Tiempo en Capital Federal

24° Max 11° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Sureste 27km/h
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado17°   29°
  • Martes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso19°   31°
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Jorge Selser: El Gobierno ‘hace negocios privados con fondos públicos’

El dirigente socialista sostiene que la gestión de Macri está destruyendo los hospitales públicos.

Por Karin Miller
Email This Page

¿Cómo evalúa los dos años de gestión de Macri?
En realidad, Macri no tuvo gestión. En estos dos años en la Ciudad de Buenos Aires hemos tenido más que un gobierno un desgobierno, pero un desgobierno que ha tenido un sentido, que ha tenido un objetivo, que ha sido realizar negocios privados con bienes públicos.

¿Y en relación a la salud eso cómo se ve?
Existe un deterioro generalizado en los 33 hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, en unos más que en otros. Pero todas las obras están paralizadas, la compra y provisión de insumos es un verdadero desastre.

El gobierno de Macri centralizó la compra de medicamentos, ¿qué opinión tiene al respecto?
Lo hizo sin tener la estructura administrativa suficiente y adecuada como para poder abastecer a la totalidad de los hospitales. Imaginaron un proyecto y lo pusieron en marcha contraviniendo todas las normas de administración, sin probarlo en sus diferentes etapas para ver si funcionaba. Esto afectó toda una cadena administrativa adecuada que ya funcionaba y que respondía a las características de cada hospital. La descentralización es uno de los grandes consejos que brindan los principales organismos internacionales y latinoamericanas que entienden en salud. Por ejemplo, un hospital de alta complejidad no requiere los mismos insumos que un hospital de mediana complejidad. Pese al desastre que se produjo por la falta de provisión de insumos, no volvieron atrás. Por eso considero que el objetivo que persiguen no es claro y transparente. Un funcionario que pone en marcha un proyecto y se equivoca, lo que tiene que hacer es volver al sistema anterior. Pero no lo hicieron, empezaron a buscar una cantidad de mecanismos diferentes para reemplazar el sistema de administración de los hospitales, que le va a salir mucho más costoso a la Ciudad.

¿Qué obras están paralizadas?
Paralizaron obras fundamentales, un ejemplo es el caso del Carolina Tobar García, único hospital infanto-juvenil que atiende enfermedades mentales en la Ciudad. La torre central -en construcción- de ese edificio, está abandonada. Hay una intimación realizada por la jueza Liberatore que exige la finalización de la obra. Pero el Gobierno de la Ciudad apeló la medida con el argumento de que ésa era una zona meramente administrativa y que lo que importaba eran primero los enfermos y luego lo administrativo. Cosa que es absolutamente incorrecta, porque en esa torre tienen que funcionar la guardia, los consultorios externos, el laboratorio, mantenimiento, docencia e investigación. La misma situación se vive en el Instituto del Quemado. La terapia intensiva pediátrica está cerrada. Una intimación de la jueza Petrella obligó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a terminar la obra. Sin embargo, también fue apelada por el ex fiscal Tonelli. En el Dalmacio Vélez Sarsfield la planta quirúrgica está cerrada, en el hospital Cosme Argerich, de los 14 quirófanos, nueve no funcionan. Es un espectro generalizado de corrupción, ineficacia, falta de gestión, que no es el producto de la casualidad, sino que es el producto de una política pergeñada por el ingeniero en jefe destinada a destruir los hospitales públicos de la ciudad de Buenos Aires y a tercerizar todo lo que se pueda. Nosotros conocemos a través de terceros que la intención es que queden sólo ocho hospitales, dos por región, de los 33 que hay ahora. Macri quiere que la Ciudad sea alambrada, para que los pobres estén del otro lado. La realidad es que lo único que nosotros hemos observado son obras paralizadas de subterráneos u obras que caminan como si fueran una tortuga, asfaltos de 300 mil pesos por cuadra, veredas que se hacen sobre veredas sanas y luego se rompen, la Policía Metropolitana, la ocupación de terrenos públicos como la Plaza Los Andes o el Parque 3 de Febrero. Es preocupante, estamos retornando a un período que todos los argentinos no queremos recordar. Macri es la continuidad de la dictadura militar y del menemismo. Es el sistema neoliberal más terrible, más brutal, que se ha instrumentado en la Ciudad de Buenos Aires.

Desde su lugar en la Legislatura, ¿qué proyectos piensa impulsar?
En primer término, nosotros le vamos a embarrar la cancha a Macri, no los vamos a dejar avanzar. El Gobierno de la Ciudad sabe perfectamente bien que el bloque Proyecto Sur va a estar dispuesto a trabajar en todas aquellas cosas que sean coherentes y que sirvan a los vecinos de la Ciudad. Pero en todas estas cuestiones miserables y ruines nosotros les vamos a poner freno. Vamos a recorrer los hospitales, los vamos a denunciar, vamos a hacer abrazos, conferencias, manifestaciones, nos vamos a quedar en los hospitales todo el tiempo que sea necesario, para evitar que sean desmantelados. Desde la Legislatura solicitaremos pedidos de informe, de resolución, y vamos a promover la legislación necesaria para garantizar el funcionamiento de las instituciones públicas en todas las áreas. Yo creo que a Mauricio le viene una época difícil.

¿Piensa impulsar la ley de medicamentos genéricos?
Ése es uno de los temas que el jefe de Gobierno ha vetado el año pasado y que vamos a reincorporar como proyecto para este año, porque entendemos que la Ciudad está en condiciones de tener su propio laboratorio y producir medicamentos genéricos que permitan atender prácticamente el 85% de las enfermedades más habituales, en forma gratuita. La ciudad de Buenos Aires fabrica, produce y fracciona en talleres protegidos medicamentos genéricos, huérfanos, que no fabrican los laboratorios privados. Entre ellos están los medicamentos para el tratamiento de la tuberculosis, y Macri los quiere cerrar.

¿Cree que para enfrentar a Macri va a ser posible trabajar con legisladores de otras fuerzas de la oposición?
Sí, por supuesto, hay un compromiso de todas las fuerzas opositoras de trabajar. Este gobierno nos ha complicado la vida a todos. Nosotros deberíamos estar abocados a ver cómo mejoramos las instituciones de la Ciudad, y no evitando el cierre de algo que nadie debería haber pensado hacer.

¿Hay alguna posibilidad de alianza con el kirchnerismo para enfrentar al macrismo?
Conversamos con todos los bloques, coincidimos con muchos legisladores. ¿Quién puede no coincidir con la defensa del hospital público? Incluso si me pongo a hablar en forma particular con algunos hombres del oficialismo, me van a dar la razón. Hay que tener realmente mucho coraje y mucho desprecio por la gente para poder atentar contra la salud pública, en un país donde la situación general es compleja. En el marco de este país, atentar contra la salud es atentar contra el corazón de la Nación.

¿Cuáles son las perspectivas para Proyecto Sur para 2011 en la Ciudad?
Vamos a ser gobierno, de eso no cabe ya ninguna duda.

¿El candidato será Pino Solanas?
Eso no se sabe. Proyecto Sur es una fuerza absolutamente democrática en donde las decisiones se toman en forma colectiva, en el marco del acuerdo que existe con las tres fuerzas: el Partido Socialista Auténtico, Proyecto Sur y Buenos Aires para Todos. En el marco de ese acuerdo se resolverá quien será el candidato a jefe de Gobierno y a presidente de la Nación. Pero que vamos a gobernar la Ciudad no cabe ninguna duda y que vamos a revertir esta situación, tampoco.

¿Cuál es su barrio preferido y por qué?
La Boca y Barracas son los barrios que más me gustan. En Barracas nació mi mamá, que murió a los 94 años, afiliada toda su vida al Partido Socialista, una mujer muy inteligente, muy capaz, que me enseñó a militar en función de las necesidades del pueblo. No en vano a los 17 años me afilié al Partido Socialista. Comencé a trabajar siendo joven y fui dirigente universitario hasta el 76. Estas cosas se llevan en el corazón y en el cerebro. Nosotros los médicos tenemos una relación y un contacto con la realidad y el dolor en el que observamos no sólo el padecimiento por la enfermedad sino el padecimiento de quienes la sufren y no tienen cómo resolverla. No tenemos que olvidarnos que en los últimos años la medicina no ha escapado a la revolución científico tecnológica, y todos los días hay una nueva tecnología que se suma al campo de la salud. En la Ciudad tenemos un atraso tecnológico de más de 30 años, y esto es muy grave, porque limita la atención pública, la condena a ser una atención primitiva. Además, no se puede resolver el problema de la salud si primero no se resuelve el problema de la inequidad, de la justa distribución de la riqueza, y no hay posibilidad de hacerlo mientras los países no sean soberanos, mientras el sistema en el que habitemos no sea razonable e igualitario.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario