Tiempo en Capital Federal

25° Max 22° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Este 29km/h
  • Jueves 20 de Enero
    Parcialmente nuboso24°   29°
  • Viernes 21 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   29°
  • Sábado 22 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 19/01/2022 08:55:34
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Historia de nostalgia y exilio

Reseña de la obra teatral ‘Kalvkott, carne de ternera’.

Por jorge-paolantonio
Email This Page

Desde junio el teatro Del Nudo pre­senta con éxito de público una obra que se anuncia en sueco y en español. Silvina Chague guionó su propio cuento y después lo convirtió en una pieza donde lo discursivo, el humor medido y los sentimientos dominan la concep­ción dramática. La directora, Corina Fiorillo, saca buen partido de la historia con una puesta emparentada con lo cinematográfico (trabajo en planos y abundancia de buenas imágenes de Estocolmo y Buenos Aires). Hay cierta monotonía en la acumulación (lineal) de escenas. El público, por otra parte, responde con atención a una historia que se cuenta en clave cuasi doméstica pero que es sólo la punta del iceberg. Se trata de señalar cómo afecta a una mujer, a una familia y a un país un gobierno totalitario y genocida. Se trata de describir, a través de una entidad de acción minimalista, los curiosos (y múlti­ples) caminos del exilio. El calendario marca 1976.

El padre de María logra que ésta, a punto de ser «chupada» por «las fuerzas del orden», pueda afincarse en Estocolmo. María conocerá a Pieter, un médico que da lecciones en un programa oficial para «readaptación» de exiliados políticos. Surge entre ellos una relación que los llevará a unirse y tener un hijo. Cerca de las navida­des, desde Buenos Aires -y con todo su amor- llegará la madre, Nora, para «constatar» cómo, dónde y con quién viven su hija y su nieto en camino. Un exiliado chileno también dará parte de las notas variopintas de todo mi­gración forzada. La cabeza de la familia, desde la capital de la Argentina, es el encargado de patentizar la nostal­gia a partir de llamadas telefónicas que intentan clavar el Obelisco porteño en el Stadhuset (Ayuntamiento). Nora -con la ayuda de su nuevo yerno- busca afanosamente y en­cuentra ese corte de carne que aquí lla­mamos peceto y que le servirá para armar su tradicional vitello tonnato (ternerita con salsa de atún, anchoas y alcapa­rras). La Navidad se celebra con sus ritos gastronómicos y afectivos y Nora vuelve al país para terminar sus días. El final de su vida queda marcado en la receta que deja como herencia. Chague, con inteligencia, ha creado su texto haciéndolo girar sobre la fuerza de los sabores «fa­miliares», esos que se instalan para jamás dejarnos. Allí se juega el sentimiento que marca a una comunidad que celebra y se celebra con sabores que tiene como propios e irreproducibles. Fiorillo, sin distanciamientos intelec­tualizantes, deja que la ternura invada la escena. Belén Brito desarrolla su María con pautas correctas; Nelson Rueda es un querible Pieter. Susana Di Gerónimo logra una madre convincente y se lleva los mejores aplausos. Alejo Mango compone al exiliado chileno y al padre con una notable solvencia actoral.

FICHA TÉCNICA
Actores: Belén Brito, Susana Di Gerónimo, Alejo Mango y Nelson Rueda.
Dirección: Corina Fiorillo.
Fotografía: Soledad Ianni.
Iluminación: Pablo Boratto.
Escenografía y vestuario: Julieta Risso.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario