Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sureste 34km/h
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

José María Muscari: Los prejuicios te achatan

El actor, dramaturgo y director habla sobre el el regreso de La casa de Bernarda Alba, y su futura adaptación de un gran éxito de Broadway.

Por Teté Coustarot
Email This Page
jose_maria_muscari

  Cuando me encontré con Musca­ri, venía de hacer su rutina en el gimnasio. Reforcé mi teoría de que es una persona que dirige, conduce, adapta, entrevista, escribe y que jamás se podría quedar quieto.

Escuché que estás por enca­rar una obra de hombres.

Sí, se llama Casa Valentina y es la primera obra con hombres y comprada de afuera que acepto dirigir. Es un éxito de Broadway que me pareció buenísimo ape­nas lo leí, y que me provocó co­sas que jamás me había provo­cado una obra extranjera.

¿De qué trata?

De un grupo de hombres de los años 50 que se recluye en las afueras de una ciudad y a es­condidas de sus familias para sacar afuera su costado femenino.

¿Qué quiere decir “sacar afuera su cos­tado femenino”?

Se travisten; se visten de mujeres en la lla­mada “Casa Valentina”, sin que eso les ge­nere una fractura en su sexualidad. Valen­tina es un hombre que está casado, y que junto a su mujer atiende ese microempren­dimiento para otros hombres.

Es fuerte que sea en la década del 50.

Claro, porque no había una apertura sexual como la que hay hoy. El espectáculo me en­canta, es divertido y plantea un montón de temas muy perturbadores, además de estar escrito con muchísimo humor por el mismo autor de La jaula de las locas. Es una come­dia incisiva y de alto impacto conceptual.

¿Cuántos personajes tiene?

Nueve.

¡A la pelota! Vos siempre tenés cosas corales.

Sí y con muchos actores a veces cuesta armar un elenco. En los casos en los que armo elenco junto a Javier Faroni, apunta­mos a hacer una cosa plural con actores de diferentes recorridos y experiencias. Algu­nos son debutantes, otros son gente del cine, del teatro o la televisión.

Tenés una enorme ventaja: no sos pre­juicioso y cuando armás elencos te de­jás llevar por tu impulso.

Los prejuicios no sirven de nada, son algo que te achata.

Hay mucha gente que tiene el discurso del no prejuicio y después elige siem­pre ese camino.

Lo veo bastante en el momento en el que convoco actores y actrices. Me doy cuen­ta de que muchos están atravesados por el cuidado de su propia quinta de presti­gio, o de algo que consiguieron. En gene­ral ese tipo de actores no acepta sumarse a un proyecto así y, aunque acepten, me ter­minan desmotivando. No me gusta la gente que preserva demasiado su lugar, me gus­tan los que se arriesgan a cosas diferentes.

Está otra vez en cartel La casa de Ber­narda Alba, tu adaptación de la gran obra de Federico García Lorca. ¿Te ima­ginaste que tendría tanto éxito?

Siempre que hago un espectáculo pongo lo mejor de mí y tengo la mejor expectativa. Y creo que cuando una obra irrumpe con mu­cho éxito es porque está diciendo algo que el público quiere escuchar. La obra es muy matriarcal y está atravesada, al menos en mi versión, por una cosa hormonal muy fuerte. Todo es real. Por eso el público se identifica, se divierte, se emociona y se conmociona.

¿Pensaste en Lorca al trabajar en la obra?

Solamente alguien tan genial como él puede generar lo que genera a lo largo del tiempo y de la idiosincrasia del lugar donde se pre­sente. Solo alguien con mucha libertad pue­de hacer una obra que hable de la opresión y de la libertad con la intensidad de La casa de Bernarda Alba. La adaptación que hice fue absolutamente personal, por el gusto de acercarla a mi visión; no porque hubiera que adaptar algo. La obra es perfecta como es.

En tu programa en el Canal de la Ciudad, entrevistás a aparentes opuestos para demostrar que nadie es tan opuesto.

Me pasa algo con mi profesión en general: no hay posibilidad de que alguien venga a mi programa o actúe en una de mis obras si no tengo ganas de investigarlo. Nunca lla­mo a personas que me desmotivan o que no me apasionan.

¿No es fantástico ser así?

La curiosidad es buena como motor.

¿Qué lugar preferís de Buenos Aires?

Avenida del Libertador. Me encanta para vivir y me encanta para andar. Me encanta esa contradicción de los edificios y el verde enfrente. Me gusta la mezcla de gente que va divinamente vestida con gente hacien­do aerobics. Libertador es todo un mun­do, además uno piensa que la gente allí es feliz: si tiene luz dicroica, la vida está divi­na. Siempre el pasto del vecino es más ver­de, ¿viste?

• La casa de Bernarda Alba, de miércoles a domingo en teatro Picadilly, Av. Corrientes 1524. Entrada $300.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z