Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 65%
Viento: Sureste 38km/h
  • Miércoles 21 de Octubre
    Muy nuboso con lluvias14°   16°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto15°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Hugo Álvarez: Memorias (y obra) de un actor exiliado

Dirige y protagoniza El pelícano con su grupo Máscarazul y también presenta sus Memorias de un actor exiliado.

Por Redacción Z
Email This Page
DSC_3761
El pelicano
Anterior Siguiente

Hizo teatro, televisión y publicidad, tuvo una disquería y también se las rebuscó como vendedor de libros. Nació en San Luis en 1934 y vino a Buenos Aires a los 19 años para ser actor; más en concreto, clown. Formado en el Teatro Fray Mocho, su trayectoria es una leyenda. Sobre todo por su presencia en el Cine de la Resistencia, un grupo artístico-político clandestino de los 60 y 70. Su protagonismo en películas como Operación Masacre (1973, Jorge Cedrón) y Los traidores (1973, Raymundo Gleyzer) le valieron un exilio en Suecia de más de dos décadas.

Allá fundó el Teatro Popular Latinoamericano, que funcionó entre 1979 y 1989, y el Teatro Máscarazul en 1991, que aún sigue vigente. Con este grupo volvió al país, en 1997, y llevó adelante una docena de obras. En este momento dirige y protagoniza El pelícano, de August Strindberg. Además, acaba de publicar Memorias de un actor en el exilio (Prosa Amerian Editores), un libro que recoge el detallado desfile de su carrera en primera persona.

“En Suecia hay una gran tradición de realizar memorias, transmitir el legado familiar, y mi hijo me preguntó por qué no escribía mi vida”, le cuenta a Diario Z. Así que empezó a redactar para él, pero el proyecto fue creciendo. “Alguien tenía que tratar este tema. Es una etapa importante del cine argentino. Suponía un compromiso”, afirma al recordar a Cedrón y Gleyzer, pero también a Julio Troxler y Rodolfo Walsh.

En estas memorias cuenta los rodajes clandestinos del cine revolucionario, llenos de contratiempos y llevados a cabo durante “noches heladas”, detalla. Dice que durante una toma de Operación Masacre, irrumpieron en la casa unos policías. “Al ver cables y lámparas, uno nos preguntó si estábamos  filmando y justo en ese momento apareció Carlos Carella, que era un actor más conocido, y con gran convencimiento les dijo que estábamos haciendo una publicidad. Le creyeron y se fueron. Luego de eso, respiramos.”

Recuerda su “huida desesperada”, como califica al exilio, a partir de 1974 primero en Perú y después en Suecia. También habla de “trabas” que aún siguen sin resolverse. ¿Dónde está la película Los Velázquez?, pregunta. La cinta y su director, Pablo Szir, siguen desaparecidos. “Nunca pudimos ver el trabajo finalizado”, se lamenta Álvarez.

La militancia y el deseo de hacer la revolución, dice, “se van desgastando”. Lo que ahora pretende con su arte es que la vida sea más tolerable. Sin embargo, sigue convencido de que la máxima del teatro sigue siendo que “el hombre deje de comerse al hombre”.

 

El pelícano. Grupo Máscarazul. Los sábados en Teatro Corrientes Azul, Av. Corrientes 5965. El libro puede adquirirse en la boletería o al 4854-1048.

Por Ángela Gancedo.

DZ/dp

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario