Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Cubierto con llovizna
Cubierto con llovizna

Humedad: 62%
Viento: Sureste 28km/h
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   26°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Cubierto18°   23°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Jardín Botánico: el corazón verde de la ciudad luce renovado

En sus ocho hectáreas se resguardan más de 1.500 especies de árboles y plantas. Recibe más de medio millón de personas por año. Lo diseñó Carlos Thays en 1898.

Por Juan Carlos Antón
Email This Page
IMGP3727

Medio millón de visitantes por año. Más de 1.500 especies entre árboles y plantas. Casi ocho hectáreas de bosque en plena ciudad. Éstas son algunas de las cifras del Jardín Botánico de Buenos Aires, creado por el célebre paisajista Carlos Thays en 1898, donde el verde sin duda es más verde y el aire bien puro. No es de extrañarse, entonces, que su directora, la ingeniera agrónoma y magister en Gestión del Ambiente, Graciela Barreiro, diga satisfecha: “A mí me dieron para administrar el paraíso”. Barreiro llegó a su cargo por concurso público de antecedentes en diciembre de 2009 y próximamente espera renovar su cargo.

La directora aceptó recorrer junto con Diario Z las obras de remodelación que se hicieron en los últimos años. Se sabe, el lugar estuvo en cierta forma abandonado durante mucho tiempo. “Fue mantenido sin una actividad científica. Esto hizo que mucha gente pensara: ‘Qué linda que es la ‘plaza’ que está en el Botánico’. Y no es la idea. Esto no es una plaza para venir a tomar sol. Sí estaba un poquito abandonado en cuanto a infraestructura”, reconoce.

El recorrido comienza por el invernadero principal, al que se le hizo una puesta en valor completa. “Se le puso una red antigranizo porque dos veces en la historia fue destruido por completo por una pedrada. Decidimos conservar familias de especies, casi todas americanas”, explica Barreriro.

Se observa una colección de helechos, algunos muy raros, difíciles de catalogarlos como tal. “Los tenemos porque son relindos y muy útiles para explicar la evolución del reino vegetal. Son plantas sin flores, muy primitivas.”
Thays trató de tener todas las plantas posibles en el Jardín Botánico porteño, cosa que no ocurre en otros. “Ahora se conserva lo de la región donde se encuentre cada jardín. Por suerte él no lo hizo así porque si sólo tuviéramos que conservar lo de la ciudad, sería aburridísimo. Hay pocos ejemplares de árboles”, explica Graciela Barreiro y señala unas hermosas sicas –muy parecidas a las palmeras– “de la época de los dinosaurios”.

Las obras incluyeron la puesta en valor de los edificios que estaban destruidos, principalmente el que da a la calle República Árabe Siria.

Allí se encuentra el archivo de planos, la biblioteca botánica y una pequeña sala donde ahora se pueden dictar talleres y conferencias. “No tenía ni el techo”, recuerda la directora.

IMGP3716

La directora Graciela Barreiro en el invernadero, uno de los espacios remodelados.

Entre puentes y cascadas

De todas las recientes mejoras, la que el visitante más puede apreciar está ubicada en la zona de los Cinco Continentes, entre República Árabe y la avenida Las Heras. Hay bellas cascadas y pequeños puentecitos de madera. Ideal para sentarse y observar: “Se llama así porque acá se ven árboles de todo el mundo. Estaba muy venida a menos. Tiene un bello sistema de estanques que la atraviesan. El agua corre unos 200 metros y llega hasta Las Heras, detrás de la Escuela de Jardinería. Eso no funcionaba desde hacía 70 años. Instalamos un sistema de reciclaje: la misma agua corre y se vuelve a utilizar”.

La pendiente del terreno, bastante grande en el Botánico, hizo que durante años se “lavara” el suelo con el consiguiente deterioro de los caminos. Ahora se hicieron a nuevo y se instaló un drenaje especial que incluye un sistema de depósito del agua en profundidad y acequias para dirigir el agua.

IMGP3611

La zona Cinco Continentes, donde se pueden ver árboles de todo el mundo, tiene un bello sistema de estanques.

También se instaló un sistema de riego automático, que cubre casi el 100 por ciento del Jardín.
Al pasar por las famosas esculturas, muchas de ellas restauradas, la directora señala especialmente “Tiempo de la VI Sinfonía de Beethoven”. “Yo la conocí sin manos. Es bárbaro como está ahora”.

Los bancos están bien mantenidos. Invitan a sentarse y contemplar la naturaleza y las bellas obras de arte, a pesar del ruido de los autos.

“Al principio cuesta, pero después te acostumbrás y te olvidás del ruido. Además, si vas bien al centro del Jardín, casi no se escuchan.”

Entre los nuevos espacios creados por Barreiro y su equipo, se destaca el jardín de mariposas. Antes un terreno de puro césped donde los vecinos iban a tomar sol, ahora se transformó en un bello jardín.

“En 2009 se habían censado acá unas 8 o 9 especies de mariposas. Hoy tenemos 57. Están al aire libre y vienen porque tienen ahí las plantas que ellas necesitan. Aparte es un éxito desde el punto de vista del público. A los chicos les fascina, a los grandes también. Se mantiene cerrado para que las mariposas no se vayan pero hay visitas guiadas para chicos de escuela y para adultos los viernes al mediodía. Tenemos un grupo que se dedica especialmente a cuidarlo.”

Al recorrer el lugar, se ve un pequeño ejército de jardineros en permanente cuidado de las especies. No se trata, según explica la directora, de jardineros comunes: “Acá los árboles no se podan, salvo un riesgo o una rotura. Hay que ver la planta como es naturalmente. Si no, no sirve. A veces, el manejo de una máquina de cortar pasto es distinto, hay que cuidar las especies. Acá el jardinero tiene una preparación especial.

Entre los cambios, no todos fueron obras, también hubo algunas restricciones. En el pasado, el Jardín tenía cuatro entradas pero ahora la única habilitada da por avenida Santa Fe. La razón es que existía un problema de seguridad importante: “Los arrebatadores sabían por dónde correr y escapar –recuerda Barreiro–. Desde que decidimos tener una sola entrada, eso no nos pasó más. En segundo lugar, mucha gente entraba por la puerta de Plaza Italia para acortar camino sin importarle nada del Jardín. Entonces, quisimos modificar eso: que la gente que venga no lo use para su comodidad porque no es el objetivo del lugar”.

Según estimaciones del Botánico, la mitad de las personas que lo visitan son turistas, tanto del extranjero como internos.

El resto está repartido entre vecinos que caminan, van a leer, a descansar, a mirar naturaleza o tomar mate sentados en un banco. Sobre el césped, está esperablemente prohibido hacerlo: “Ése fue un largo aprendizaje. Costó que lo entiendan. El césped es parte de nuestra colección científica y es el pulmón de las raíces de los árboles. Hemos puesto carteles explicándolo. Algunos se resistieron porque a lo mejor hacía 20 años que venían a tomar sol con la lonita”.

De cara al futuro, hay muchos proyectos en mente. “En el segundo semestre haremos las mejoras de los caminos en la parte de Plaza Italia que está tan degradada por la erosión. También queremos ampliar la huerta educativa. Y vamos a hacer toda la cartelería nueva. Eso le va a dar otra impronta y esperamos antes de la primavera que esté instalada”, explica Barreiro.

En plena época en la que lo verde está de moda, el Botánico, probablemente reciba más y más visitas en el futuro. “Cada vez viene más gente pero la moda no es el caso nuestro –asegura la directora–. Se trata de un convencimiento profundo. Conocemos bien el valor que un árbol tiene para un individuo y de lo que representan estas ocho hectáreas de bosque en Buenos Aires. En la ciudad se respira porque hay árboles así que nuestra defensa de lo verde es infinita. Y queremos que así lo viva toda la gente que viene a visitarnos.”

• Dirección: Av. Santa Fe 3951.
• Horario: martes a viernes de 8 a 17.45. Sábados, domingos y feriados de 9.30 a 17.45. Los lunes permanece cerrado.
• Visitas guiadas: sábados y domingos a las 10.30 y 15.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario