Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 74%
Viento: Nordeste 10km/h
  • Sábado 17 de Abril
    Cubierto19°   22°
  • Domingo 18 de Abril
    Cubierto18°   22°
  • Lunes 19 de Abril
    Muy nuboso18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Karina K: ‘Pararse arriba de un escenario es un acto de fe’

Actriz, cantante, bailarina y una de las grandes figuras del musical argentino.

Por Magalí Sztejn
Email This Page

Lleva un nombre artístico con el que ella misma se rebautizó pero si hay algo que Karina K no tiene es aires de diva. Desde que debutó a los 19 años en Sugar, con Susana Giménez, recorrió un intenso camino. Primero la descubrió el under porteño. Luego su talento como actriz y cantante le abrió otras puertas. «Logré lo que quería y más. Ocupar un espacio en el teatro musical de la Argentina era algo soñado para mí cuando empecé como bailarina», reconoce, y agradece a sus grandes maestros: Norman Briski, Horacio Roca, Batato Barea y, en la parte filosófica, Daisaku Ikeda. «Hace más de 23 años -cuenta- practico la filosofía budista, aplicándola a la vida cotidiana.» Hoy encabeza la obra Souvenir en el teatro Regina, prepara su segundo unipersonal y ensaya en el Cervantes Locos recuerdos, un homenaje a Hugo Midón, que se estrenará en las vacaciones de invierno.
¿Tener bajo perfil y no hacer televisión es una elección?
Hoy no me proponen cosas interesantes, o cuando parecen interesantes después cambian de idea y ponen a una modelo que actúa. Entonces, no me interesa ya esa producción. Yo estoy viviendo el sueño cumplido pero tengo más desafíos. Soy inquieta y tengo el handicap de haber estudiado mucho. Mi referentes son Julio Chávez, Norma Aleandro, Mercedes Morán, por el tipo de carrera que han hecho, por su personalidad y rigurosidad.
¿Cómo fue protagonizar Sweeney Todd con Julio Chávez?
Escuela de humanidad y de actuación. ¡Cómo se prepara, estudia y se entrena! Es de los pocos actores que tiene coach de actuación, que elige a una persona para trabajar aparte las escenas y analizar los textos. Por eso destaca y es hoy el más importante.
¿En qué te identificás con Florence Foster Jenkins, el personaje de Souvenir?
Algo que me llevó a potenciar: la determinación y la confianza en mí misma. Ella sin tener ningún tipo de condición como cantante logra su máximo sueño: cantar para mucho público. Con el tiempo, se popularizó al punto de grabar un disco, convirtiéndose en un personaje de culto y en un fenómeno de estudio. Lo que me lleva a pensar que es un acto de fe pararse arriba de un escenario y actuar, en mi caso, o cantar, en el caso de ella. Me siento identificada en ese acto de fe.
¿Por qué pararse arriba de un escenario es un acto de fe?
Porque tenés el texto aprendido y transitado pero la mente es muy poderosa, quiere condicionar la emoción. Creo en esto de pensar para sentir y sentir para actuar, y no dar más bola al pensamiento de Karina, sino entregarme a la encarnadura del rol. Ése es mi entrenamiento. Si no me aburriría cada día hacer función. Creo en el estudio, en documentarse para entender la caracteropatía de los personajes.
¿El espectador nota cuando existe ese trabajo previo?
Es una cuestión de percepción. El trabajo interno que hace el actor cuando llega al espectador va directo al corazón, sin barrera, es real, no hay duda. Cuando un actor compone desde la periferia, sin entrenamiento ni análisis, ya hay una distancia, no le creen.
¿Por qué elegís el humor?
Es una naturaleza y también trato de vivir con humor, me gustan los personajes con humor. De chiquita tuve una naturaleza muy pizpireta, muy sonriente siempre. Después fui más consciente pero uno tiene que tender a teñir ese oscuro en un arco iris de posibilidades que se presentan en la vida cotidiana, en esta jungla de cemento, a veces despiadada.
¿Cuál es la parte disfrutable del ser porteño?
El encuentro de café, los mates con amigos, el salir de un teatro e ir a comer, charlar con el vecino, no tener tanta distancia entre una casa y el portón. Igual nací en zona sur y me siento muy bonaerense, me gusta la naturaleza, el aire libre. En mi casa ahora tengo una terraza con muchas plantas
¿Qué rescatás de la experiencia en España?
A los 21 años tomar contacto con el teatro under en los cafés concerts de allá me dio mucho entrenamiento para resolver dificultades ante públicos maliciosos. También hacía shows en las disco, donde querían bailar y hacer levante. De repente aparecía una artista, como se hacía acá en el Parakultural, que fue la escuela del teatro posdictadura.
¿Hoy existe un espacio similar?
En los 90 estaba en auge la improvisación. Ahora está más el stand up, los nuevos dramaturgos, abrir una puerta y encontrarte con un teatro. Buenos Aires es una de las ciudades con más teatro de calidad.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario