Tiempo en Capital Federal

31° Max 23° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 47%
Viento: Nordeste 23km/h
  • Jueves 8 de Diciembre
    Despejado24°   33°
  • Viernes 9 de Diciembre
    Cubierto con lluvias23°   32°
  • Sábado 10 de Diciembre
    Muy nuboso21°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 07/12/2022 22:58:29
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Hospital Borda: un caso de salud mental

El neuropsiquiátrico lleva 50 días sin gas; el GCBA se hace el desentendido.

Por Laura Mendoza
Email This Page

Es una cosa de locos, dirán, pero Mauricio Macri y su ministro de Salud, Jorge Lemus, piensan cerrar el Borda y el Moyano, los dos neurop­siquiátricos estatales en la órbita de la Ciudad, para encarar algún nego­cio inmobiliario sobre las casi 15 hec­táreas en donde se asientan ambos manicomios en Barracas, a diez mi­nutos del Centro. caso está en la agenda de debate de todos los can­didatos.

Pero no es nuevo: hace tres años ya, el gobierno del presentó un proyecto en la Legislatura para desmanicomializar -de acuerdo con la tendencia universal de eli­minar los hospitales monovalentes- y crear diez salas de última generación, bien equi­padas, para sólo 48 pacientes. Hoy, en el Borda, sobreviven como pueden 750 inter­nos. Al menos ésa era la cifra hasta el 31 de mayo, cuando dos de ellos murieron que­mados tras el incendio provocado por una sobrecarga eléctrica.

La Ley de Salud Mental, la 448, vi­gente desde 2000 en la Ciudad, promue­ve el sistema italiano, en donde los gran­des institutos neuropsiquiátricos fueron removidos por sistemas modernos de in­ternaciones acotadas. No más de siete días y control externo de los pacientes. Una gran iniciativa si no fuera por la desi­dia oficial.

Porque en el Borda impera el abandono y en materia de salud mental, la negligen­cia. Desde hace más de 50 días allí no hay gas. La provisión de luz es un milagro coti­diano que se abre paso en un enjambre de instalaciones superpuestas y remendadas. Lo pacientes, en estos días, tiritan de frío y los enfermeros apenas pueden bañarlos ca­lentando toallas en ollas y pavas eléctricas. Frente a ese inhumano grado de salvajismo, el Gobierno de la Ciudad reaccionó insta­lando 31 termotanques eléc­tricos y unos 60 paneles cale­factores. Claro, la antigua red eléctrica, colapsó. Pero aún antes de generarse esta situa­ción, los pacientes dormían vestidos, debajo de frazadas roídas por el tiempo. Se los ve ambulando por los pasillos, los baños inundados, las paredes adelgazadas por la humedad, la luz mortecina y las cocinas tapizadas de grasa antigua.

Hace un año estallaba la crisis estudiantil por razones si­milares. Todavía hoy hay escuelas, después de tantas promesas, que no tienen gas ya a un paso del invierno. Macri prometió pasar a planta permanente a enfermeros del Bor­da y del Moyano contratados durante la cri­sis de la gripe A, y allí están reclamando en el Obelisco y esperando que se haga efec­tiva su palabra.

Pero no hay que asombrarse: se trata del mismo político que prometió una y otra vez que se postularía a la presidencia.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario