Tiempo en Capital Federal

20° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Este 19km/h
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto14°   20°
  • Jueves 29 de Octubre
    Despejado11°   17°
  • Viernes 30 de Octubre
    Despejado11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

JJOO Londres 2012: Gimnastas a sus puestos

Después de años sin participación, Valeria Pereyra y Federico Molinari representarán al país.

Por corina-claps
Email This Page

Un poco de azar y mucho de sacrificio. Así se podría describir el camino que recorrieron Valeria Pereyra y Federico Molinari para clasificar a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde representarán a la Argentina en gimnasia artística.
Mientras la mayoría de las chicas de su edad está de vacaciones, Pereyra, con 16 años recién cumplidos, llega todas las mañanas al Cenard con una sola cosa en mente: prepararse para Londres de la mejor manera posible. No puede disimular su orgullo cuando afirma, con una sonrisa eterna, que se siente una promesa para la gimnasia nacional. «Creo que cuando empecé a entrenar alto rendimiento, vi mi capacidad de mostrar al mundo y a la Argentina que soy capaz de ir a un juego olímpico o a un torneo internacional», dice.
Su relación con la gimnasia empezó a los tres años, cuando entró al Club Vélez Sarsfield siguiendo a una de sus cuatro hermanas. Desde ese momento nunca dejó de ir a clases, aunque recién empezó a entrenar en serio a los 11 años, cuando su actual entrenadora, Daniela Conde, ingresó en el club de Liniers.
Pereyra logró la preciada plaza olímpica en la segunda instancia clasificatoria, llamada test event, en el estadio O2 de la capital británica, sede de los Juegos. Mónica Calabró, secretaria técnica de la Confederación Argentina de Gimnasia (CAG), dice que tuvieron «la suerte» de que ese preolímpico se realizara en enero. A pesar de que aún tenía 15 años, las reglas permiten que las gimnastas cumplan los 16 durante el año calendario en el que transcurre la clasificación.
Pero esta pequeña ayuda del azar no hubiera servido de nada sin el talento que viene demostrando Pereyra desde hace años. Si bien cuenta que se destaca en suelo y paralelas, en los juegos participará en la prueba All Around, que comprende a los cuatro «aparatos»: salto, paralelas, viga y suelo. «No sé si tengo posibilidades de ganar una medalla, porque es muy difícil, pero por lo menos (me gustaría) que me reconozcan, que vayan al torneo y digan ‘voy a ver a Valeria'», se ilusiona.
Molinari, nacido en Rosario en 1984, dio muchísimos pasos hasta llegar a ser el primer gimnasta masculino en participar en un juego olímpico desde Atlanta 1996. Antes, dice, «no había tenido mucha suerte». En el preolímpico de 2003 le faltó poco para clasificar y en 2007, cuando estaba entrenando para el mundial olímpico, se rompió los ligamentos de la rodilla y su esfuerzo no alcanzó. «Sabía que ésta era una de mis últimas posibilidades, me sentía un poco presionado, pero a la vez muy maduro desde la parte mental para poder enfrentar esto», reconoce.
Dominar el cuerpo es sólo una de las tantas aptitudes que se necesitan para triunfar en una disciplina como ésta, donde el gimnasta está solo contra «el aparato» y su cabeza. Molinari, que se decidió por la gimnasia a los nueve años después de incursionar en básquet, tenis, natación, pelota paleta y golf, destaca que en la rama masculina se nota mucho la evolución mental. «En un minuto tenés que demostrar lo que entrenaste en un año o cinco o diez. Es fundamental tratar de afrontar las situaciones de competencia con tranquilidad», afirma con la experiencia que le dieron sus casi 20 años entrenando alto rendimiento.
Los nervios tampoco parecen ser un problema para Pereyra, que en su primer campeonato mundial en la categoría mayor logró nada menos que la hazaña de clasificar a un juego olímpico, dejando atrás la ausencia de Pekín 2008, cuando Argentina no logró ninguna plaza en gimnasia. A pesar de su corta edad, reconoce que con el tiempo fue aprendiendo a enojarse menos: «Yo soy bastante competitiva, tengo mucha cabeza para competir, puedo haber entrenado mal y sin embargo me puede llegar a ir bien, eso me ayuda».
Apoyo a la gimnasia
Tanto Molinari como Calabró resaltan el cambio positivo producido a partir de la creación del Cenard, el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, a fines de 2009. Antes, los gimnastas debían afrontar los gastos y luego se les reintegraba el dinero, pero ahora el ente cubre todos los costos. «Como el proceso era a la inversa, uno a veces viajaba con la que tenía más poder adquisitivo y no más talento», recuerda la secretaria de la CAG.
Molinari, por su parte, destaca las becas otorgadas a los entrenadores, que ayudan a que los mejores sigan dentro del sistema y puedan vivir de la gimnasia, y a los gimnastas juveniles, «que son el futuro».
En su calidad de profesor de educación física, licenciado en alto rendimiento y flamante entrenador, considera que hay que hacer hincapié en crear más centros como el Cenard: «Éste es el único bueno que tenemos, en los demás lugares del país está haciendo falta, así que con eso se puede llegar a crecer mucho en la gimnasia».
Aunque ahora su máxima prioridad es Londres y la política no lo entusiasma demasiado, Molinari no descarta algún día dedicarse a la tarea de expandir el deporte por todo el país. En todo caso, sabe que su destino va a estar cerca de un gimnasio: «Yo ya estoy ligado a la gimnasia para siempre».

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario