Tiempo en Capital Federal

15° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 92%
Viento: Suroeste 13km/h
  • Lunes 26 de Julio
    Despejado  14°
  • Martes 27 de Julio
    Despejado  10°
  • Miércoles 28 de Julio
    Parcialmente nuboso con lluvias  9°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Informe Z: Buenos Aires set

Por su diversidad arquitectónica y cultural, es el cuarto destino mundial de filmaciones.

Por Pablo Russo
Email This Page

Existen controversias sobre quién fue el pionero en filmar en la ciudad. Algunos señalan a Eugenio Py, fotógrafo y cineasta francés residente en Buenos Aires, quien en 1897 registró con una cámara Gaumont el flamear de la bandera en Plaza de Mayo.
La bandera argentina es considerada hoy la primera obra del cine nacional. Otros sostienen que fue Federico Figner, un alemán que vivía en Brasil, que en noviembre de
1896 filmó tres rollos de películas: Vistas de Palermo, La Avenida de Mayo y La Plaza de Mayo. En cualquier caso el asunto es que desde la génesis del invento cinematográfico, la Reina del Plata sedujo a las cámaras. Más de un siglo después,
la ciudad se ha transformado en escenario habitual para filmaciones nacionales o extranjeras, sean estas películas, series de tevé o publicidades.
Enrique Avogadro, director general de Industrias Creativas de la Ciudad, dice que «existen muchos factores que hacen que la ciudad sea un lugar privilegiado para filmar.
Una de las razones principales es que tiene recursos humanos y técnicos de la más alta calidad.
Por otra parte, se destacan la diversidad arquitectónica y cultural que hacen que se pueda parecer a muchas ciudades del mundo a la vez, como Madrid, Nueva York e incluso Bombay. Por otro lado, la creatividad publicitaria está posicionada entre las tres mejores del mundo por la cantidad de premios y distinciones obtenidas en festivales internacionales, mientras que el cine argentino es multipremiado y reconocido».
Según un informe de 2010 de la revista especializada Variety, de Estados Unidos, Buenos Aires es la cuarta ciudad destino de filmaciones, después de Praga, París y Nueva York.
El Baset (Buenos Aires Set de Filmación) es el organismo que centraliza los trámites para poder filmar en el espacio público. Creado en mayo de 2002, depende del Ministerio de Desarrollo Económico.
El uso del espacio público tiene un costo reglamentado por una ley tarifaria de la que quedan exceptuados los proyectos académicos, cortometrajes y documentales.
La duración del permiso puede ser desde un día hasta un año y, en ocasiones, además de la habilitación para filmar en la vía pública son necesarios algunos permisos especiales para cortar la calle, reducir la calzada, usar espacios verdes o edificios públicos, apagar o encender luminarias de alumbrado público, o remover carteles.
Desde mediados de 2010, los trámites pueden hacerse online. beneficios secundarios Según los datos del Baset, por cada 100 pesos que se invierten en una producción audiovisual, 41 corresponden a servicios por fuera de la industria, como hotelería, gastronomía o fletes. Desde 2008 hay números sostenidos: la industria audiovisual facturó más de cuatro mil millones de pesos por año, lo que 15les implica una recaudación a las arcas públicas de 28,5 millones de pesos en ingresos brutos en cada período. En 2011 entraron 593 pro­yectos, de los cuales el 30 por cien­to fueron producciones internacio­nales. Los datos se mantienen para los comienzos de 2012: en enero se filmaron 45 producciones naciona­les e internacionales, la mayoría de ellas, publicidades.
Esto no solamente implica re­caudación impositiva, sino también trabajo para el sector: en 2010, la industria audiovisual ocupó más de 29 mil empleados directos y más de 16 mil indirectos. Durante el perío­do 2005-2010 se re­gistró un aumento del 25 por ciento de ocu­pación.

Escenarios frecuentes
Los barrios más so­licitados para filmar son San Nicolás (mi­crocentro), Retiro y San Telmo. ¿Las razo­nes? «En estos barrios se encuentran calles, fachadas y esquinas que pueden representar distintas ciudades y paí­ses del mundo, además de distintas épocas», explica Avogadro.
Dentro del microcentro, el ran­king lo encabeza Diagonal Norte: la avenida Roque Sáenz Peña en­tre Suipacha y San Martín registró 35 permisos de filmación durante 2011. Le sigue la avenida Corrien­tes, que entre Maipú y Leandro N. Alem fue solicitada 23 veces el año pasado. Dentro de las pla­zas, la San Martín, en Retiro, es la más elegida, aunque también se tramitaron varios permisos para la plaza Leloir, en Recoleta. En Reti­ro, el pasaje Tres Sargentos (en­tre Leandro N. Alem y San Martín) fue utilizado 21 veces como set en 2011. En Monserrat, el más bus­cado fue el pasaje 5 de Julio, y en San Telmo, los pasajes San Loren­zo y Giuffra. Barracas y su antigua estación de trenes en la calle Dar­quier también fueron requeridas para varias filmaciones.
Según el Baset, en 2011 se ba­tió el récord de 600 rodajes: 38 largometrajes, 58 programas de TV y 376 avisos publicitarios. Los requerimientos llegan de todo el mundo: algunas de las publicida­des fueron Nikon Coolpix, de Ale­mania; Peugeot 308, de Francia; Bacardi, de Inglaterra; Morhp Dis­co, de Japón; Burn, de Australia; Sol, de Finlandia; Megafon, de Rusia; Tylenol, de Canadá; Oran­ge, de España, y Dorina, de Perú. Entre las producciones para televi­sión: A vida da Gente y Fear Factor Brasil (Brasil) y Q´viva y The Ama­zing Race (Estados Unidos). La ho­landesa Body Lenguaje junto con la chilena Violeta y El amigo ale­mán, de esa procedencia, son al­gunos de los films. El panorama es tan alentador que el Ministerio de Desarrollo Económico celebró el 17 de marzo, en el centro cultu­ral El Dorrego -Zapiola y Concep­ción Arenal- la «Noche audiovi­sual». Festejaba la reglamentación de la Ley de Promoción de la In­dustria Audiovisual y la creación del Distrito Audiovisual. Los obje­tivos de la ley son seguir ubicando internacionalmente a Buenos Ai­res como polo de creación y pro­ducción audiovisual y crear el dis­trito audiovisual en un radio que abarca 550 manzanas de los ba­rrios de Chacarita, Villa Ortúzar, La Paternal, parte de Palermo y Colegiales. Allí ya está ubicado el 25 por ciento de las cuatrocientas empresas audiovisuales que fun­cionan en la ciudad. Las pyme de producción audiovisual no pagan Ingresos Brutos. Y si están radica­das en el Distrito tienen 15 años de desgravaciones de ABL y se­llos y un compromiso de créditos blandos del Banco Ciudad que se sumarían a los ya otorgados por el Incaa (Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales).

Avatares de las locaciones porteñas
Organizar una filmación en el espacio público no es tarea sencilla: hay que cortar calles en las que no pueden circular vehículos ni gente, ordenar estacionamientos de camiones, pagarles el lucro cesante a los negocios de la zona en los cuales no entran clientes durante la filmación, etcétera. A todo esto se suman las diversas actividades que suelen realizarse en los lugares elegidos. El jefe de producción Gianni Tosello recuerda un comercial de pinturas para Noruega, en el que trabajó durante cinco días en la plaza San Martín. Había que empezar filmando el amanecer desde la terraza de un hotel vecino al Círculo Militar. A las seis de la mañana comenzó a aparecer en el cuadro de la imagen un enorme globo de corazón rojo de una marca de analgésicos que realizaba una promoción en la misma plaza, con permiso de la oficina de Espacios y Paseos. Hubo que negociar los tiempos y espacios para que no apareciera en los planos generales de la publicidad de pinturas. Al otro día, tuvieron que lidiar con un acto homenaje de las comunidades islámicas que le realizaban una ofrenda al general San Martín en su monumento, y al tercer día con una manifestación de Quebracho que efectuaba un escrache a José Alfredo Martínez de Hoz en el edificio Kavanagh, y con los camiones hidrantes que se estacionaron cerca de la protesta. «Los noruegos no entendían nada, pero filmar en Buenos Aires siempre tiene sus imprevistos, aunque al final todo se termina solucionando para bien, porque ése es nuestro trabajo», dice el productor.

Ser extra
Los extras son aquellas personas que aparecen en imagen o a través de risas y/o aplausos, para resaltar momentos de una realización. El Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público y Afines de la República Argentina (Sutep) cuenta con una Bolsa de Trabajo para Extras de televisión, cine y publicidad. La base de datos llega a las 6.500 personas (hombres, mujeres, chicos, mayores) a disposición de las productoras locales y extranjeras. Daniel León, administrador de la bolsa de trabajo, señala que ésta existe desde fines de los años sesenta, pero que se ha desarrollado notablemente en la última década. En un primer momento, este incremento estuvo relacionado con la crisis económica de 2001 y 2002, y luego también fue impulsado por la mayor demanda de parte de las productoras. Hoy en día, el sindicato paga bolos semanales rotativamente a unas 500 personas, que cobran entre 150 y 450 pesos la jornada simple, de acuerdo con el convenio y al tipo de bolo (común, especial, en televisión, cine o publicidad).
Quien se ocupa de llamar a los extras para cada trabajo puntual es el «planillero», que además de ser extra, cumple la doble función de ser delegado del sindicato en la filmación y proveer a la productora de su demanda. Hace el casting, lleva a la gente, liquida los bolos y está en la filmación como supervisor.
Pablo, que trabaja de planillero, dice que durante la crisis de 2001 «la bolsa de trabajo del Sutep ayudó a muchas familias a llegar a fin de mes. Fue precisamente durante los últimos años que el trabajo de extra se convirtió en una actividad regular (extras profesionales) en la que trabajan unas mil personas que viven en la ciudad o en el primer cordón del conurbano». Las historias se repiten en sus orígenes: todo empieza como un puchereo para jóvenes, desocupados o jubilados. Son las producciones nacionales las que más ocupan a los extras.
Por ejemplo: El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella (Oscar mejor película extranjera 2010) necesitó unos mil extras, y en la recordada escena del estadio de Huracán, utilizó a unas 300 personas en la tribuna. Además de tiempo, para ser extra hay que tener paciencia, ya que muchas veces tienen que esperar durante horas la preparación de escenas que duran segundos.

Más info
Información sobre cómo filmar en Buenos Aires en Baset online: http://audiovisual.mdebuenosaires.gob.ar/system/objetos.php?id_prod=648.
La Bolsa de Trabajo para Extras funciona en avenida Triunvirato 3177, lunes a viernes, de 10 a 19. Teléfonos: 4554-5445, 4553-5435.

 

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario