Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 55%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
  • Martes 8 de Diciembre
    Muy nuboso19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Juan Palomino: ‘El actor no es solo alguien que juega’

Quería ser médico, pero la actuación lo ayudó a vincularse con los demás. Allí encontró su vocación, pero no dejó de lado sus preocupaciones sociales. 

Email This Page
juan palomino juan palomino
juan palomino (3) juan palomino (3)
Anterior Siguiente

«Estaba viniendo con una remera de Bruce Lee, pero me dio vergüenza y la cambié”, dice Palomino mientras emula una patada karateka que pegó en Diablo (2012), en el que interpreta a un boxeador judío, peruano, peronista y negro. Además de protagonizar la obra de Mauricio Kartun, El partener, se encuentra rodando La ley primera, una coproducción entre la Argentina y los Estados Unidos, que será filmada en Chaco y en Nueva York. Juan Palomino era un niño introvertido recién llegado de La Plata, a país de su papá, Perú, y se inventaba historias. “Mi viejo me inició en el teatro, para que pudiera tener diálogo con gente afín, recuerdo que estaba más solo que Adán en el día de la madre, muy metido para adentro”, le cuenta a Diario Z.
Esos juegos se transformaron en tu carrera…
Cuando apareció el teatro en mi vida, me di cuenta de que era otra cosa: actuar es leer, descubrir clásicos, ser un observador de la vida y de la realidad, ahí empecé a componer la mirada del actor. Un actor no es alguien que juega nomás. Me siento un trabajador pero no concibo al arte sin una mirada de la realidad.
En la película El pozo (2012) interpretaste a un terapeuta de una chica autista en una clínica especial. ¿Cómo ves el trato hacia las personas con discapacidad?
Es una deuda pendiente, yo creo que todavía tenemos varias deudas a pesar de haber avanzado mucho en lo que se refiere a los derechos humanos, sociales y culturales, pero todavía tenemos muchos pendientes con los pueblos originarios y la discapacidad. Pero si vos haces una simple mirada de la Ciudad de Buenos Aires, te das cuenta de que como sociedad no hemos avanzado ni nos dimos cuenta de todas las personas que sufren discapacidades. Como sociedad no tomamos conciencia de todos aquellos que tienen dificultades. Ni hablar de aquellas personas que padecen problemas mentales. Yo trabajé tres años en un hospital neuropsiquiátrico. Entiendo el trabajo dentro del hospital y cómo se diluye cuando no está el apoyo de las familias del paciente. Si miramos a la Ciudad de Buenos Aires vemos que está bombardeada, las veredas rotas, hay cierto abandono y no se le hace muy fácil a un anciano o a alguien con silla de ruedas transitar la Ciudad. Es un, detalle pero dice mucho al hablar de cómo nos manejamos entre los distintos sectores de la sociedad.
¿Cómo llegaste a El Partener?
Fue una convocatoria de Manuel Vicente. Cuando me llamó sentí una gran responsabilidad y un enorme desafío, la obra se estrenó por primera vez en el año 1988 con el protagónico de Lito Cruz. A la vez que avanzábamos en la obra con Manuel, empecé a encontrar esa parte escondida mía que tiene que ver con la paternidad. Yo tengo tres hijos, de 23, 14 y de 8. Y en el transcurso de la vida pude darme cuenta de que la paternidad es un vínculo que se va construyendo día tras día. El papel que interpreto, es una persona que todavía no pudo despojarse de esa carnadura que significa su oficio. Un hombre relacionado con el arte, la poesía, la música, un hombre que aún no se ha realizado y ha abandonado su rol de padre. Y tiene un hijo que necesita su atención. Es un hombre totalmente inmaduro en ese sentido. A algunos papás les cuesta más, a otros menos, pero la paternidad es un vínculo que debe construirse, no es innato como el de las madres con sus hijos.
A veces depende de la edad, de sus objetivos y demás. Yo me siento un poco Pacheco, mi personaje, pero cuando tenía 30 años. Él tiene 50 largos y todavía no logra crecer en ese sentido.
¿Cuesta despegarse de los personajes?
No soy actor las veinticuatro horas del día, cada vez lo soy menos. Hago mi trabajo y vuelvo a casa, si bien uno puede seguir enganchado con el papel, creo que cada vez soy menos actor.
Además de El partener, ¿en qué estás trabajando?
Estoy terminando una película que se llama La Ley Primera, de Diego Rafecas, que se está filmando en el Chaco. Trata sobre la cultura qom. Hago un abogado dirigente del Instituto de Asuntos Indígenas de la provincia. Es un tipo que está intentando rescatar los valores de su cultura y luchando por los derechos de la tierra. Es una película que enfrenta dos mundos, el de los qom y el de los grandes negocios, que son norteamericanos que vienen a comprar tierras. La veremos seguro a mediados de año.
Si no fueras actor, serías…
Quería ser médico y salvar vidas. Mi papá no pudo terminar la carrera, yo me conformé con auxiliar de enfermería. Pero aquí estoy.

 

En pocas palabras

• Nació en 1961.
• Tiene tres hijos: Sofía, Aarón y Floreana.
• Debutó en TV con Poliladron, en 1994.
• Obtuvo un premio Martín Fierro en 2008.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario