Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 78%
Viento: Oeste 18km/h
  • Sábado 13 de Agosto
    Cubierto13°   17°
  • Domingo 14 de Agosto
    Cubierto13°   19°
  • Lunes 15 de Agosto
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 12/08/2022 12:25:32
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Héctor «Pomo» Lorenzo: Funk con espíritu de jazz

Ex baterista de Spinetta, hoy explora en el jazz y el funk .

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page
2723262-hector_pomo_lorenzo_390.jpg

Fue baterista de Invisible y Jade, junto a Spinetta. Tocó con Pappo, Aznar y Páez. Hoy explora texturas sonoras que van del jazz al funk o el chill out con el trío que formó con César Franov y Pablo Suárez.

Cuando otros músicos de su nivel podrían dormirse en viejos laureles, Pomo Lorenzo prefiere seguir aventurándose a navegar aguas inquietas, con una épica artística que lo supo hermanar con Luis Alberto Spinetta, a quien parecería conocer de miles de vidas además de compartir usinas creativas como Invisible o Jade, y que hoy aplica en el disco NDAAsteroid Dirty Noise, que grabó junto a los experimentadísimos músicos Pablo Suárez y César Franov, con quien tocara en Jade. El riesgo y atractivo del trío, sobre todo cuando expone su proceso de trabajo en vivo, está en la combinación inusual de dos bajos y batería junto a procesos digitales de composición espontánea de texturas sonoras.

¿Cómo vivís esta forma de hacer música?
El proyecto es muy rico. Nunca es posible que un tema salga igual. Recuperamos el espíritu del jazz, esa cosa efímera de desarrollar y comentar un leitmotiv, a través de motivos abstractos que van apareciendo y luego ya no podemos cazarlos. Nos vamos dejando llevar. Y más allá de que sea una propuesta experimental, tiene ambientes reconocibles y nadie hace alarde de lo que puede tocar. Además, la gente que sigue mi trayectoria sabe que si estoy es porque va a ver algo de aquello.

Aun en un rol no tan visible, tu nombre resuena como signo de calidad.

En eso es justo nombrarlo a Luis, porque le estuve cuidando la espalda 15 o 16 años. Quizá sea eso, pero también mi compromiso con la batería, porque si estoy acá es porque hay grooving. Y aunque he tocado contratado, aprendí de Luis que el dinero está en segunda instancia. No puedo estar en un sitio que no me convenza. Si estoy, tiene que haber algo con identidad. Lo nuevo jamás tiene que detener su marcha.

Lo exponés casi como un militante de lo nuevo.
Lo vivo así, como una militancia. Creo haber recibido un legado que llevaba desde el principio en mis genes, por eso me iba a naufragar a plaza Francia con Miguel Abuelo, Pipo Lernoud, Moris, Tanguito. Y sigue siendo una necesidad entregar calidad. Yo pertenezco a una idiosincrasia, llevo la marca de Luis, me ha impregnado de una conducta, la de siempre tratar de encontrar algo que sea un poco más elevado. Y cada vez que un artista se autoimpone una cierta elevación finalmente está elevando a la gente que va a escucharlo. Es un ida y vuelta, un campo magnético. Y demostrar que vamos por algo nuevo significa una gran entrega.

DZ/rg

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario