Tiempo en Capital Federal

16° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 81%
Viento: Este 30km/h
  • Jueves 17 de Octubre
    Cubierto con lluvias16°   19°
  • Viernes 18 de Octubre
    Despejado14°   21°
  • Sábado 19 de Octubre
    Cubierto12°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Josefina Scaglione: “Quiero ser artista en mi país”

Luego del éxito en Broadway, regresó para consolidar aquí su carrera. Este verano recibió un Estrella de Mar, está por estrenar Orlando e integra el elenco de Camino al amor.

Por Martín Artigas
Email This Page
josefina_scaglione

Cuenta su historia sin levantar la voz, pensando cada respuesta mientras saborea su desayuno en un café notable de su amado San Telmo, casi como lo haría una chica cualquiera. Sin embargo, Josefina Scaglione no es una chica cualquiera: en 2008, con apenas 21 años, fue elegida entre miles de aspirantes para protagonizar la reposición de West Side Story en Broadway, convirtiéndose así en la primera argentina en llegar a la meca de los musicales. La actriz conversó con Diario Z acerca de su intensa experiencia en Nueva York y sobre este sorpresivo “volver a empezar” que eligió para su carrera.

¿Por qué decidiste regresar?
Porque después de trabajar en West Side Story durante dos años, tenía muchas ganas de seguir haciendo cosas allá pero también tenía mucha necesidad de volver, parar la moto y mirar para atrás. Realmente fue muy fuerte todo, necesitaba una pausa.

Y estás en esa instancia.
Claro, volví en diciembre de 2012 y el año pasado estuve trabajando y, a la vez, contemplando todo lo que viví. Ahora casi que lo estoy disfrutando más que antes, porque en el momento fue mucha presión. Hice 600 funciones en total, y ya en la última etapa pedí hacer una función menos por semana, porque no podía más con ese ritmo. Eran ocho semanales y sentía que no tenía más energía. Me acuerdo de que, sobre el final de la obra, hay una escena que es un dramón, tenía que llorar mucho y a mí me dolía la cara de la tensión, porque sentía que no tenía más lágrimas. Terminaba llorando porque no podía llorar (risas).

¿Cómo fue la vida en Nueva York?
Linda, pero un poco solitaria. Traté de abrirme pero la mayoría de los amigos que me hice fueron argentinos, porque uno busca instintivamente la conexión con casa. Disfruto de estar sola y del silencio, pero esto fue duro porque extrañaba esto de sentarme a tomar un café y charlar, los besos y los abrazos entre amigos… Son otras costumbres, y me llevó tiempo encontrar el lugar y las personas con las que sentirme cómoda.

¿Fue difícil decidir volver?
Mirá, en su momento me habían ofrecido ser parte del elenco de la puesta de Casi normales que se hizo acá, pero finalmente decidí quedarme en Nueva York porque sentía un poco ese mandato. Pero cuando me di cuenta de que tenía ganas de estar en la Argentina dije: “No tiene sentido estar acá cumpliendo el sueño de los demás”. La experiencia es de cada uno, no se puede juzgar no estando en los zapatos del otro. Estar en Broadway fue fantástico y sé que puedo volver cuando quiera, pero si lo hago quiero que sea una decisión y estar plenamente convencida.

¿Sentís que acá tenés que revalidar tus créditos?
La verdad es que llegué, fui a un par de audiciones y finalmente salió lo de Vale todo, algo que me había ofrecido Faroni mientras estaba aún allá. Esa prioridad fue como una especie de reconocimiento, pero de todas maneras siento que es un empezar de nuevo en la Argentina. Yo no soy muy conocida acá por mi trabajo, más allá de haber sido la primera argentina en protagonizar en Broadway o de haber estado nominada para un premio Tony. Lo acepto con humildad, lo entiendo, y parte de la vuelta tiene que ver con eso. A mí me interesa mucho que se me reconozca, ser artista en mi país.

La escena musical en Buenos Aires se abrió mucho en el último tiempo, ¿no?
Es que el teatro musical independiente acá es fascinante, porque no tenemos ni los medios ni las producciones que hay en Nueva York, pero la gente quiere hacer y hace. Sin ir más lejos, el año pasado junto a Leo Bosio, Pablo Martínez y Flor Benítez hicimos Borracho, un after musical, una puesta distinta y muy dinámica que pegó fuerte. Con muchas ganas y talento se sale adelante, porque este país tiene eso: al haber tanto hambre y menos posibilidades, los artistas tienen que buscar su lugar.

En Mar del Plata te llevaste un premio Estrella de Mar como revelación por tu papel en Vale todo.
Sí, trabajamos con Enrique Pinti, Florencia Peña y Diego Ramos.

Estás en otro proyecto con Diego Bosio.
Sí, estamos armando una versión de Orlando, de Virginia Woolf, para teatro. Se va a estrenar en julio, en la sala Siranush. En realidad funcionamos como una especie de compañía y es hermoso porque todos participamos, investigamos y aportamos.

Participaste en Solamente vos y estás en el elenco de la telenovela Camino al amor. ¿Te interesa la televisión?
Un montón, pero siempre fui muy selectiva con lo que hago, quiero elegir cosas que me aporten artísticamente, no sólo por estar en el candelero. No me interesa la popularidad porque sí, creo que tiene que venir como consecuencia de lo que uno haga. Me interesa hacer cosas que me hagan crecer como artista.

Vos ya llegaste a Broadway, ¿cuál es tu desafío?
Mis deseos y perspectivas tienen que ver con poder lograr una carrera como cantante en la Argentina, trabajar en cine y hacer teatro de texto. En este momento, mi mayor anhelo es poder vivir siempre del arte y tener una carrera homogénea, sólida.

DZ/rg

Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario