Tiempo en Capital Federal

29° Max 22° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 61%
Viento: Sureste 28km/h
  • Sábado 23 de Enero
    Despejado24°   31°
  • Domingo 24 de Enero
    Despejado25°   33°
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado27°   35°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Informe Z: el Planetario, Star Treck en el Parque 3 de Febrero

La incorporación de nuevas tecnologías en un Planetario renovado ofrece a los ojos de todos.

Por Cristina Civale
Email This Page

Se encuentra instalado desde hace más de medio siglo en el Parque 3 de Febrero, lindante con los bosques de Palermo, como una nave espacial que recién acaba de aterrizar en nuestro planeta. De día es una mole semicircular, con patas clavadas sobre la tierra; de noche, lucecitas salen de su casco como si la nave estuviese a punto de despegar y regresar a su planeta originario.

El Planetario de la Ciudad de Buenos Aires fue inaugurado por el intendente Eugenio Schettini el 20 de diciembre de 1966 y el 13 de junio de 1967 tuvo lugar el primer espectáculo. Los pibes del Comercial Nº 1 de Banfield y las del Colegio de la Santa Unión de los Sagrados Corazones fueron sus primeros espectadores.

Porque ése es el objetivo de un planetario, de cualquier planetario del mundo, ser un polo educativo que hace llegar a la comunidad los conocimientos fascinantes de la astronomía y de la astrofísica a través de espectáculos de divulgación y de una serie de actividades diversas con fines educativos.

En la primera función, esa que hace historia, el director del Planetario por entonces, el profesor de geografía y matemática Antonio Cornejo, les contó a los chicos cómo estaría el cielo sobre Buenos Aires, la Antártida Argentina y el Polo Sur durante esa noche y les enseñó la forma de orientarse a través de la Cruz del Sur. Imaginamos las bocas abiertas por la maravillosa sorpresa de poder ver el cielo tan cercano y tan nítido, tan aparentemente al alcance de la mano. Quien alguna vez haya concurrido en esas visitas escolares recordará la sensación única que podría atribuir a la inocencia de la infancia. Sin embargo, el asombro y el encanto persisten en la vida adulta. Una visita al Planetario en pleno siglo XXI genera una maravillosa perplejidad similar a la de la infancia.
La construcción del Planetario, que lleva el nombre Galileo Galilei, en homenaje al físico italiano que en el siglo XVIIII confirmó la teoría copernicana de que la Tierra gira alrededor del Sol, comenzó, bajo la dirección del arquitecto argentino Enrique Jan, en 1962. El edificio consta de cinco pisos, seis escaleras (una helicoidal) y una sala circular de veinte metros de diámetro con 360 butacas reclinables.

Jan explicó la inspiración de su obra: «El Planetario es un ‘ideograma’ arquitectónico. El visitante que llega se aproxima al edifiel 15cio por una calzada construida con triángulos, que hace las veces de puente entre el afuera y el adentro. El triángulo es la primera figura geométrica capaz de encerrar un contenido en dos dimensiones; dos líneas no bastan para contener sólo delimitan, una tercera línea define la frontera entre adentro y afuera. Así se presenta este concepto al visitante, en el plano de las dos dimensiones de la calzada. Al cruzar el puente el triángulo, como elemento constructivo, salta del plano al espacio tridimensional formando dos tetraedros invertidos: uno apoya su base en la tierra y eleva su cúspide al cielo y el otro baja del cielo hacia la tierra, interpenetrando al anterior».

Efectivamente, la llegada a la nave ya es un viaje en sí mismo, la sola entrada al espacio nos lleva literalmente a otra dimensión y eso es obra y logro de los sueños y atrevimientos de quien lo diseñó que concluyó su explicación sobre este ideario hecho concreto diciendo: «La dialéctica de oposición complementaria se rompe cuando ‘uno’ y ‘uno’ no son dos sino tres, ahí comienza la creación. De la relación dinámica entre dos surge el tres, dos líneas paralelas no se intersectan, y la repetición de este mecanismo no construye, separa. En cambio, cuando dos líneas se intersectan, la repetición del proceso crea el triángulo y ya comienza a surgir la evolución en la estructura que se perfila». Esta suerte de desequilibrio narrado por el arquitecto se siente en el ingreso al edificio, allí se intuyen estas intersecciones donde las sumas parecen no cuadrar y desde que se pone un pie en la explanada empieza la transportación.

La cúpula semiesférica de 20 metros de diámetro está recubierta interiormente con chapas de aluminio, que sirven como pantalla. En el centro está ubicado su corazón: el auténtico planetario. Lo que se llama «el instrumento planetario» es un aparato de 5 metros de altura y 2,5 toneladas de peso, que tiene unos cien proyectores. Consta de un armazón cilíndrico con proyectores independientes para la Luna, el Sol y los planetas visibles a simple vista -Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno-, y dos esferas en los extremos que proyectan 8.900 estrellas. El aparato es una versión más moderna del creado en los años 30 en Alemania donde se instaló el primer planetario contemporáneo. A esto se suma un sistema de proyectores y equipos láser dirigidos a esa cúpula que brindan diversos espectáculos sobre la conformación del universo, con la exhibición de 8.900 estrellas fijas, constelaciones y nebulosas.

A este equipamiento se añadió un planetario óptico, el modelo Megastar II A, que muestra un millón de estrellas más que los planetarios convencionales.

La directora, la profesora Lucía Cristina Sendón de Valery, afirma que «es una verdadera revolución en proyecciones del cielo». También muestra más de 140 cúmulos, nebulosas y la Vía Láctea puede apreciarse con un realismo nunca antes logrado.
El Planetario de Buenos Aires es el primero en el mundo en adoptar lámparas LED para proyectar en grandes cúpulas. A esto se suma el nuevo concepto de video inmersivo que permite que los espectáculos puedan apreciarse en imágenes de alta resolución.

 

Inicio de las funciones
Martes a viernes, a las 13, 16 y 17.
Sábados y domingos, a las 14, 15, 16, 17, 18 y 19.
Horarios de Boletería
Martes a domingos, desde las 10.30 hasta agotar las localidades de todas las funciones del día.
La capacidad de la sala de espectáculos es de 250 butacas.
Entradas
$ 20. Jubilados, pensionados y discapacitados deben retirar su entrada gratuita en boletería.
www.planetario.gov.ar

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario