Tiempo en Capital Federal

18° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Nordeste 16km/h
  • Lunes 23 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Martes 24 de Mayo
    Muy nuboso con lluvias15°   18°
  • Miércoles 25 de Mayo
    Cubierto con lluvias11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 22/05/2022 19:03:32
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Juan Palomino: autodefinido latinoamericano

Actor, director, músico, destaca el aporte de los inmigrantes a la cultura popular.

Por nahuel-mercado-diaz
Email This Page

Mitad argentino, mi­tad peruano, criado en Cuzco y vuelto a la Argentina en la ado­lescencia, Juan Palomino -quizás uno de los actores más reconocidos del país- prefiere definirse como latinoamericano y, de buen grado, hace un alto en el ensayo para ha­blar de sus proyectos y sus recientes estrenos. Por un lado, El abismo… todavía estamos, película que lo tie­ne como protagonista junto a Dal­ma Maradona y Agustina Posse. Trata sobre la apropiación de bebés durante la última dictadura. Simul­táneamente, a principios de marzo, Palomino estrenó el documental Causas, una historia latinoamerica­na, que codirigió con Claudio Pos­se. El film se ocupa del aporte de la música afro a la cultura porte­ña: «No es un trabajo sociológico, es una pincelada. Nos propusimos mostrar las contradicciones que viven los afrodescendientes y tam­bién su aporte cultural, el que ha­cen, han hecho y van a hacer todos los inmigrantes», explica Juan.

Tanta actividad cinematográfi­ca no alejó a Palomino del teatro. En el Cervantes subió a escena con Lo que mata es la humedad, dirigi­do por Alberto Cattan: «Es un sai­nete moderno, una especie de es­pejo para reflejarnos y ver cuánto hemos avanzado desde finales de 1975 hasta 2011. Viendo la obra te das cuenta de cuántos rasgos he­mos podido limar, corregir y re­vertir», reflexiona Palomino que, por si no alcanzara, está pensan­do en volver con Pasiones en la his­toria argentina, una obra de Pacho O´Donnell con música del chama­mecero Tarragó Ros: «Estamos con ganas de retomar, es un espectá­culo muy lindo que habla de las pa­siones de varios protagonistas de la historia: el Che y la revolución; San Martín y su hija; Rosas y su mujer; la Difunta Correa; Quiroga y su ca­ballo, Ramírez y la Delfina, Evita y el pueblo», explica.

Palomino no sólo es actor: también es la voz cantante de Los Negros de Miércoles, un conjun­to de ritmos afroperuanos con más de diez años de formación que di­rige el gran percusionista Hubert Reyes: «En estos tiempos, cuan­do algunos medios de comunica­ción hacen hincapié en que los in­migrantes forman parte de bandas delictivas, son indocumentados que trafican droga, ocupan espacios públicos, chorean celulares o hacen tropelías en la calle, Los Negros -sin negar que eso existe- subrayan que no se trata de demonizar a todos. El grupo intenta equilibrar la balanza, es un aporte cultural que hacemos, porque si bien nací en la Argenti­na y me crié en Perú, básicamen­te soy latinoamericano. Queremos transmitir a los residentes de la Ciu­dad el acervo cultural afro de Perú», dice Palomino. Y es lo que logran a través de los sones, los festejos, el panalivio y las décimas que confor­man los ritmos negros del Perú.

¿Cómo te alcanza el tiempo para tantas actividades?
Mirá hermano, tengo tres hijos y una mujer. He aprendido a elegir y a dosificar la energía, porque tiene que ver también con mis inquietu­des. Ningún espacio es parecido al otro, la radio no tiene que ver con la televisión, el cine no tiene que ver con la radio ni la televisión ni el tea­tro, el espacio de música y la poesía no tiene nada que ver con los otros y la política, la militancia, qui­zás engloba todo lo demás. Inten­to ser coherente con mis conviccio­nes, no sólo como ciudadano sino como padre como compañero, ma­rido, amante, esposo. Y partiendo de ese núcleo, para afuera, todo.

¿Existe mucho pre­juicio con los inmi­grantes?
Uno no puede descontextualizar el prejuicio, que ahora es un poco menos. Mi militancia pasa por el lado de lo cultural, lo artístico, por eso me animo a dirigir un docu­mental que banqué yo a nivel in­dependiente. Además, integro un grupo musical, salimos de gira pero no me lleno de plata; esto no es rock, es mi lugar de militancia.

¿Y se va logrando el reconoci­miento?
La mirada del residente frente al in­migrante está dada por lo que hace, por los hechos. Los medios a veces demonizan, no todos los argenti­nos que van a Europa son chantas. Por lo tanto ésas son mis pequeñas batallas a librar en esta corta vida. Estar dentro del grupo Los Negros de Miércoles es una gran alegría, porque es un espacio de indepen­dencia, de libertad y militancia.

¿Por qué el nombre del grupo?
Porque en Perú estaba Miércoles negro en la zona de Barrancos, y nos permite incluso jugar con esta cosa de «estos negros de mierda», con el tema de la discriminación.

¿Qué restaurante de comida peruana les recomendás a los lectores de Diario Z?
Yo voy a Status, en Congreso, cuando quiero festejar algo, ahí nacieron Los Negros de Miérco­les», en la parte de abajo donde ahora hay un depósito.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario