íbamos a tocar. Todos veníamos de palos diferentes. Y se armó una cosa gitana, con diferentes estilos pero adaptada a la formación musical de cada uno. Y la música quedó definida como que es del “mundo”: desde un chamamé hasta un swing, un klezmer, lo balcánico o alguna tarantela. De repente es como de Europa del Este: por ejemplo Emir Kusturica, Goran Bregovic. Pero dijimos “esto no es música balcánica”, también tocamos cumbia colombiana y pasodoble.
¿Cómo se relacionan la actuación y la música?
Santiago: Está todo como muy integrado, la actuación y el baile. Algunos actúan un poco más que otros, algunos somos más duros… Pero bueno, hacemos lo que podemos. Y las chicas cantan cada vez más. Y todos hacemos coreografías.
Zeta: La idea es que somos músicos y tenemos que trabajar de “tocar”, así como los actores tienen que trabajar de “actuar”.
“¿Qué me querés preguntar, por ejemplo?”, interroga Ana Granato seductoramente sin abandonar el papel que ocupa sobre el escenario. Luego, más seria, cuenta cómo empezó a encajar lo teatral en la Babel: “Comenzamos como un juego, los actores fuimos los últimos en incorporarnos. La idea es tratar de fortalecer la conexión con la gente, construir el puente para que sea una fiesta y todos sean actores, partícipes. Siempre hago el comienzo de cada show con una poesía. Es una mezcla de mundos: la música, el teatro, la literatura”.
¿La interacción con el público siempre es tan fuerte?
Laura: Hay que poner el histrionismo al servicio de lo que se va dando. No tenemos una actitud invasiva, tiene una cuota de ingenuidad, de desopilante, no es que te obligan a hacer algo que no querés.
Ana: Al principio la gente no sabe bien de qué va la cosa: si se trata de teatro, o cuál es la música, ya que hay un montón de géneros distintos. Y el público es muy abierto. Nosotros vamos a fiestas de gente grande o para chicos. Cada show es algo diferente porque tiene que ver con el público que asiste. Hay gente grande que quizá se engancha más con una polca y los más jóvenes con la cumbia.
¿Con qué se encuentra el público que no los conoce?
Laura: Es como un casamiento sin novios, una fiesta a la que no necesitás invitación. Y donde todos terminan abrazados, gente que no se conoce, agarrados de las manos, haciendo el trencito o cuando se mezclan porque hacemos cambio de pareja para que bailen entre todos.
Zeta: Queremos ser una banda de Buenos Aires para el mundo. Todavía no le impusimos la identidad porteña como impronta, pero estamos en ese camino, queremos que la banda crezca. Por suerte responden tanto el público como los colegas. ¡Vamos a ver hasta donde nos da la cuerda!

 dz/lr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario