Tiempo en Capital Federal

14° Max 10° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 58%
Viento: Suroeste 25km/h
  • Jueves 18 de Agosto
    Cubierto  12°
  • Viernes 19 de Agosto
    Despejado  14°
  • Sábado 20 de Agosto
    Cubierto  15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 17/08/2022 19:58:59
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Informe Z: Primavera de amor

Se observan cambios importantes en la manera de establecer vínculos.

Por
Email This Page

Miles de habitantes de la ciudad de Buenos Aires llenan los es­tadios y teatros para escuchar las canciones románti­cas de Joaquín Sabina, Chayanne y Ricky Martin. Son personas que consideran que lo más importante en las relaciones de pareja es estar enamorado, se sienten satisfechas con su situación sentimental ac­tual, prefieren compartir el cuarto con su pareja y consideran que los hijos son importantes para conso­lidar una relación. El porteño me­dio, más allá de la metáfora de la «ciudad de la furia», sigue siendo romántico y, en líneas generales, sus expectativas en cuanto a su vida sentimental no han cambia­do mucho respecto de las que te­nían sus mayores.
Por la vereda de enfrente tran­sitan otros porteños. Cabizbajos, miran a su alrededor y sufren por no poder pasear del brazo con la pareja soñada. La mayoría ya ha cruzado la línea de los 40 y, si bien reconocen que lo mejor de la vida de pareja es estar enamorado, le huyen al compromiso y prefieren permanecer solteros y tener rela­ciones ocasionales. Ellos no consi­guen reunir el combo ideal: estar enamorados y a la vez formalizar una relación.
La inmensa mayoría de los ha­bitantes de la Ciudad, más allá de sus expectativas, considera que en los últimos años se die­ron grandes transformaciones en la manera de buscar pareja o re­laciones. Considera que el cambio se advierte fundamentalmente en la falta de compromiso en las re­laciones. Mientras tanto, a los jó­venes les parece que las grandes transformaciones se dieron en el terreno de la sexualidad. Dicen que ahora hay más libertad.
Estos datos corresponden a un estudio sobre 1.800 casos rea­lizado en la ciudad de Buenos Ai­res por la consultora Qualitative, que reveló que el 60 por ciento de los porteños está muy satis­fecho con su situación sentimen­tal actual, mientras que el 26,5 por ciento reconoce estar ape­nas «algo satisfecho». El 13,5 por ciento está insatisfecho con su si­tuación amorosa.
Los más felices con su estado sentimental tienen menos de 64 años, ahí empieza el descontento. En la franja de los adultos mayores el nivel de satisfacción cae al 49,3 por ciento, mientras que el 22,5 por ciento dice estar muy insatis­fecho con su situación actual.

Para enamorarse bien
Los varones del sur de la Ciu­dad son los que más valoran el es­tar enamorado. En términos glo­bales, el 46,1 por ciento de los hombres sostiene que el enamoramiento es lo más importante de estar en pareja o casado. Si se hace un desglose entre los habitantes de las tres zonas de la Capital, los del sur coinciden con aquella afirmación en un 48,2 por ciento. En el norte, se tiene en menor estima al enamoramiento: sólo un 39,5 por ciento lo consi­dera fundamental. En el centro, un 43,5 por ciento.Casi la mitad de los porteños, entonces, cree como Ricky Mar­tin que el amor les da «una razón para existir, para vivir y ser feliz».Se observa, sin embargo, una pequeña diferencia de considera­ción según los niveles de educa­ción. Los que alcanzaron forma­ción terciaria o universitaria le dan menos importancia al estar ena­morado. El 39,5 por ciento lo con­sidera fundamental, contra un 53,1 por ciento de los que alcan­zaron el nivel primario, de acuer­do con el estudio de Qualitative.Algo que llama la atención es que el concepto de «novio» pare­ce estar un poco pasado de moda. Es común que los jóvenes mencio­nen con ese término, en las con­versaciones cotidianas, a quienes en realidad son su pareja. Pero el estudio revela que apenas el 2,7 por ciento de los porteños consul­tados dice «estar de novio». Entre los jóvenes de 18 a 24 años, sólo el 8,4 por ciento dice tener novio. El 41,8 por ciento tie­ne pareja, con o sin convivencia, y el 11,1 por ciento ya se casó.La mayoría de esos jóvenes no tiene problema en quedarse a dormir en la casa de su novio o novia, situación que a menudo implica la presencia de los sue­gros. En el 70,8 por ciento de los casos, estos jóvenes refieren que los padres de su pareja hacen que se sientan cómodos en la casa.

Niños y cama doble
Los mayores de 45 años aún recuerdan la cortina de la co­media más popular de la televi­sión de los 60, La familia Falcón. Al comenzar el programa, Los 5 Latinos cantaban «Juntitos, jun­titos». Infaltable. Y era imposi­ble pensar en don Pedro y su es­posa, Elina, pasando la noche en cuartos separados, centrados ex­clusivamente en sí mismos y des­entendiéndose de los hijos ado­lescentes.
Pasaron los años y en el ima­ginario de los porteños esa situa­ción no cambió. Hay cuestiones que no pasaron de moda en el deseo, más allá de lo que pueda ocurrir en la realidad.
Si bien la última Encuesta Anual de Hogares reveló que el 49,9 por ciento de los porteños no tiene pareja conviviente, los habi­tantes de la ciudad de Buenos Ai­res, según el estudio de Qualitati­ve, siguen prefiriendo en un 84,7 por ciento compartir cuarto con su pareja. Que lo deseen no quie­re decir que todos estén en condi­ciones de concretarlo.
En líneas generales, a los por­teños también les parece que los hijos son importantes para con­solidar una relación de pareja. El 42,9 por ciento de los varones suscribe esta afirmación, mientras que en las mujeres la cifra baja al 32,6 por ciento.
A mayor nivel de educación, sin embargo, se consideran me­nos importantes los hijos para afianzar la pareja: un 32,9 por ciento de los que alcanzaron nivel terciario y universitario contra un 46,6 por ciento de los que termi­naron únicamente el primario.

Solas y solos
El perfil de los porteños que están solos varía mucho según la edad. La década de los 40 marca un cambio notable en la manera de relacionarse.
Hasta los 40 años, entre un 40 y un 50 por ciento de los porteños preferiría dejar de estar solo.
A partir de los cruciales 40, en cambio, prefieren seguir solte­ros o tener relaciones ocasionales. Las cifras son contundentes: entre un 55 y un 65 por ciento se pro­nuncian a favor de la soltería.
Un dato curioso: si bien la mayoría de los hogares porteños está conectado a internet, la for­ma preferida de buscar pareja si­gue siendo a través de encuentros presenciales. De los consultados por Qualitative, sólo un 13,7 por ciento manifiesta usar internet para relacionarse con nuevas o posibles parejas. Los más jóvenes eligen los boliches para buscar pa­reja y los mayores de 25 años, las reuniones de amigos.
Si se quiere describir el per­fil del porteño que puede usar in­ternet para buscar pareja, el estu­dio diría: es un hombre de 25 a 32 años, con título secundario, veci­no de la zona sur. Es el típico mu­chacho que podría acudir a una cita a ciegas. Pero la mayoría de los porteños, entiéndase bien, si­gue confiando en el flechazo y en el amor a primera vista.
Buenos Aires sigue siendo una ciudad romántica, donde el en­cuentro es cara a cara, no requie­re de computadoras, conexión a internet o facebook.

 

 

DZ/LR

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario