Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso21°   31°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvia17°   23°
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas20°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Iya Kereré: Madre pequeña, abre tus ojos

Una comparsa de mujeres percusionistas y bailarinas pone su sesgo al candombe.

Por Paula Jiménez España
Email This Page
iyakerere_noche_candombe

Atardece en La Boca. Inexplicablemente los sombreros que hoy llevan puestos los turistas son de vaqueros, como si en lugar de comprarlos en la feria de Pedro de Mendoza los hubiesen traído del Lejano Oeste. Y no es el Oeste, claro está, es el Sur, el más puro Sur. Bajo su ala de cuero del Far West, los japoneses andan por Caminito apuntando con sus lentes fotográficos cada detalle del barrio histórico en el que parece mezclarse todo: el agua con el cemento, los barcos y los colectivos, el interior de las casas con la vida que se manifiesta en las veredas y en las calles.

En esa mezcla, coctelera de olores y sonidos, se comienza a oír el toque de tambores que viene de la esquina de Palos y Aristóbulo del Valle. Si los turistas lo supieran, digo, si supieran que lo que suena a tan pocas cuadras es una cuerda de treinta mujeres candomberas, vendrían volando a capturarlas con sus cámaras porque son de esas cosas que en Europa no se consiguen.

Hace seis años, Agustina Martínez y la Negra Aguilar crearon Iyá Kereré, vocablo yoruba que quiere decir “madre pequeña”, y le pusieron de segundo nombre Lelikelén, que significa “abrir los ojos”. Desde entonces, todos los sábados se reúnen a ensayar a la hora en que el sol comienza a caer. Lo han hecho en varias zonas de la capital y de casi todas se tuvieron que ir gracias a las infaltables denuncias. Este tipo de grupos necesita espacios muy amplios para existir en paz sin molestar a los vecinales. Si permanecen en La Boca es porque allí se ha mostrado más tolerancia. Y se nota: un fueguito está encendido al costado del cordón de la vereda -lo hicieron las chicas para calentar el cuero de los tambores- y pasa un patrullero cuyo jocoso chofer pregunta qué tienen pensado tirar hoy a la parrilla. Que todo siga así, toquemos madera: la del piano, el chico y el repique, los tipos de tambores que suenan en Iyá Kereré y que llevan impresa una bellísima postal boquense sobre fondo amarillo.

Iyá Kereré está compuesta no solo de la veintena de percusionistas: también marchan con ellas siete bailarinas, la Vedette (a la que se decidió sacarle las tradicionales plumas para no caer en el estereotipo machista), la Mamá Vieja (un personaje que simboliza a la ama de llave negra de otras épocas y que es encarnada por la ex estrella de las revistas porteñas Tini Araujo) y el Gramillero (encarnación del médico del pueblo interpretado por Julio, un orgulloso uruguayo). Todo el año ensayan para la llamada anual, pero también se las puede ver participando de eventos sociales que ameritan su presencia como, por ejemplo, las marchas de las Madres del dolor.

De los tipos de candombe que existen, ellas tocan “Quareim”, que es el más cadencioso, el más lento y con el que se sienten más identificadas. Celia Janecek, una integrante histórica de la cuerda, dice: “Como yo, acá hay muchas integrantes que están desde el comienzo, así que hay que desmitificar eso de que diez mujeres juntas son una bolsa de gatos. Esto es una prueba de eso. Tocamos candombe porque si bien hemos tenido avances en el género todavía al varón le cuesta darle el lugar a la mujer y entonces lo hacemos por nosotras mismas. Si bien muchas de las comparsas del país son mixtas, la presencia de mujeres es minoritaria, y suele sostenerse –erróneamente– que nuestro lugar debe limitarse a la danza”.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario