Tiempo en Capital Federal

21° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 84%
Viento: Este 20km/h
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Lunes 26 de Octubre
    Muy nuboso15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Informe: el 47% de los chicos que viven en la Ciudad son pobres

El estudio fue hecho por dos investigadoras del programa Ni un Pibe Menos de la CTA.

Por Diego Sasturain
Email This Page
chicos

Las sensaciones pueden ser subjetivas, depender del humor o de un episodio puntual. Los datos apoyan estas presunciones, las refutan o muestran otras realidades. Basándose en los datos de dominio público de la Secretaría de Estadísticas y Censos del Gobierno de la Ciudad y algunos de organismos nacionales, las investigadoras Natalia Cillis, Clarisa Gambera y Gilda Manco del programa Ni un Pibe Menos, de la CTA, elaboraron un informe sobre las condiciones socioeconómicas de niños y adolescentes.

Partiendo de las definiciones utilizadas por el Gobierno local para sus estadísticas, se desprende que un 3,4 por ciento de las parejas con dos hijos no alcanza a reunir los 2.588 pesos que se necesitaban a fines de 2012 para comprar la canasta mínima alimentaria. Otro 23,3 por ciento, mientras tanto, no llegaba a los 5.662 pesos necesarios para una canasta básica ampliada, que incluye gastos de telefonía, vestimenta, productos de limpieza, útiles escolares, transporte y otros ítems de primera necesidad. Esta última se tomó como el límite de la pobreza, y las investigadoras la consideran el mínimo indispensable para tener una “vida digna”. En números totales, el 4,9 por ciento de la población, o 150.03 personas, no cubren sus gastos alimentarios o es indigente, y el 28,7 por ciento, 880.000 personas, está por debajo de la línea de la pobreza.

Estos datos se aplican a hogares, pero cuando se hace la proyección real a la cantidad de población, resulta que el 10 por ciento de los chicos que viven en la Ciudad son indigentes y el 47 por ciento, pobres, concentrados en el 27,7 por ciento de los hogares. La mayor tasa de natalidad de los sectores de bajos ingresos explica la asimetría.

Los chicos están desprotegidos porque tampoco la escuela es capaz de retenerlos: tres de cada cuatro alumnos de bajos recursos dejan el secundario. Pero, además, el 13,7 por ciento de los adolescentes de entre 15 y 18 años no estudia ni trabaja. En la franja superior, entre 19 y 24, ese porcentaje desciende al 6 por ciento, pero si se toma en cuenta a los chicos de menores recursos, la cuenta llega al 20 por ciento. Estadísticamente, la deserción escolar empeoró en la última década. Para los padres de estos chicos, la situación es también complicada: según el estudio, se necesitan 6.000 vacantes de nivel inicial –entre 45 días y 5 años– y el 85 por ciento de los chicos no tiene lugar en los jardines.

Otros indicadores no mejoran el panorama. Ya sea proporcionalmente o en números totales, menos personas tienen acceso a los servicios básicos, sobre todo por el aumento de la cantidad de hogares en las villas. En 2001 eran 1.100 hogares los que no tenían agua corriente, hoy son 4.651.

En cuanto a la distribución del ingreso, el 10 por ciento más pobre recibe el 1,8 por ciento del ingreso, en tanto el 10 por ciento más rico se lleva el 26,9. En muchos casos, el salario, cuando se tiene trabajo, no alcanza. A fines de 2012 el 40 por ciento de las personas ocupadas ganaba entre 3.200 y 4.000 pesos. El acceso a la salud también es para los más postergados. El 72 por ciento no cuenta con obra social ni ninguna cobertura y depende la salud pública.

Después de los números, como una de las conclusiones parciales, el informe señala que “la Ciudad que supo ser pionera en cuanto a sanción de normativas de protección y promoción de derechos de niños, niñas y adolescentes está sufriendo un grave retroceso en la efectivización de los mismos”.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario