Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 07/12/2021 21:35:56
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Javier Martínez: en las venas deberás tener

Maestro mayor del rock nacional, encabeza un trío con Maxi Delli Carpini y Edgardo Palotta.

Por nahuel-mercado-diaz
Email This Page

Manal Javier Martínez es mi nombre artístico», dice, pero no quiere hablar de su ilustre pasado pionero del blues criollo con Manal, sino del presente al frente de su power trío que integra con Maxi Delli Carpini en guitarra y Edgardo Palotta en bajo, con una performance que presentarán el 25 de febrero en el mítico bar La Perla de Once.

Es el espectáculo que los llevó a ganar el premio Estrella de Mar al mejor show musical en 2011, cuando compartieron la terna con Diego Torres y Valeria Lynch: «Nosotros nos considerábamos premiados con la nominación y no teníamos mucha expectativa de que nos dieran el premio. Pero nos llamaron los amigos de Mar del Plata y allá fuimos a tocar a una sala del Provincial con jurados y asesores del premio, y se fueron impresionados. Y bueno, cuando me nombraron yo no lo podía creer, fue una gran alegría», dice Martínez.

Del presente del rock nacional prefiere no opinar. No se siente atraído por muchas cosas que hacen a la cultura del rock: «No me parecen inteligentes los eventos en los que tocan diez bandas. Mirá, una película, una ópera, una obra de teatro, un partido de fútbol duran una hora y media en promedio, más allá de eso no hay nada. Por eso no me llaman de los grandes festivales, y si me llamaran no voy. Es un efecto Woodstock pernicioso», afirma el músico. Y agrega: «Yo creo que el camino de La Renga y el Indio Solari es el indicado, esos eventos con diez bandas no me gustan. Yo leí las declaraciones del Indio en Tandil (hizo una versión de «Jugo de tomate» y recomendó al público el primer disco de Manal). Lo quiero ver porque no lo conozco, darle un abrazo y agradecerle. Yo he seguido la carrera de Los Redondos y me gusta mucho lo que hace el Indio Solari. Incluso para la Academia del Lunfardo el Indio y yo somos considerados los dos letristas más lunfardos del rock, nos tienen anotados ahí por el lunfa, el lenguaje de Buenos Aires».

Javier Martínez tiene una extensa trayectoria como solista a partir de su primer disco del año 83 Sol del sur, después de los clásicos de Manal, que lo pusieron en el lugar de «creador del blues en castellano», y de los que grabó con La Pesada del Rock and Roll. También por algunos temas inéditos entre ellos uno dedicado al inmortal Norberto «Pappo» Napolitano.

«El problema del rock es que se transformó en una cultura, un fenómeno social. Yo escucho Mozart, rock inglés de la década del 60 y siempre me gustó el jazz, pongo en internet y agarro las radios de jazz bebop y jazz moderno de la década del 60, Miles Davis y Charly Parker, escucho eso todos los días», cuenta Martínez.

Y para terminar con el juicio del rock, de lo nuevo y de lo que quiere imponer la industria, el cantante y baterista lanza una frase de su cosecha lunfarda, porque a pesar de haber sido nombrado ciudadano ilustre de Berazategui en 2010, es bien porteño: «Cuando pinta la calidad, la gilada pierde peso».

Muchos te consideran el creador del blues en castellano.
Es verdad que nadie hizo blues en castellano antes que yo. Hay algún antecedente autoral de Eladia Blázquez que escribió un blues, antes de dedicarse al tango, que se llama «Tabaco y alcohol». Pero nadie lo había tomado como línea y desarrollado como estilo, como género. El tema es escribir, desarrollar el blues argentino, la temática de acá.

Muchas veces te inspiraste en la ciudad para componer.
Yo soy porteño, ahora vivo en el Gran Buenos Aires, pero me gusta el Centro, Florida y Lavalle. Y hay barrios que son muy hermosos como Flores, Caballito. Yo viví ahí cuando fui adolescente y tuve muchos amigos, el parque Rivadavia, el parque Centenario, los lugares que me gustan siempre tienen parques.

¿Recordás alguna anécdota de cuando empezaban, en La Perla?
Era interesante, era mucho más grande de lo que es ahora, llegaba hasta la mitad de cuadra por Jujuy. Y había grupos de Filosofía y Letras estudiando, en la barra había viajantes de comercio que se tomaban un submarino corriendo porque iban a tomar el tren para vender. Se mezclaba toda esa fauna ahí y tratábamos que las estudiantes, que eran tan piolas e intelectuales, nos dieran bola. Y nosotros estábamos en una mesa del fondo con la guitarrita tocando muy bajito, porque si no venía el mozo a decir: «Aquí no se puede tocar la guitarra». Y cada uno estaba con su cuadernito anotando acordes y letras. Ésa era la bohemia.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario