Tiempo en Capital Federal

14° Max 9° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 64%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Domingo 3 de Julio
    Cubierto  12°
  • Lunes 4 de Julio
    Cubierto con lluvias10°   12°
  • Martes 5 de Julio
    Cubierto  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 02/07/2022 19:38:56
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Hernán: “Da miedo decir que uno es papá soltero”

Crecen los hogares ensamblados, las parejas con un solo hijo y las uniones que no pasan por el Registro Civil. La maternidad, después de los 30.

Por Valentina Herraz Viglieca
Email This Page
padre_hijo

Hernán tiene 33 años y es maes­tro de grado. Es alto como un armario y tiene unos ojos claros luminosos. También es el padre de un nene de un año y medio. Desde que su hijo tiene seis me­ses duermen en su casa de Villa Pueyrredón, solitos los dos. Hernán hace análisis y cuando tiene dudas habla con sus padres y con su ex pareja, la mamá del nene. Tuvo que dejar el gimnasio y algunas sa­lidas pero sumó tiempo para tirarse al piso a jugar, para emocionarse con las primeras palabras. Y también para ordenar la casa una y otra vez.

¿Tu hijo vive con vos?

Sí, casi siempre está en casa cinco días de la semana. Al principio fue complicado. El gordito destetó a los tres meses porque no le alcanza­ba con la leche de la mamá así que le dimos mamadera. Las primeras semanas me agarraba paranoia, le miraba la pancita a ver si respiraba. Aprendí a discriminar los llantos, a reconocer cuándo le duele algo, si tiene hambre o está incómodo, cuando tiene frío o si se hizo pis. Al principio no sabía si cambiarle el pañal a la noche o dejarlo dormir de corrido, o si la leche estaba muy caliente o muy fría.

¿Quiénes te ayudan?

La mamá podía cuidarlo cuando yo no estaba. Mis padres muchas veces lo cuidan y cuando salgo del colegio lo paso a buscar.

¿Qué dejaste de hacer?

No sé si las dejé de hacer y eso es un “qué cagada” o si esas cuestiones pasan a ser algo que está después de ser padre.

¿Vos lo llevás al pediatra?

Siempre lo llevé yo, muchas veces también vino la mamá. Encontramos uno bastante bueno. Y el saber de los propios viejos ayuda.

¿Los primeros pasos?

Los dio conmigo, en la puerta de casa. Fue el 22 de noviembre del año pasado. Fueron cin­co pasos para adelante y estábamos felices. El también estaba contento.

¿Hay prejuicios por tu rol predominante?

Hay una mala costumbre de hacer sinónimos hijo y madre. Hay veces que sí estamos los pa­dres. En el jardín la directora y la maestra le ha­blaban a la mamá hasta que ella les dijo: “Me­jor que entre con el papá”. La directora insistía, yo le dije: “Andá a jugar, estamos acá, yo te voy a estar mirando”. Y él me soltó los pantalones y se fue a jugar.

¿Tenés una nueva pareja?

Da miedo decir que uno es papá soltero. No cualquiera está con alguien que tiene un hijo. Y al principio me costó sentir que si salía no estaba restándole tiempo. Cuando estás más tranquilo con lo que le das a tu hijo, te po­dés abrir a otro. No es fácil pero tampoco creo que sea imposible. Depende mucho de entender que las cosas cambiaron y que se puede rehacer una familia aunque ya hayas tenido un hijo.

¿Cómo te sentís como papá?

Todo lo que hago es por él. Soy el primero que no puede dar un paso para atrás porque con él hay que resolver, guiar, acompañar, educar. Cuando llego del trabajo nos senta­mos a jugar por lo menos una hora. Hoy, que el ritmo es tan rápido, cumplo ese ritual de conectarme con él y de él conectarse con­migo. Le dejo agarrar todo lo que quiere: el colador para hacer de casco y los frascos. Eso le gustaba más que todos los juguetes, es el mundo de la exploración. Al principio era “jugá acá”. Hoy veo que cuanto más tira más se divierte. Esta no es mi casa con un hijo. Es la casa de los dos.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario