Tiempo en Capital Federal

27° Max 20° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 82%
Viento: Sureste 40km/h
  • Jueves 27 de Enero
    Cubierto16°   23°
  • Viernes 28 de Enero
    Despejado18°   23°
  • Sábado 29 de Enero
    Parcialmente nuboso20°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 26/01/2022 13:29:38
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Helena Tritek: Sobre sexo y protocólos

Su obra ‘En el cuarto de al lado’ cuenta la historia de un médico que inventó un consolador.

Por Roberto Durán
Email This Page

«Durante siglos, las religiones reprimieron el placer. El atractivo de esta obra es cómo lograr revelar los secretos del mundo íntimo de la mujer en tono de comedia». Con esas palabras, la directora Helena Tritek cuenta cuáles fueron los desafíos de En el cuarto de al lado, de la dramaturga norteamericana Sarah Ruhl.

La adaptación local está protagonizada por Luciano Cáceres y Gloria Carrá. Él es un médico que a fines del siglo XIX descubre, gracias a la electricidad, la cura de la histeria, entonces considerada enfermedad. Ahí comienza la historia del mágico aparato que aplicaba a sus pacientes para que llegaran a la «liberación» (orgasmo). Su esposa tiene vedado el ingreso al consultorio y fantasea con lo que pasa allí adentro.

El elenco se completa con Esteban Meloni, Victoria Almeida, Gipsy Bonafina, Erica Spósito y León Bara. El prestigiosísimo -y ganador del Oscar- Eugenio Zanetti diseñó el vestuario y la escenografía.

Tritek se sienta en una de las butacas del teatro Apolo.
Habla bajo, casi susurrando, como si la sala fuese un hospital, aunque nadie esté ocupando el escenario ni sea necesario el silencio. No disimula su parquedad ante las entrevistas. Contesta breve, pero sustancioso: «Cuando leí el texto por primera vez, me dio mucha risa y me acordé inmediatamente de mis abuelos. También pensé en cómo cambió el mundo en estos 100 años. Ellos se trataban de usted, jamás se tocaban y había un gran respeto», recuerda.

La puesta en escena y el vestuario llaman la atención. Tritek contó cómo fue el trabajo con Zanetti, que volvió al país después de varias décadas en la industria del cine estadounidense. «Tenía que aparecer en escena la sexualidad, lo oculto del sexo y de las relaciones. Cuando hablé con él, inmediatamente se remitió al art nouveau y a mí me pareció acertadísimo», explica.

En la obra, el doctor Givings es, quizá, el personaje más acartonado, le da a su mujer un beso en la frente cuando ella le ofrece la boca. A la hora de los ensayos, Tritek mandó a todo el elenco -ella incluida- a cursos de ceremonial y protocolo. «Hay un gran respeto por el cuerpo, por el otro y por la distancia. Es un lenguaje que aprender. A quién saludo primero, quién se sienta primero, cómo se sirve el té, cómo tomás la copa. Hay un rito de educación muy importante», cuenta la discípula de Heddy Crilla, Saulo Benavente y Augusto Fernandes.

Aunque la obra se desarrolla en 1880, Tritek cree que toca cuestiones irresueltas en torno al sexo y al placer: «No es cierto que en este tema estemos bailando la jota. Caso contrario, no habría tantos sexólogos ni especialistas. Antes estaba todo tapado. La palabra sexólogo era ciencia ficción.»

DZ/rg

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario