Tiempo en Capital Federal

13° Max 8° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Norte 12km/h
  • Martes 3 de Agosto
    Parcialmente nuboso  14°
  • Miércoles 4 de Agosto
    Muy nuboso10°   14°
  • Jueves 5 de Agosto
    Parcialmente nuboso11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Infraestructura educativa: pocas vacantes, muchas goteras

La subejecución del presupuesto educativo disminuyó el número de obras y acentuó el deterioro.

Por paula-soler
Email This Page

Recortes de la inversión destinada a infraestruc­tura y equipamiento de escuelas públicas. Edifi­cios inseguros (el 79% de los esta­blecimientos educativos supera los 60 años). Menos recursos para el sur. Subejecución del presupues­to. Transferencia de recursos a la educación privada. Alimentos para los comedores de menor valor nu­tricional. Cooperadoras escolares y cajas chicas que no dan abasto. Recibos de sueldo que no llegan; maestros suplentes que no cobran. Éstas son algunas de las denuncias que padres, docentes, directivos escolares y legisladores presenta­ron ante la Legislatura porteña en las últimas semanas. Frente a estas denuncias, Diario Z intentó repe­tidamente comunicarse con el mi­nistro de Educación, Esteban Bull­rich, pero sus voceros se excusaron diciendo que estaba muy ocupa­do. La legisladora Victoria Morales Gorleri, presidenta de la Comisión de Educación, y otros diputados oficialistas, como Fernando de An­dreis, usaron el mismo argumento o no contestaron los llamados.

«La inversión asignada a infra­estructura escolar, desde 2008, bajó cerca de un 37%. Hay un cla­ro debilitamiento de lo público con medidas de corte privatizador y discriminación hacia los sectores más vulnerables de la población escolar», afirmó Francisco «Tito» Nenna, legislador de Encuentro por Buenos Aires y autor del infor­me «Balance de la política educa­tiva del gobierno de Mauricio Ma­cri. Dos años de gestión. Nada para celebrar». Allí, documenta el estado de la educación en base a informes trimestrales que envía el Ejecutivo a la Legislatura. El Plan Integral de Escuelas, por ejemplo, debe subsanar problemas edilicios y comprende en cada etapa unos 20 establecimientos. En 2007, con la declaración de la Ley de Emer­gencia Edilicia, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, obtuvo superpo­deres que lo autorizaron a asignar partidas sin licitación. Sin embar­go, dice Nenna, «hace no más de cinco años había unas 150 a 200 obras de distinta envergadura. Ala fecha son entre 40 y 50. El pro­yecto, la obra y el mantenimien­to se licitan al mismo tiempo. Esto genera un mayor costo de obra e impide un adecuado control pos­terior de vicios ocultos, ya que la misma contratista que construye tiene a su cargo el mantenimiento. Claramente, responde a un proce­so privatizador», concluye.

De la teoría a los hechos, en las últimas tres semanas se acumula­ron las denuncias ante la Legislatu­ra. Jardín N° 1 del D. E. 19º tiene gas pero no tiene calefacción. En la escuela 14 de La Boca hay filtra­ciones en los techos, goteras sobre los pupitres y los baños están sa­turados, por lo que los directivos cerraron el establecimiento duran­te cinco días. El gobierno porte­ño se comprometió a solucionar el problema en los próximos 45 días, pero el primer reclamo fue el 28 de octubre de 2008.

En 2008 se pintaron 49 escue­las por unos 29 millones de pesos. La mayoría costó menos de 600 mil pesos porque la Ley de Emer­gencia Edilicia facultó la contra­tación directa sin licitación hasta ese costo. No obstante, muchos docentes y directivos se lamentan. Por ejemplo, en el Jardín N° 5 del D. E. 21º las paredes fueron pin­tadas pero «no se arregló la hu­medad, por lo que ahora están descascaradas». Los docentes pre­fieren reservar su nombre porque una circular del gobierno macrista les impide hablar con los medios, primero deben consultar al Minis­terio de Educación.

Mariano Narodowski, el ante­rior ministro de Educación porte­ño, solía repetir que el presupuesto de Educación era el que más había aumentado. En ese balance no en­traba la subejecución. Porque en 2008, con $251,6 millones asigna­dos a infraestructura escolar, sólo fue ejecutado el 57,7%. Y en 2009, cuando el presupuesto asignado disminuyó a $199 millones, se eje­cutó el 72,1%. En 2010 se asigna­ron $159 millones.

Para el legislador Diego Kravetz (PJ), de la Comisión de Educación porteña, «la torta presupuestaria dedicada a Educación es la misma de años anteriores, un poco más del 20%. Hay subejecución del presupuesto desde la gestión de Daniel Filmus (2000-2003) a la fe­cha». Claudio Pressman, legislador por la UCR y miembro de la Comi­sión de Educación, opina que «hay una desidia muy grande. No hay falta de recursos, hay subejecución y dinero para contratar consulto­ras. Es un problema de gestión y de que su visión del Estado es desde lo privado, no de lo público».

Sobrepoblación y goteras
«Llamáme en un ratito, estoy con un chico esperando a que lo retire su mamá», le dijo a esta cro­nista Cristina Jurnet, directora de la primaria Nº 10 D. E. 21º, de Villa Lugano. Eran cerca de las 19. «So­mos responsables por los chicos, los funcionarios deberían entender lo mismo. Las escuelas generan el derecho legítimo de la promoción social, pero la sobrepoblación de las aulas y el estado y equipamien­to de algunas escuelas hacen ver el derecho a la educación como una ensoñación», cuenta Jurnet.

La escuela N° 10 de Villa Lu­gano tiene unos 1.100 alumnos. Es un buen ejemplo de la falta de planificación. Un cartel de obra in­dica que instalarán membranas en los techos, por unos 178 mil pe­sos. Pero el problema de la escuela no son las goteras sino el comedor. «Los chicos comen sin luz porque las paredes están electrificadas de­bido a una pérdida», afirmó Jurnet. El colegio tiene unas 10 computa­doras pero la sala de computación está cerrada porque una pared co­rre peligro de derrumbe.
Otro ejemplo es el secundario Nº 4 D. E. 9º «Nicolás Avellaneda» de Palermo. Los padres organiza­ron el 14 de mayo un corte de calle frente al colegio. «Reclamamos por los 600 días de las obras paradas en Infraestructura, la pérdida de los montos asignados oportunamente para estas obras y el estado crítico de las instalaciones de este colegio centenario», dijo a Diario Z Carlos Maciel. El colegio tiene aulas cerra­das y en la sala de música entran seis alumnos debido a las obras sus­pendidas. «Tratamos de solucionar los problemas con la caja chica y la cooperadora; los subsidios para re­paración no alcanzan», se lamentó.
La Ordenanza N° 42.581, de 1987, obligaba a entregar un sub­sidio para mantenimiento a las co­operadoras que corresponde al 3% del valor de todas las edificaciones y se distribuye en función de la an­tigüedad del establecimiento. La úl­tima actualización de ese valor fue en 1989, luego «se hizo siempre a ojo», según la Asociación Defenda­mos la Escuela Pública. Según la pá­gina web de la Ciudad, los montos de los subsidios van desde los 4 mil a los 15 mil pesos.

Tristezas de la zona sur
Otras denuncias dan cuenta del abandono de la zona sur, donde fal­tan miles de vacantes. Los directi­vos calculan que hay cerca de 1.500 chicos sin vacantes sólo en los dis­tritos 19, 20 y 21, que correspon­den a Pompeya, Villa Lugano, Ciu­dad Oculta, Mataderos y Liniers.
En el distrito 6, en Boedo, hay un lactario con 73 niños en lista de espera; una sala de deambula­dores que dejó afuera a 100 chi­cos de 1 y 2 años y a 560 chicos de 2 y 3 años. Los supervisores del distrito dicen que faltan no menos de 6.500 vacantes.

Los legisladores denuncian que a pesar de la situación calamito­sa de la educación pública, el Go­bierno de la Ciudad aumentó en los últimos dos años los subsidios a la educación privada. En la página web del GCBA se publica la nómina de instituciones privadas -la mayo­ría escuelas confesionales- que re­ciben subsidios a abril de 2009. En 2007 se ejecutaron transferencias por 604 millones de pesos, mien­tras que en 2008, primer año de la gestión macrista, los subsidios au­mentaron a 802 millones. «En el presupuesto de 2010 se asignan 807 millones, que se verán incre­mentados automáticamente con los incrementos salariales de 15% que se otorgarían. De esa manera, la transferencia real a los privados alcanzaría los 928 millones», indicó Nenna. Entre las instituciones sub­sidiadas (con aranceles de agosto de 2009) figuran colegios como el San Columba, con un arancel de $ 648,52 para los alumnos de escue­la media, de $ 594,26 para primaria y de $ 541,19 para jardín.

El Sur es discriminado hasta en la esfera privada. El subsidio promedio por escuela en algunos distritos ricos es de $ 51.394,86 (Distrito 10, Belgrano, Núñez, Saavedra) y $ 51.024,21 (Distrito 9, Palermo, Belgrano). En los po­bres es de $ 45.250,78 (Distrito 21, Lugano) y de $ 46.558,47 (Ba­rracas, La Boca, San Telmo.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario