Tiempo en Capital Federal

18° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Sureste 23km/h
  • Lunes 26 de Septiembre
    Cubierto13°   20°
  • Martes 27 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   23°
  • Miércoles 28 de Septiembre
    Muy nuboso14°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 25/09/2022 23:18:59
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Juegos eróticos con comida para salir de la rutina

La asesora en juegos eróticos Paola Kullock presenta una serie de propuesta para divertirse en la cama jugando con alimentos.

Por Paola Kullock
Email This Page
sexo_comida_ojos_vendados_pareja_juegos

Comer juntos en la cama está buenísimo. Darse de comer el uno al otro, también. Pero además, podés hacer algunas otras cosas.

Dibujos en el cuerpo

Con crema, con chocolate, con salsas, con mermeladas…
Ideal para pasar una tarde tranquila y romántica.
Es un juego cálido, íntimo y la sensación del pincel en el cuerpo ¡es supersexy!
También podés dibujar con:
– Tinturas vegetales (henna) para tatuajes temporarios: duran 15 días. Lleva tu marca y vos la de él por 15 días, y después, desaparece, pintura especial para body painting, témpera o colorante para tortas (se sacan con agua y jabón).
Se dibujan el uno al otro. No necesitás ser una eximia dibujante. Podés hacer círculos, líneas, escribirle algo lindo… pero si lo hacés con henna no le escribas “sos mi mejor amante y me encanta que me partas al medio” en el brazo, ¡donde todos lo van a ver después y durante varios días!

Seguir los números

Aparecé desnuda, con tacos, apoyada en el marco de la puerta y dibujada con crema o con chocolate por todo el cuerpo (hay chocolate especial para eso, que es rico y desliza bien. Se compra en sex shops y también lo tienen algunas líneas de cosmética). Te dibujás números en el orden en que querés que él te vaya besando.
Pero, por favor, ¡se creativa! No pongas 1, lola derecha, 2 lola izquierda, 3 clítoris… ¡eso ya lo saben!
Aprovechá esto para que te bese todo lo que quieras, las partes que son erógenas para vos y que él, tal vez, pocas veces se acuerda de besar.

Mesa oriental

Lo esperás vestida como geisha, con la comida servida en una mesa baja. Le das de comer y de beber en la boca, siempre vos a él. Vos no comés, estás para atenderlo. Luego, te vas sacando la ropa y usás todo tu cuerpo para servirlo.

El juego del hielo

Sentás a tu hombre en una silla, recién bañado y desnudo. Le atás las manos juntas por adelante (es la posición más cómoda).
Te vestís con lencería erótica y te ponés los famosos tacos de alto erotismo.
Traés una bandeja con cositas ricas que puedan comerse con la mano, y se las das con tus dedos, tu boca o tu cuerpo. Lo franeleás, le ponés las lolas en la espalda, y lo que se te ocurra porque la idea es que se vaya calentando… Le convidás vino o lo que tome habitualmente, también de manera sensual. Se lo ofrecés de una copa o de tu boca.
Después, si le gusta el helado, le acercás una cucharada llena y se la das, intentando que la mitad se te caiga y no te quede otra que chupársela toda, en el lugar donde haya caído. Con esto, se supone que se terminó de excitar y está “a punto”.
Entonces vas a ir a la heladera y vas a hacer lo que sigue tal como te explico:
Sacás un cubito de hielo de la cubetera y lo ponés en un vaso con agua caliente un instante (para que pierda los rebordes y no lastime, ni queme, ni se pegue). ¡Esto es im-pres-cin-di-ble!
Apoyalo en tu pezón y acercá la cabeza de tu hombre hacia tu pecho, con fuerza. Quedará su boca sobre el hielo, y el hielo sobre tu pezón.
Bajás el hielo a tu pubis y agarrás su cabeza para que siga el mismo recorrido…
Cuando el hielito tenga una forma redondeada, ponés un pie sobre una pierna de él y te metés el hielo dentro de tu vagina, hasta el fondo. Te sentás encima suyo y dejás que él te penetre inmediatamente… mmmmm… ¡el placer de los dioses!
¿Qué va a sentir él? El frío en la cabecita, el calor de tu vagina y el agüita corriendo por su miembro viril. ¡Perfecto!
¿Y vos? Nada malo, ni frío, ni raro, porque va donde va el tampón.
Es tan bueno, que es probable que él te diga: “andá y traé otro”. Por favor: ¡no vayas a la heladera y te lo metas, porque no me hago responsable! Es importante que respetes lo de derretirlo un poco antes, sumergiéndolo en agua tibia.
La sensación es como estar en “universos paralelos”: él quedará fascinado y vos no vas a notar ninguna diferencia ¡probalo! vale la pena.
Si usás preservativo, poné un pedacito muy muy chiquitito y sin rebordes en la punta del preservativo antes de que se lo coloque.
Esto hará que tarde más en acabar y cuando lo haga en el medio frío… ¡espectacular para él!

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario