Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 50%
Viento: Sureste 34km/h
  • Martes 1 de Diciembre
    Despejado17°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas19°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Juan ‘Tata’ Cedrón: ‘Somos el eslabón perdido del tango’

La inconfundible voz del Tata macera tango, canción y poesía con un estilo intenso y único.

Por
Email This Page

Está sentado en el living de su casa en Floresta, con las ventanas abiertas de par en par a la calle, custodiado por su guitarra en silencio, una inmensa biblioteca a las espaldas y un libro del poeta Bustriazo Ortiz, abierto, sobre la mesa: «Somos uno de los grupos más viejos que perduran. Salvo Pugliese que tuvo una orquesta desde el 40 hasta que se murió, no hay ningún grupo como nosotros: 46 años tenemos ya», dice Juan «Tata» Cedrón y el orgullo se filtra en su enorme vozarrón. Claro que el Cuarteto no es sólo historia: y lo prueba el espectacular doble que acaban de editar. Godino, trece canciones sobre poemas de Raúl González Tuñón, Evaristo Carriego y Paco Urondo, entre otros. Y Corazón de piel afuera, sobre poemas de Miguel Ángel Bustos, poeta desaparecido en la última dictadura.

¿Cómo define la música que hace el Cuarteto?
Soy un tanguero atípico. Cuando empezamos no usábamos gomina ni corbata, tocábamos poesía que no estaba escrita para ser cantada, de Juan Gelman, de González Tuñón, de Julio Huasi, de Paco Urondo. Pero también tocábamos tangos: «Amurado», «Ella se reía», «Mano cruel». Por un lado hacíamos tangos tradicionales mejor que los tradicionales de esa época y también cosas nuevas. No vestíamos como roqueros ni teníamos pinta de tangueros: normal.

¿Eran una bisagra?
El Cuarteto Cedrón representa la continuidad de la canción. Recién ahora los roqueros y los chicos jóvenes, algunos que hacen tango rock y fusión, se están avivando: hay un tipo que dijo que éramos el eslabón perdido del tango. Y es verdad, somos una isla que estaba ahí. Yo estuve muchos años afuera por problemas del país, sociales y políticos. Estábamos afuera y los chicos estaban adentro. Entonces no nos encontramos, y ahora nos encontramos. Yo tengo no un suceso de público, si no de amor y de cariño con los jóvenes. Extraordinario. Yo sé que los pibes jóvenes escuchan al Cuarteto, lo respetan y no lo imitan porque saben que nosotros no imitamos a nadie. Hasta en eso son bárbaros.

¿Ve en las nuevas generaciones de músicos y orquestas de tango una continuidad con su propio trabajo?
Hay algunas orquestas que son como envasadas al vacío, saben cómo se compone, se arreglan, hacen playback y está todo ordenadito. Se creen que van a triunfar con eso, y ahí cagaron, porque imitan, suenan demasiado limpio. Y hay chicos jóvenes que están haciendo las cosas bien, porque se alejan del mercado y de la música hecha como mercancía para consumo de los turistas. La moda es una mierda, es una joda porque está dirigida. Pero tiene el contraveneno de que salen pibes que, por la moda, empiezan a avivarse de que la moda es una mierda, de que se pueden hacer cosas. Hay algunas orquestas, como la Fernández Fierro, que es una continuidad, tiene mucho que ver con el Cuarteto, el mismo desarrollo de autogestión, de ocuparse ellos, mantenerlo contra viento y marea, de no entrar en el circuito comercial, no ir a hacer pavadas a la televisión.

Godino y Corazón… ¿son discos de tango?
No, de canciones. Gardel cantó «Rubia de New York», cantó «Caballito campero», un fado, canciones en francés y tangos. Nosotros también tenemos tangos, el del irlandés es un tango.

Pero quizá los tangueros, reacios a las innovaciones…
Bueno, que se jodan. Y claro, por qué no se lo dicen a Gardel eso, a Agustín Magaldi. A Magaldi nunca le dijeron nada, ¿por qué nos dicen a nosotros? Pero yo los quiero mucho y ellos me quieren a mí también. Y yo cantó un montón de tangos tradicionales que a ellos les gusta con locura y después mis locuras, como las tenía Gardel: lo que pasa que Gardel era Gardel.

¿Ya pensó en los festejos del medio siglo del Cuarteto?
No sé. Pienso que alguna fundación, el Gobierno, tendrían que mostrar el trabajo nuestro. El Cuarteto hoy tiene 46 años pero seguimos creando. Me gustaría mostrar a todo el mundo, a todos los argentinos, no solamente a los chicos, el laburo que hicimos. Hicimos un laburo polenta, lindo laburo.

DZ/KM

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario