Tiempo en Capital Federal

20° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 63%
Viento: Sur 21km/h
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Despejado15°   21°
  • Jueves 1 de Octubre
    Muy nuboso13°   19°
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Horacio Rodríguez Larreta inició su mandato

Metódico y exigente, se ganó la confianza de Mauricio Macri en base a gestión y diálogo con los vecinos. En su discurso de asunción, se propuso “duplicar los logros” del PRO.

Por Franco Spinetta
Email This Page
larreta 2

Finalmente, el arduo trabajo de hormiga que encaró desde 2007, cuando se convirtió en jefe de Gabinete, rindió sus frutos. Tras años de remar hasta instalarse como el sucesor predilecto de Mauricio Macri –y de derrotar en una interna inédita a Gabriela Michetti– en la tarde del miércoles 9 Horacio Rodríguez Larreta alcanzó su anhelo más profundo: ser jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el punto más alto de una carrera política iniciada casi tres décadas antes.

En un discurso breve y leído, como suelen ser también los de Macri, Larreta repasó los puntos más salientes de los dos períodos de gobierno del PRO –”la mejor gestión de la historia de la Ciudad”– y proclamó que pondrá “la vara bien alta, como suele decir Mauricio”, ya que su objetivo será duplicar los logros de su predecesor.

Cuando era niño, los sueños de Horacio Rodríguez Larreta eran bien distintos. Quería ser el 9 de Racing para hacer vibrar al Cilindro de Avellaneda con sus goles. Porteño de nacimiento, su infancia transcurrió entre amigos, vacaciones en Mar del Plata, clases en la Escuela Argentina Modelo y, también, la política.

Su padre (también llamado Horacio) era un dirigente del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), muy cercano al ex presidente Arturo Frondizi. No fue raro entonces que su primera aproximación a la actividad política fuera, precisamente, durante la campaña de 1983 del MID, en la que Horacio padre participó como candidato a diputado nacional.

Horacio hijo se graduó de licenciado en Economía en la UBA en 1988 y viajó a Estados Unidos para hacer un máster en Administración de Empresas en la Universidad de Harvard. Al principio le costó muchísimo: no sabía inglés.

De regreso en el país, a principios de los 90 se integró al equipo de la Subsecretaría de Inversiones del Ministerio de Economía, que entonces conducía Domingo Cavallo. Un año después, en 1994, fundó el Grupo Sophia, que terminaría convirtiéndose en una cantera de dirigentes PRO. Durante el gobierno de Carlos Menem, fue gerente general de la Anses y, en el gobierno de la Alianza, subsecretario de Políticas Sociales. De su paso por el menemismo le quedó una causa judicial todavía vigente por la presunta comisión del delito de peculado. A fines de marzo, la Cámara Federal ordenó proseguir la investigación.

Horacio fue interventor del PAMI, presidente del Instituto de Previsión Social de la provincia de Buenos Aires durante el gobierno de Carlos Ruckauf y director general de la Dirección General Impositiva. En la carta de renuncia al PAMI, Rodríguez Larreta le agradeció al entonces presidente Fernando de la Rúa su “constante aval a pesar de mi condición de justicialista”. En marzo, durante una entrevista Diario Z le preguntó si se seguía considerando peronista: “No, yo soy de origen, sangre y cuna desarrollista”, respondió.

De modales amables, lo tildan de adicto al trabajo, obsesivo y exigente. Si bien no suele brindar definiciones políticas tajantes, hay dos temas en los que tiene posición tomada: su rechazo a la despenalización aborto –impulsó una cautelar contra el aborto no punible en la Ciudad– y del consumo de marihuana (“Despenalizar la droga es un mamarracho”).

Horacio conoció a Mauricio Macri jugando al fútbol. En las charlas del vestuario, fueron cultivando una mutua simpatía. Desde entonces, son amigos y también socios políticos. Rodríguez Larreta se cargó la gestión de la Ciudad al hombro y Macri encontró en él un fuerte punto de apoyo para construir su carrera hacia la presidencia. La confianza le fue retribuida: Macri lo eligió como su sucesor.

Casado con la wedding planner Bárbara Diez de Tejada, padre de dos hijas, Paloma y Manuela (y con otro bebé en camino), Rodríguez Larreta conducirá los destinos de la Ciudad durante los próximos cuatro años. Arranca con la ventaja, claro, de contar con colaboración de los dos gobiernos que más influyen la vida de los porteños: la Nación y la provincia, ahora que son todos del mismo signo político.

DZ/ah

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario