Tiempo en Capital Federal

24° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 53%
Viento: Este 24km/h
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto17°   22°
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   25°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Cubierto19°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 30/11/2021 22:03:09
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Kestelboim: ‘En la Ciudad conviven barrios faraónicos con subvillas’

Entrevista a Mario Jaime Kestelboim, a cargo de la Defensoría General de la Ciudad.

Email This Page

Si usted tuviera que dar una clase corta para los vecinos de Buenos Aires sobre el rol de la Defensoría General, ¿qué diría?
Asumimos la obligación de la asistencia jurídica de todas las personas que no designen abogados de confianza. Ésta es una obligación que el Estado asume respecto a las personas que no tienen defensor particular. Nosotros cumplimos ese rol en la materia penal, contravencional y de faltas. En la otra área, que es en lo contencioso, administrativo y tributario, nosotros brindamos asistencia a las personas de escasos recursos, de necesidades básicas insatisfechas, que tengan reclamos o que sean reclamadas por parte del Estado. También tenemos otra competencia que es la que se denomina «Justicia vecinal», pero a pesar del tiempo transcurrido la Legislatura no la ha sancionado. No se organizó por las dificultades que hay respecto de los contenidos específicos de la justicia vecinal.
¿Tiene estadísticas de cuál es el sector con más problemas en la Ciudad?
Las áreas más afectadas son, por supuesto, los sectores marginales que no tienen sus necesidades básicas satisfechas. No existen políticas públicas tendientes a darles solución o a canalizarlas de algún modo. Se trata de vendedores ambulantes, oferta y demanda de sexo, casas intrusadas, sectores públicos intrusados, contaminación ambiental, ruidos molestos y todo lo que tiene que ver con tránsito, es decir la conducción con sustancias, con drogas o con alcohol. Éstas son las materias que tienen una gran participación de la Justicia de la Ciudad.
En los últimos tiempos se manifestaron sobre la emergencia habitacional.
Es uno de los temas centrales de nuestra preocupación porque hay un sector significativo, al que nosotros atendemos, que es el de los más necesitados. Se trata de personas que viven en condiciones infrahumanas en desconocimiento de todas las obligaciones que tiene el Estado local respecto a la vivienda digna que establece el artículo 31 de la Constitución. La Comisión de Vivienda de la Legislatura ha hecho informes periódicos en los que pone de manifiesto la subejecución, y los escasos montos que se asignan a atender el sistema, el escaso cumplimiento del presupuesto otorgado y la subejecución presupuestaria. Cuando fue el tema del Parque Indoamericano se vio una improvisación total.
¿A qué cree usted que responde esta política?
A la idea que ha tenido siempre la derecha en la Argentina de expulsar a los pobres, a los sectores más marginados de los centros urbanos, es decir, crear esta mano de obra disponible como la que se está denunciado actualmente en materia de trabajo esclavo. Cuanta mayor disponibilidad, miseria y precariedad, mejores condiciones encuentran estos explotadores para subcontratar personal en los términos en que lo hacen. El otro día, sin ir más lejos, a raíz de los chicos asesinados en José León Suárez queda al descubierto la forma en que algunos sectores -en este caso de la provincia de Buenos Aires, pero esto mismo ocurre en la Ciudad- se encuentran absolutamente desprotegidos. Nada hay que distinga el territorio local del circundante.
¿Le sorprende que cuando explotan situaciones con sectores vulnerables hay una reacción porteña de decir: «Uh, existían, ¿así que estaban?»?
No, porque no hay una ceguera; hay desprecio hacia determinados sectores de la población, esto es histórico. El «cabecita», el inmigrante, en una época el español o el italiano, ahora el boliviano o paraguayo, es marginado, despreciado, excluido. La Ciudad tiene un nivel de ingreso per cápita semejante a cualquier urbe europea, Ámsterdam o París, pero con una distribución tan desigual que tenemos barrios faraónicos, como en una época era Palermo Chico, y ahora Puerto Madero, y por otro lado la zona sur con las subvillas, los asentamientos con condiciones total y absolutamente inhumanas, sin educación, sin salud, con contaminación. Esto que decimos sobre las necesidades básicas insatisfechas.
Usted asumió en 2007, ¿cómo analiza la autonomía de Buenos Aires desde entonces?
Bueno, el gobierno porteño era un gobierno delegado del gobierno nacional, y no había una justicia independiente de la justicia nacional. Al no haber una propia justicia es muy difícil hacer la comparación. Los jueces de la Ciudad eran los jueces nacionales ordinarios, que aún permanecen en materia civil, en esta idea de trabajo… No hay una experiencia anterior.
¿Cuántos casos trabaja ahora la Defensoría General?
Durante 2010, en materia Penal, Contravencional y de Faltas, de las 16 defensorías que tenemos en funcionamiento, egresaron 8.700 causas. Es decir, el promedio es alrededor de 500 causas por Defensoría. En lo Contencioso Administrativo hay aproximadamente 1.500 causas por cada una de las tres defensorías que tenemos en funcionamiento. Y próximamente abriremos una cuarta si tenemos recursos.
¿Los vecinos conocen el trabajo que se realiza desde la Defensoría?
Intentamos que se conozca. Buscamos, mediante los medios que tenemos, que no son demasiados, informar a los ciudadanos. Estamos abriendo sedes en los barrios con el fin de acercar la Defensoría a nuestros potenciales asistidos. Tenemos en este momento sedes en la Boca, en Villa Lugano, en Villa Soldati, en Pompeya, en Congreso y en Beruti.
A la Capital no le trasladan la Justicia en todas sus competencias y los jueces dicen que pasar a la Ciudad es bajar de categoría. ¿Por qué?
Son los descendientes de la Real Hacienda, entonces pasar a ser juez municipal les debe resultar un retroceso. Los jueces de Comercio son los sucesores de los funcionarios del consulado y éstos de la Real Audiencia. Sí, sí: ellos se creen de otra categoría. Además el estatus de la Ciudad es realmente incierto, porque no es provincia siquiera. Es una Ciudad Autónoma, como su denominación indica. Incluso la Constitución reformada, cuando habla de las facultades de las provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, no la incorpora como provincia sino como un ente diverso, diferente. De juez nacional a ser juez de un ente que ni siquiera es provincia… a pesar de que las condiciones laborales o de ingresos en la Ciudad son más atractivas que en el orden nacional. Bueno, un juez supone que es una baja de categoría. Sobre todo por estas competencias tan limitadas que tenemos.
Hablando de política, ¿cómo ve la situación entre la multiplicidad de candidatos o precandidatos a jefes de Gobierno que hay y los propios candidatos que tiene el Frente para la Victoria o el peronismo?
Me parece adecuado, correcto e interesante el hecho de que haya en este momento además de los candidatos que tienen posibilidades, muchos otros, es decir, además de Filmus, Tomada y Boudou, hay algunos otros candidatos que también están circulando. Yo los he escuchado, tanto a Tomada como a Filmus, y me da la sensación de que existe una buena disposición. Ninguno de ellos está previendo una elección interna, no sé qué método se utilizará o mediante qué modo será captada la voluntad de voto.
¿Será el dedo de la presidenta Cristina Fernández?
Bueno, el dedo de Cristina no es un dedo arbitrario. Va a ser resultado de comparar a los distintos sectores con sus distintas propuestas y con las trayectorias de los candidatos. De entre los que se están presentando, por historia, por trayectoria, por pertenencia a corrientes del peronismo yo ya tengo una opción.
¿El Peronismo Federal va a ir detrás de Mauricio Macri?
Creo que sí, que los sectores conservadores que están dentro del peronismo se van a inclinar por Macri, como efectivamente lo han hecho en los últimos años. Dentro de los legisladores y dentro del macrismo hay un sector que tiene su origen en el peronismo, y no creo que cambien de postura ni de posición. Y en la elección local me parece que no pueden repetir la experiencia de 2007. El «gorilaje» de algunos sectores medios seguramente, como lo hizo en el 2007, va a votar por el michettismo. Y en la escena nacional, Cristina gana en primera vuelta.

 

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario