Tiempo en Capital Federal

27° Max 22° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sureste 37km/h
  • Miércoles 25 de Noviembre
    Nubes dispersas22°   29°
  • Jueves 26 de Noviembre
    Despejado21°   27°
  • Viernes 27 de Noviembre
    Nubes dispersas18°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Informe Z: Comunas, promesas que duermen a la espera de otros vientos

El proceso de descentralización porteño está empantanado.

Por
Email This Page
5428212-bache.jpg

Ni mayor asignación de recursos para la zona sur, ni transferencia de competencias, ni discusión de presupuesto. Ése es el resumen de la parálisis en que se encuentra el proceso de descentralización de la ciudad. Aquellos puntos son algunos de los objetivos centrales que llevaron a la creación de las comunas porteñas. Y por ahora sólo son señales lejanas en un horizonte borroso.
El 10 de diciembre se cumple un año de la asunción de sus autoridades de las 15 comunas porteñas. Las comunas fueron creadas para facilitar la desconcentración de funciones del Gobierno de la Ciudad e impulsar la participación de los vecinos, para mejorar la eficiencia y la calidad de las prestaciones y para implementar medidas de equidad, redistribución y compensación de diferencias estructurales a favor de las zonas más desfavorecidas. Auspiciosas declaraciones de principios.
El gobierno de cada comuna está formado por una Junta integrada por siete miembros elegidos por los vecinos. Cada comuna cuenta con un Consejo Consultivo, integrado por entidades no gubernamentales y partidos políticos, además de los vecinos que pueden participar a título individual.
En los papeles, las comunas deberían encargarse de planificar, ejecutar y controlar los trabajos de mantenimiento de calles y espacios verdes. Pero el Ejecutivo no lleva a cabo la transferencia de los rubros que son, por ley, competencias exclusivas comunales. Hasta ahora sólo se transfirieron los guardianes y el padrinazgo de plazas, las cuadrillas de mantenimiento y la potestad para el armado del plan de poda. Siguiendo el cronograma de transferencias presentado por los ministros Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, no se cumplió con el plazo fijado para la transferencia de la ejecución del plan maestro de arbolado, del relevamiento, asignación y control de poda, luminarias y bacheo, ni de la fiscalización de aperturas y cierres de vías peatonales.
Mientras tanto, las Unidades de Atención Ciudadana (UAC), creadas por el gobierno porteño en agosto de 2011 para sustituir a los Centros de Gestión y Participación, realizan las funciones que les corresponderían a las comunas.
Otro tema central es el presupuestario. A las comunas les compete elaborar -con participación de vecinos y entidades no gubernamentales- su programa de acción y anteproyecto de presupuesto anual. La ley exige que el Ejecutivo envíe a la Legislatura los anteproyectos de presupuesto -separados por comuna- junto con el proyecto de Ley de Presupuesto anual. Pero en la práctica, cada comuna eleva un anteproyecto a la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, y ésta lo reelabora antes de pasar a formar parte del proyecto de Ley de Presupuesto general. El legislador por Proyecto Sur Rafael Gentili, integrante de las comisiones de Presupuesto y de Descentralización, sostiene que «el presupuesto 2013 elevado a la Legislatura no surgió de los anteproyectos elevados por las Juntas ni fue elaborado con la participación de los vecinos».
Hasta allí, la situación parece resumirse a un «puenteo» de los mecanismos de participación. Pero la cuestión va más allá: las autoridades comunales se quejan de falta de personal para confeccionar ellas mismas su presupuesto.
Julieta Costa Díaz, integrante de la Junta Comunal 13 por Proyecto Sur, cuenta la experiencia de participar en la elaboración del presupuesto. «Las comunas carecen de personal técnico para hacerlo. Sin embargo, convocamos al Consejo Consultivo para que estableciera las prioridades que debería contemplar el presupuesto e hicimos como pudimos, teniendo en cuenta los valores del mercado para cada rubro. Todos los integrantes de la Junta, incluidos los que pertenecen al PRO, firmamos una nota reclamando la jurisdicción de la comuna en materia de presupuesto. Pero para eso es indispensable que la comuna disponga de personal técnico para elaborar el anteproyecto presupuestario.»
En tanto, la Junta Comunal 2 presentó a la Secretaría un presupuesto por cerca de 20 millones. «Allí lo recortaron en unos cinco millones», denuncia Luciano Umérez, comunero por Proyecto Sur. Quedó en 15.714.595 pesos.
Maximiliano Nenna, integrante de la Junta Comunal 4 por el Frente para la Victoria, anticipa que con sus compañeros de Junta se presentarán en las comisiones de Presupuesto de la Legislatura para discutir los números de su comuna.

EL SUR POCO EXISTE
Uno de los objetivos de la descentralización es aportar mayores recursos a las comunas del sur (la 4 y la 8), para compensar sus diferencias estructurales con el norte de la ciudad. Pero el presupuesto 2013 en lugar de compensar las diferencias las acentúa, y otorga más dinero a Palermo (Comuna 14) y Belgrano, Núñez y Colegiales (Comuna 13) que a la Comuna 4.
«El presupuesto 2013 no sólo no prioriza inversiones para la zona sur, sino que incrementa entre el 8 y el 10,3 por ciento los gastos de personal de las comunas 7 (Flores), 13 y 14, contra un incremento de entre el 4,3 y el 5,7 por ciento para las comunas 3 (San Cristóbal-Balvanera), 4 (La Boca-Barracas-Parque Patricios-Nueva Pompeya) y 15 (Villa Crespo-La Paternal-Chacarita-Agronomía-Villa Ortúzar), respecto del presupuesto 2012», detalla el legislador Rafael Gentili.
En cambio, aunque solamente en el rubro «gastos de personal», la Comuna 8 fue nivelada hacia arriba, con un 8,6 por ciento de incremento.
El martes 30, el secretario de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, Eduardo Macchiavelli, tendrá que presentarse ante la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Legislatura. No será un simple paseo informativo para el secretario. En tanto, las comunas aparecen desdibujadas, como si se tratase de meras extensiones barriales de esa secretaría.

Nada por aquí, nada por allá
La administración de fondos y contrataciones de las comunas está hoy en manos de la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana. «Esta situación desvirtúa el proceso de descentralización que dispone la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires», denuncia el legislador por Proyecto Sur Rafael Gentili, integrante de la comisión de Descentralización y Participación Ciudadana de la Legislatura.
Gentili subraya que, en el área comunas, la ejecución presupuestaria del primer semestre de 2012 se acercó apenas al 30 por ciento. Y sólo se ejecutó la partida para el personal dependiente del presidente de la Junta (hay que recordar que todas las Juntas están presididas por comuneros electos del PRO) y los servicios públicos.
Además, cada comuna dispone de seis cajas chicas anuales de 25 mil pesos. Esa caja chica la maneja el presidente de cada Junta. «El resto de los juntistas no puede ejecutar los fondos de la caja chica ni exigirle al presidente que lo haga, ni tienen personal a cargo para la ejecución de un plan de gobierno. Las comunas aún no tienen asignado patrimonio propio ni para las sedes, ni para mobiliario, ni siquiera para computadoras», señala Gentili.
El juego de desconocer las competencias exclusivas de las comunas se acentúa en las licitaciones llevadas a cabo por la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana. «El 95 por ciento de las obras licitadas por la secretaría a través de licitación privada corresponden a las competencias exclusivas de las comunas. El secretario Macchiavelli ejecuta dinero que deberían gestionar las comunas», dice Julieta Costa Díaz, integrante de la Junta de la Comuna 13, que difundió un informe sobre las licitaciones de esa secretaría.
En ese informe, Costa Díaz señala que «de un total de 32 procesos licitatorios, la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana hizo el 35 por ciento por el mecanismo de licitación privada» y que «cuatro empresas se repartieron un total de 8.742.320 pesos».
«El mecanismo de licitación privada es legal, pero no es transparente. Por resolución 169 de la secretaría de Eduardo Macchiavelli se creó la Comisión Evaluadora de Ofertas y designó a sus integrantes, pero dicha resolución jamás fue publicada en el Boletín Oficial, ni siquiera en el portal de normativa del Gobierno de la Ciudad», opina Costa Díaz.
Este proceso comenzó en la Ciudad en septiembre de 2011, cuando Mauricio Macri, por decreto 481 duplicó el monto máximo para llevar adelante licitaciones para obras públicas menores fijándolo en un millón de pesos. A su llegada al gobierno en 2008 ya lo había elevado a quinientos mil pesos.

 

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario