Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 55%
Viento: Noroeste 16km/h
  • Viernes 14 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Sábado 15 de Mayo
    Muy nuboso12°   17°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Héctor Cavallero: ‘Con Sandro fuimos compinches’

Uno de los productores más reconocidos volvió al ruedo con Por amor a Sandro.

Por Magalí Sztejn
Email This Page

La gente grita desde la platea, una mujer lanza al escenario su prenda más íntima y Sandro vuelve a brillar en la calle Corrientes. Seguidores del cantante y espectadores ocasionales se sumergen en ese viaje en el tiempo que propone el espectáculo que hace referencia a la figura de Roberto Sánchez, a dos años de su muerte. El litigio legal con la heredera no consiguió empañar el homenaje y, puertas adentro del teatro Broadway, el público vibra al ritmo de «Dame fuego».
«Surgió la idea de que el título fuera Por amor a Sandro porque realmente este espectáculo se hizo por amor a Sandro. ¿Qué mejor que llamarlo siguiendo lo que lo motivó?», cuenta Héctor Cavallero, el productor general de la obra, quien, con una larga y reconocida trayectoria, decidió volver a invertir en el teatro (el lugar que, según dice, mejor lo cobija), entusiasmado con el proyecto.
¿Cómo surgió la idea de hacerle este homenaje a Sandro?
No es solamente un homenaje, es una comedia musical absolutamente argentina. La historia pasa por una de sus fans, que acompaña la carrera del ídolo en paralelo a su vida personal, algo que le traía muchos inconvenientes en la casa. Inevitablemente se produce el homenaje a un artista impresionante, que tiene en Fernando Samartín a un intérprete sobresaliente. Se crea un clima muy poderoso.
¿Esperaban esa reacción del público?
Esperábamos emocionar, pero no este delirio que produce el espectáculo. La gente llora y dice «está en la sala, se ha metido en el cuerpo de él».
¿En qué momento decidieron que no iban a contar la vida de Sandro?
Nunca nadie se metió con su vida privada. Además, aunque la hubiera conocido más en profundidad, no lo habría hecho, en homenaje a que él siempre la cuidó como una gema preciosa. Nos pareció que el camino era utilizar la música de Sandro y tenerlo presente en la imaginación, en los recitales.
¿Cómo seleccionaron las canciones?
Fue bastante difícil, porque Sandro tiene más de cien éxitos. Hay muchas muy buenas que no entraron porque no tenían nada que ver con lo que estábamos contando. Cuando yo fui a Sadaic a pedir el repertorio llevé una lista de 70 y de ésas elegimos unas 25.
¿En qué estado está la disputa legal con la viuda?
Hubo conversaciones entre nuestros abogados y la viuda de Roberto Sánchez, y actualmente no hay nada. Está totalmente dormido. Lo que sí convinieron fue hacer algunas funciones a beneficio, para que este espectáculo haga una obra de bien. Estamos viendo con qué entidades hacerlo.
¿Tu relación con Sandro cómo era?
Muy compinches. Éramos contemporáneos y fuimos creciendo juntos en nuestras actividades personales. Si bien no fuimos amigos íntimos teníamos una cuota muy importante de afecto. A mí se me sumaba la admiración profunda que yo tenía por él, porque él crecía y yo crecí con su música, como muchos otros de mi edad.
¿Qué creés que diría Sandro ante este espectáculo?
Habría estado encantado, porque está hecho con respecto y con calidad. A él le gustaba mucho la perfección en el escenario y está cuidado hasta el último detalle. Habría disfrutado mucho de este espectáculo.
¿Es uno de los mayores ídolos populares?
Es el ídolo popular más grande de los últimos cuarenta años. Es el Gardel de hoy.
¿Qué características lo convierten en ese ídolo popular?
Su conexión con el público, su penetración de la música, el cuidado de su intimidad, su misterio. Tenía todas las condiciones para ser el Elvis Presley argentino. Fue muy respetuoso con sus seguidores, con sus pares y con el periodismo. Siempre mantenía su lugar y le daba lugar al de enfrente. Un tipo con muchos códigos.
Todos conocen sus canciones incluso aquellos a los que no les gusta Sandro.
Muchos dicen «a mí no me gustaba Sandro, pero ahora sí me gusta mucho». Eso es porque lo escuchaste cuando tenías que escucharlo. Son cosas que pasan cuando alguien se va de gira.
¿En qué momento de tu carrera llega este espectáculo?
Hacía como ocho años que no hacía nada en teatro. Estuve lejos, pero volví con muchas ganas. Acá hay mucha técnica cuyo manejo se me escapa y para la que se necesita gente muy joven y talentosa. Tengo el placer de escuchar de la gente comentarios muy elogiosos.


En pocas palabras

• En 1993 trajo a Michael Jackson a la Argentina.
• Estuvo casado con Valeria Lynch.
• Produjo Drácula, La señorita de Tacna y El beso de la mujer araña.

 

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario