Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Julián Pinzas: «Me moría por esta medalla»

El karateca obtuvo el Oro en los Panamericanos de Toronto y ahora va por más.

Email This Page
 Hay hombres que son profetas en su tierra. En la entrada del Club Social Santa Lucía de Barracas hay un banner en el que Julián Pinzas reluce con una sonrisa tan brillante como su medalla dorada. “Tengo un sentido de pertenencia enorme con este barrio desde chiquito, pero no soy un destacado”, dice con humildad el guerrero de 24 años, quien también fue el abanderado de la delegación nacional en la ceremonia de cierre. El karateca logró la medalla dorada en los Juegos Panamericanos Toronto 2015, tras empatar el marcador en los 30 segundos finales ante el dominicano Deivis Ferreras y obtener así la máxima presea por decisión del jurado.
¿El Oro es una revancha?
Sí. Para los Juegos de Guadalajara no pude clasificar y me fui con una espina. Además, no venía siendo un buen año porque en los torneos preparatorios empezaba ganando mis peleas, pero las terminaba perdiendo. Tuve muchas dudas y al final pude revertirlo con mucho trabajo.
¿El esfuerzo vale más que el talento natural?
Totalmente. Llega un punto en el alto rendimiento que todos tienen los mismos niveles técnicos, físicos y destreza mental. Tarde o temprano no gana siempre el más rápido o el más fuerte, sino el que más ganas tiene de llevarse la victoria. Me basé mucho en eso y moría por esta medalla. Por más que mi rival tuviera ventaja en el marcador y que sea el favorito, iba a seguir peleándola hasta el último segundo. Así fue, se descuidó y pude marcar. Los jueces finalmente notaron el esfuerzo.
¿Cómo es hacer karate en un país donde la cultura del golpe se centra en el boxeo?
Es complicado. Uno lo nota en los comentarios de la gente y cuando te preguntan si alguna vez te agarraste a trompadas en la calle. O si te sacaste en un combate. Hay que desmitificar ese concepto de violencia y agresividad porque el karate es respeto, compañerismo, constancia y esfuerzo. Si difundimos las artes marciales y los valores que tienen, la sociedad se va a sacar ese chip.
¿Cuál es tu opinión sobre las artes marciales mixtas?
Desde lo técnico y lo físico me parece una actividad estupenda, porque se muestra la capacidad del hombre para combinar distintas especialidades. El problema es el ambiente que lo rodea, la falta de respeto entre los participantes. O el poder masacrar al otro. Debería estar más reglamentado y tener ciertos valores de los que carece. Las artes marciales mixtas dejan de lado cualquier espíritu marcial para meterse de lleno en la pelea en sí. Es como una picadora de carne humana.
¿Hay apoyo hacia el karate?
Sí, como todo deporte amateur. En los últimos años, el sustento lo recibimos a través de la Secretaría de Deportes y del Enard. La verdad es que nos ha alivianado muchas cargas. Gracias a la beca que tengo puedo seguir estudiando.
¿Qué tiene de especial esta modalidad de arte marcial?
Todos tienen una línea filosófica que es el “Do”, que significa camino y habla de un sendero de valores. Lo que tiene el karate es una versatilidad que otras artes no tienen. Por ejemplo, la combinación de técnicas de puños y patadas, que están contemplados. O que requiere de una mayor velocidad de ejecución.
¿Cuál es la actualidad de la disciplina en relación a los Juegos Olímpicos?
Lamentablemente todavía no forma parte. El karate lanzó su postulación oficial y su propuesta para integrar el programa olímpico, que va a ser evaluada este mes. Y se decidirá si será parte de Tokio 2020.
¿Cómo será tu futuro?
Todos los karatecas argentinos aspiramos al sueño máximo, que es una medalla mundialista. El año que viene se hará en Austria, así que vamos a trabajar con las esperanzas recargadas, ya que aspiro a ganarla. También quiero recibirme en kinesiología. Tracé todos los caminos para que mi vida siga ligada al karate. El día de mañana quiero seguir aportando y devolverle a este deporte todo lo que me dio, que fue bastante.
DZ/sc
Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario