Tiempo en Capital Federal

11° Max 8° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 42%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Martes 14 de Julio
    Despejado  11°
  • Miércoles 15 de Julio
    Despejado  12°
  • Jueves 16 de Julio
    Despejado  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Juan Minujín: «Disfruto del universo femenino»

Artista integral y versátil, brilla en teatro y se entusiasma con su vuelta a la TV en una miniserie policial dirigida por Luis Ortega.

Por Teté Coustarot
Email This Page
Juan Minujin

Me encontré con Juan Minujín un rato antes de que saliera a su función de Venus en piel, en el Paseo La Plaza. Una noche más, iba a encarnar a un escritor austriaco que le toma una audición a Carla Peterson para una obra de teatro. Los dos irradian un magnetismo pocas veces visto. La esencia está en los diálogos, en las miradas, en los gestos y en el cuerpo de los dos. De eso trata la obra, de no saber cómo puede terminar un encuentro.

La obra es como la vida: ¿quién sabe qué puede pasar?
Uno tiene pocos encuentros en la vida, y en la obra los personajes tienen la excusa de la audición y eso les permite entrar en contacto de manera más tremenda, quedan magnetizados. Le fuimos encontrando la vuelta a cómo dos personajes se reparten el poder, los roles que juegan el uno como el otro.

¿Te gusta hacer teatro?
Me encanta, casi siempre vengo una hora antes; ya pasamos las 150 funciones. Charlo con Carla, entreno físicamente, caliento la voz y bajo para conectarme un poco.

¿Qué es ese afiche que tenés ahí (le señalo el afiche de Vaquero, una de sus películas)?
Fue mi primera película como director y una experiencia extraordinaria. Es la historia de un actor que está descontento consigo mismo y se lanza a conseguir un papel en una película de cowboys.

¿Vos escribiste todo?
Sí, con mi hermano Facundo. Quería mostrar el costado más miserable y patético de esta profesión, que tiene la singularidad de que es difícil autogestionar todo. Es un póster que hace muchos años que lo tengo en los camarines.

Una vez me contaste que viviste en otros países.
Hasta los 8, en México, en la Villa Olímpica del DF. Después, ya de grande y solo, me fui a estudiar a Inglaterra.

Eso te hace del mundo, ¿no te cerrás tanto en la frontera?
A partir de los 18, mis padres se fueron a vivir afuera, mi papa vivió mucho tiempo en Colombia y ahora está en Estados Unidos. Mi mamá vivió en Brasil. Yo los iba a visitar y, en el medio, me fui a vivir a Londres un par de años.

¿Cuándo descubriste por dónde iba tu camino?
En la adolescencia, en el secundario. Mi mamá iba a ver mucho teatro off y un día me llevó a ver Postales argentinas, que dirigía Bartís. Actuaba Pompeyo Audivert y ahora a la distancia creo que vi algo en el trabajo de él que tenía que ver conmigo. Volví muchas veces a ver la obra solo. Después le dije a mi mamá que quería estudiar teatro con Bartís, pero como él no daba clases a adolescentes, me recomendó a Cristina Banegas.

¿Te sentiste bien con la decisión?
Estudié con Cristina de los 15 a los 19, años que fueron muy importantes. Con ella descubrí un lugar expresivo de mucho placer. Después seguí por el camino de la televisión y nunca nos cruzamos en los trabajos, y ahora vamos a trabajar juntos, ella va a ser de mi madre en una miniserie.

¿Qué hiciste primero en tu carrera?
Teatro, en la televisión tuve una pequeña experiencia, la dejé; después hice mucho teatro, mucho cine independiente y más tarde entré a la tele más masiva. Mi formación está completamente en el teatro independiente.

Pero la televisión también te quiere…
La descubrí con Adrian Suar cuando hicimos Solamente vos. Es muy buen compañero, deja que el otro brille; aprendí mucho trabajando con él, el timing de la comedia. Antes habíamos hecho la película Dos más dos.

¡Que fue un exitazo!
Sí, éramos Adrián, Julieta (Ortega), Carla y yo. Con Carla hacíamos de una pareja swinger que invitábamos a Adrián y a Julieta, amigos, a participar. Después, entrar a la tele trabajando como compañero de Adrián fue una gran posibilidad.

¿Después vino Viudas e Hijos del Rock & Roll?
Sí, con Sebastian Ortega y Pablo Culell, que son productores muy permisivos y de darle mucho feedback al actor.

Tenés dos chiquitas, ¿no?
Amanda de 9 años y Carmela, de 5.

Estás rodeado de mujeres…
Disfruto mucho del universo femenino. Disfruto de hacerles peinados a mis hijas, pintarles las uñas, las frases. No miro fútbol, no sé nada de futbol y veo a mis amigos que tienen hijos varones y están muy metidos. En general, los domingos vengo con las chicas al teatro. No ven las obras porque son para adultos, pero se quedan jugando en el camarín.

¿Dónde te vamos a ver pronto?
En una serie con Martina Gusmán, Gerardo Romano y Cristina, que ya comenzamos a grabar. Serán 30 capítulos de media hora en una cárcel.

¿Te pensabas haciendo esto, este año?
Justo antes de que me llamaran me había anotado en clases de guitarra, había comprado 15 novelas y estaba empezando a sumergirme en escribir una nueva película. El proyecto era tan espectacular que valía la pena.

¿Cuáles son los lugares de Buenos Aires que más te gustan?
Aunque me crié en departamento, ahora vivo en una casa en Villa Ortúzar. Me gusta el barrio porque no vivo en el centro, pero estoy cerca de los lugares de consumo. Me fascinan los bares, trabajo mucho en ellos; me resulta más fácil concentrarme en el bullicio de los bares al silencio.

¿Los hombres antes decían “dónde parás”? Que significaba a qué bar iban.
Yo soy muy de barcitos; me encanta dejar a las chicas en el colegio e irme media horita a desayunar, leer los diarios, empezar a escribir o mandar mails.

DZ/Sc

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario