Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 03/12/2021 17:11:52
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Julia Zenko, la voz que dice lo que piensa

Presenta un musical sobre Sarmiento, canta tango electrónico y edita un DVD por el Bicentenario.

Por
Email This Page

Una de las voces emblemáticas del arribo de la democracia en los ochenta, renovadora de las más populares canciones para niños, embajadora del tango argentino en los puntos más distantes del planeta, Julia Zenko arranca un año con desafíos múltiples, aunque promete que en 2011 la ciudad de Buenos Aires será su principal escenario.

La apuesta es fuerte y está ligada con un tramo polémico de la historia nacional: el bicentenario del nacimiento de Domingo Faustino Sarmiento. A lo largo del año, la actriz y cantante llevará a distintos teatros de la Ciudad el espectáculo musical Sarmiento, hombre de dos mundos que comenzó este verano en las plazas porteñas, donde se presenta al educador, pero también al político en ascenso y al donjuán. Más hombre, menos prócer. Y como plus a este pleno, arribará con temas en un álbum de tango electrónico producido por músicos noruegos, y con un nuevo disco completo, destinado al mercado local.

¿Es complicado llevar adelante un espectáculo sin la infraestructura de un teatro?
Es raro e interesante. Nunca había hecho teatro en una plaza. Soy una persona muy distraída, pierdo la concentración muy fácilmente. un teatro, salvo que trabajes especialmente para niños, todo es silencio. En cambio, tuve que acostumbrarme los colectivos, al chico que a la distancia patea una pelota, a la nena que dice «mamá, tengo sed».

¿El público es muy diferente del que te va a ver al teatro?
No creo. Es diferente la forma en que va a ver el espectáculo. Si anuncian una obra en la plaza de tu barrio, te vestís como siempre, podés llevar el mate, la silla, un sandwichito. La calidad del público es la misma, lo que cambia es la ceremonia.

¿Es difícil manejar la voz en un espacio así?
En la plaza nos morimos de calor, ésa es la verdad. Hay que ser fuerte para resistir las luces y el vestuario de época. Yo uso pollera larga, tengo los brazos tapados y poco escote. Pero el que más sufre es Sarmiento, porque tiene todo el cuerpo cubierto por gomaespuma, y por encima un traje. En cuanto a la voz, no tengo una exigencia demasiado grande, ya que hago cinco temas. Es más lo que hablo que lo que canto.

Su agenda 2011 viene cargadísima. Todos los martes continuará con las presentaciones de Sarmiento, en diferentes plazas de Buenos Aires. La idea, dice, es continuar con la obra en teatros durante todo el año. Además, tiene programados distintos shows en varios puntos del país. En marzo, cuando llegue el músico noruego Sverre Indris Joner con Electrocutango, presentará Felino, un disco de tango electrónico en el que Zenko canta dos temas. Además está por editarse el DVD del especial que hizo en la Televisión Pública para el Bicentenario, con la orquesta dirigida por Popi Spatocco, junto con Peteco Carabajal, Teresa Parodi, Raúl Carnota y Marcela Morelo. También seguirá presentándose con sus músicos, con las canciones del CD Tributo pra Elis Regina. Ah, y por si fuera poco, también empezó a trabajar en un disco nuevo.

Mucha actividad y muchos géneros.
Menos el heavy metal.

Epa. Vos sos una chica de La Paternal. ¿No te gusta Pappo?
Bueno, claro que me gusta Pappo. De La Paternal me fui a los seis años, de manera que no lo conocí en el barrio. Me lo presentó un baterista que compartimos,
Luis Querol. Pero el heavy es un género con el que no me metería. Me da miedo lastimarme. Hay que tener una resistencia muy fuerte
en la garganta para cantar ese tipo de música.

Hablando del miedo a lastimarse… ¿cómo sobrellevás tus temores?
Hago terapia desde hace veinte años. Ahora puedo decir que los estoy manejando. De a poco fui perdiendo el miedo a hablar, a decir las cosas que pienso, más allá de hacerlo a través de una canción. Siempre me pareció que la gente podía imaginar lo que pienso, a través de mis discos. Pero con el tiempo empecé
a meter el cuerpo en mil cosas en las que creo. Esas cosas no tienen necesariamente que ver con una inclinación política sino con una filosofía de vida.

¿Cómo fue dejar el barrio de La Paternal a tus seis años?
La verdad es que sufrí mucho cuando nos mudamos de La Paternal. Mi casa era muy chiquita. Vivíamos en un PH alquilado en Belaustegui y avenida San Martín, y nos fuimos al Once. La Paternal yo era la típica nenita que jugaba al elástico en la vereda. Ahora vivo en Coghlan, en un edificio frente a la estación. Un barrio precioso, tranquilo. Coghlan y La Paternal son los barrios más lindos de Buenos Aires.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario