Tiempo en Capital Federal

29° Max 24° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 59%
Viento: Nordeste 32km/h
  • Jueves 28 de Enero
    Cubierto con lluvias22°   31°
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias18°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Kevin Johansen: “Soy un obsesivo de la canción”

El cantautor habla de su vínculo artístico con el dibujante Liniers, de las giras y de su música.

Por Roberto Durán
Email This Page
kevin_johansen

Finalmente, llegamos a la luna”, dice Kevin Johansen sobre el primer recital que ofreció en el mítico estadio de Corrientes y Bouchard. Desde hace unos años, el músico y el dibujante Liniers hicieron, de los shows de fin de año, un clásico. Primero estuvieron en el Ateneo y ahora juegan en las ligas mayores. Acaban de sacar el CD y DVD “(Bi)Vo en México”, con una estética de sombreros de ala ancha, chile picante y mucho humor. Antes de buscar a su hija al colegio, Kevin habla con Diario Z del nuevo disco, de la dupla que compone con el artista y de la buena canción como una obsesión en su carrera, a la que él mismo definió alguna vez como “des-generada”.

¿Los conciertos de fin de año ya son el clásico del dúo Johansen-Liniers?

Sí, totalmente. Los venimos haciendo desde hace un tiempo. Ahora aprovechamos el CD y DVD en vivo en México. Fue nuestro primer Luna Park, así que armamos una fiesta con bombos y platillos. Llegamos a la luna finalmente.

Hiciste una gira por varios países de América Latina. ¿Por qué elegiste México para hacer el registro?

Fue muy simple: nos invitó la gente de Sony México, que habían refaccionado unos estudios legendarios para hacer shows en vivo. Además de eso, en los últimos años viajamos mucho por Latinoamérica y encontramos muy buena recepción en México. Fue como tirarse a la pileta y salió muy bien.

¿Pensaste en las razones de esa química con los mexicanos?

No lo hice. Es como preguntarles a Los Decadentes por qué gustan. Pega tu esencia y eso es lo más lindo. Nos piden los mismos temas que acá: “Desde que te perdí”, “Anoche soñé contigo”, “Sur o no sur” y “Guacamole”, entre otras. Incluso nos pasa en Brasil, que es otro mercado. Yo digo que se identifican con la veta degenerada de mis canciones.

¿Sos mejor melodista que letrista?

Prefiero no planteármelo así. Soy profundamente músico y compositor de canciones. Te diría que soy un obsesivo de la canción como género. Por eso quiero que las obras vayan lo mejor acompañadas por una buena letra. Desde muy chico, combiné las dos cosas y fui concurrente frecuente de talleres literarios. Aun así, me siento más músico que escritor. Hace poco recibí un elogio de Daniel Divinsky, fundador de Ediciones de la Flor, así que algo bien debo estar haciendo con la lírica de mis canciones.

Desde hace un tiempo, Liniers dejó de ser sólo un invitado a tus shows. ¿Ya son un dúo?

Digo en joda que somos los Illya Kuryaki & The Valderramas transgenéricos. Encontré en Liniers a un compañero y a alguien que trae al escenario cosas que me gustan. Su presencia me ayudó para mostrarle a un público –quizá el público menos fiel– cómo es mi arte. Sumar a un no músico al escenario es también una forma de distender y de invitar a la emoción. Lo que hace Liniers no es humor. Te invita mucho a la reflexión y despierta tu sensibilidad. Por eso pegó tanto su obra.

También recuperan un espíritu de performance que se perdió un poco…

¡Totalmente! Yo digo en broma que lo nuestro es el jazz, a raíz de la improvisación y la espontaneidad. La gente agradece mucho esa actitud y siempre dice: “Nos encanta la idea de que te juntes con un dibujante como Liniers”. Para colmo, la pasamos bien y nos divertimos mucho. Él disfruta mucho de la música, las giras y el escenario. Le da otra adrenalina distinta a su trabajo.

En el disco, hay una canción de Liniers, “The fly”, en la que adapta un poema. ¿Ahora te toca a vos meterte en el dibujo y la pintura?

Liniers es muy melómano. En realidad, una gran mayoría de los dibujantes lo es. Hay una afinidad estética entre las dos actividades. No sé por qué no se juntaron Serrat con Quino o Caloi con Sabina. Lo que hace Liniers no se escucha y lo que hago yo no se ve. Es un complemento desde siempre.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Los comentarios están cerrados.