Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 66%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   23°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Muy nuboso18°   24°
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/12/2021 15:38:11
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Ingrid Pelicori: ‘Los actores somos herederos de lo sagrado’

La actriz asegura que el teatro puede senar tanto a los actores como al público.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page

En su luminosa casa de San Telmo, con mate preparado y agua fría en una mesa de ma­dera cuya simpleza contrasta con la belleza aristocrática de un an­tiguo vitraux, una Ingrid Pelicori de disposición total a la escucha muestra en sus respuestas una forma muy suya de ser tan pro­funda como cotidiana.

Hija de los actores Ernesto Bian­co e Iris Alonso, sobrina política de María Rosa Gallo, Pelicori recibió premios como el Konex al Méri­to por su labor teatral o el Podestá por su Trayectoria honorable, tuvo un año intenso en lo profesional: protagonizando El conventillo de la paloma (Alberto Vaccarezza), El aire del rio (Carlos Gorostiza) y Es­pectros (Henrick Ibsen). Sea cual fuere la obra en la que actúe, Pe­licori dice que debe sentir que sus trabajos transmiten un valor.

¿Hay algún tipo de obra que te genere más certeza para ele­girla?
Siempre me interesan los textos clásicos, que apuntan a la condi­ción humana y se dirigen a algo que resuena muy profundo en el misterio del hombre. Y coyuntural­mente me interesan las cuestiones políticas, de testimonio, denuncia o apelación a una conciencia cívi­ca. El teatro puede ser un foro de ideas, no como propaganda o ba­jada de línea, sino desde ese lugar enigmático de la condición huma­na, donde las cosas nunca son de­masiado de una sola manera.

¿Cómo vivís estos tiempos de mayor expresión política?
Me parece muy bueno que toda la comunidad se exprese. Está pasando en nuestro país, en toda Latinoamérica y en el mundo. Es algo muy bueno de esta época, porque la ilu­sión del neoliberalismo, con su individualismo extremo y el no involucrarse, tocó su te­cho. ¡O su fondo! Y creo que el arte sirve para denunciar la molestia de lo antiguo. El tea­tro surge de un rito sagrado, tiene que ver con la espiritua­lidad, que es siempre revoluciona­ria, como lo amoroso.

¿El público también modifica al actor?
Hay cosas que inciden bastante. En muchas obras, sobre todo en las que tienen humor en el marco del dolor, hay gente que se atre­ve a reír y otra no. Hay también una calidad de silencio que uno sabe cuando está y cuando no, so­bre todo en el unipersonal, que es casi como salir a una doma, para capturar la atención. Y si no apa­rece rápido, uno puede agrandar la expresión o volverla más tími­da, pero lo más inteligente es se­guir haciendo el trabajo lo mejor que uno pueda.

¿Qué permanece intacto de lo que sabías sobre tu profesión al empezar y que cambió?
Vengo de una fa­milia de actores por lo que para mí la actuación era como un juego de los grandes. Era una atracción y una duda. De chica era muy tímida, vergonzosa y me gustaba mucho el estudio. Hice teatro en paralelo a mis estudios de Psicología. Cuan­do me recibí estaba en el elenco es­table del San Martín, viajé un año a Francia, un lugar perfecto para un psicólogo. Pero ahí me cayó fuerte la ficha del deseo del teatro.

¿Ejerciste alguna vez?
Nunca ejercí como psicóloga. Hoy siento que todo lo que estudié nu­trió muchísimo el testimonio de la experiencia humana que doy sobre el escenario. Y los años me hicieron sentir más placer, mayor plenitud y ser menos autocrítica.

¿La escena puede sanar?
Sin duda, para el que lo hace y el que lo ve. Por el ejercicio de lo co­lectivo. Es un acto vivo, que predis­pone a un momento de atender y comprender con amor lo que otro escribió, para ver en qué nos re­suena. Y Buenos Aires tiene una gran cantidad de teatros independientes, que llenan la cartelera, nos dan mucho pres­tigio en el mundo, pero no siem­pre los actores viven de ese traba­jo, que hacen desde el puro deseo de reunirse y expresarse. Es lo con­trario del narcisismo del que se ha­bla como propio del actor, porque esto requiere de escucha y entrega. Uno se pone al servicio de algo que lo trasciende. Y aunque casi siem­pre la política y la espiritualidad se dan por separado, el actor puede hacer que vayan juntas. Porque so­mos herederos de lo sagrado.

¿Existe una responsabilidad específica del actor?
Me parece que sí, una exigencia de compromiso y esa cuestión política y espiritual que es hacer lo mejor posible lo que nos toca hacer. Eso es apuntar a la excelencia.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario