Tiempo en Capital Federal

27° Max 23° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 82%
Viento: Este 24km/h
  • Viernes 21 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   29°
  • Sábado 22 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   28°
  • Domingo 23 de Enero
    Cubierto con lluvias23°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/01/2022 14:09:43
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Hepatitis B y C: Virus que no dan señales

Un análisis de sangre permite detectar a tiempo una enfermedad silenciosa que puede ser letal.

Por Marina Navarro
Email This Page

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado y puede producirse por causas tóxicas -más comúnmente por consumo de alcohol-, por medicamentos o por los virus VHA, VHB y VHC, más conocidos como virus de la hepatitis A, B y C.
La hepatitis A en el 80% de los casos no deja secuelas y se relaciona con la falta de lavado de manos. La hepatitis B se transmite por vía sexual o sanguínea, oral y trasplacentaria. El virus resiste altas temperaturas y puede permanecer activo durante días. La hepatitis C se contagia a través de la sangre, los casos más comunes son por transfusiones realizadas hace más de 20 años o por uso compartido de jeringas. También por material mal esterilizado en tatuajes, piercing y acupuntura.
Los virus B y C pueden producir hepatitis crónica y pasados 25 años sin tratamiento adecuado, ésta puede causar cirrosis y cáncer de hígado. «El virus de la hepatitis B es el motivo de la mayor cantidad de trasplantes en nuestro país y el 30 por ciento se realiza por cirrosis provocada por hepatitis C. Estos virus atacan y no producen síntomas hasta que se presenta el colapso. Por eso decimos que son causantes de una epidemia silenciosa. Los síntomas pueden demorarse entre 25 y 30 años, llegamos tarde y entonces dependemos de un trasplante», explica Norberto Frieder, jefe de Hepatología del hospital Argerich.
La vacuna contra los virus de la hepatitis A y B está dentro del plan de vacunación nacional y se aplica en tres dosis. La primera al momento del nacimiento, o dentro del primer año, la segunda a los 30 días posteriores de la primera y la tercera a los seis meses. En el caso del virus de la hepatitis C, todavía no hay vacuna, pero sí tratamientos muy eficaces cuando es tratada a tiempo.
Carlos Guma, presidente de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado, sostiene que «los médicos cuando piden un análisis de rutina, así como ordenan el examen de orina, glucemia, hemograma y colesterol deben incluir el testeo del antígeno para el virus de la hepatitis. O en su defecto un hepatograma, que si muestra una alta concentración de enzimas hepáticas puede considerarse un signo de que el paciente puede estar cursando una hepatitis. Ésa sería la punta del ovillo para comenzar con el tratamiento», subraya el profesional.

Campaña de vacunación
El Ministerio de Salud Pública lanzó una campaña nacional de vacunación gratutita, en todos los vacunatorios del país, contra la hepatitis B para personas entre 20 y 60 años y quienes no hayan completado las tres dosis que establece el actual calendario nacional de vacunación. Las dosis se dan consecutivamente, la primera, al mes la segunda y a los seis meses la tercera.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario