Tiempo en Capital Federal

20° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Este 19km/h
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto14°   20°
  • Jueves 29 de Octubre
    Despejado11°   17°
  • Viernes 30 de Octubre
    Despejado11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Hay pocos estudios»

Por Nicolás Levaggi, médico oftalmólogo del Hospital Pedro Lagleyze.

Email This Page

Se trata de una tecnología relativamente nueva de la cual existen pocos estudios serios que demuestren los efectos en la salud (ocu­lar o no). Dichos informes se centran en la parte teórica, más que en la experimental. Es decir, se habla de lo que puede pasar, pero no de lo que pasó en una población determinada. El LED podría ser perfec­tamente seguro aunque se opine lo contrario, o tener efectos indesea­dos aunque se crea seguro.

Hay luces LED que son blancas y otras que tienen un porcentaje ma­yor de luz azul. El problema no es el color en sí, sino su presencia en el espectro lumínico cercano al ul­travioleta que puede generar alte­raciones (supuestamente) parecidas a las de la UVA y UVB solares. En el ojo, la exposición de este tipo de espectro genera, en la retina de pacientes predispuestos, una enfermedad que se llama maculo­patía relacionada con la edad. La mácula es el área de mayor agudeza visual del ojo y también un área particularmente sensible al daño. Hay factores como el envejecimiento, el cigarrillo, la radiación ultravioleta, que generan una acumulación de radicales libres, que funcionan como un tóxico celular generado por los propios tejidos del organismo. Este daño es irreversible y acumulativo. Creo que este problema es el cen­tro de la cuestión del LED.

Existe una entidad europea, la CIE, que se encarga de, entre otras cosas, clasificar las fuentes lumínicas según el riesgo de fototoxicidad retiniana. Los clasifica en grado de severidad creciente (de 0 a 3). En la Argentina, la mayoría de los LED de uso doméstico son de bajo riesgo, o sea 1, y algunos de clase 2. La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Francia (Anses) hace un estudio con valores similares, pero teniendo en cuenta factores de riesgo: un cristalino poco desarrollado (que absor­bería parte de estar radiaciones), pacientes sin cristalino, los que tienen lente intraocular, o los chicos, que tienen un cristalino “menos sólido”.

Teniendo esto en cuenta, si los LED que se van a usar en las lumi­narias son de calidad y respetan las normas, y si además tienen algún tipo de atenuador (difusor o filtro) no habría problema. Pero la entidad que planee e instale estas luces se tiene que tomar seriamente el tema. Sobre todo, por la existencia de estudios que demuestran posibles afectaciones oculares. En uno realizado en la Universidad Compluten­se de Madrid, España, donde se tomó un cultivo de células in vitro del epitelio pigmentario (que forman melanina) y las expuso a distintas fuentes de LED, buscando daño oxidativo (de los radicales libres, como en las maculopatías) y muerte celular. Se encontró que este daño se produce. La limitación de este estudio es que se trata de un cultivo y no del total del sistema ocular, que es totalmente distinto a una placa de laboratorio. Es decir que, de todas maneras, sigue sin demostrarse a largo plazo si hay enfermedad o no. Otro trabajo habla de las modi­ficaciones del ritmo circadiano generado por el alumbrado público con este tipo de luces y las alteraciones que conlleva.

Una posible conclusión: si se respetan las normas propuestas, pro­bablemente no tenga consecuencias severas en la salud visual de la po­blación general. Pero, al mismo tiempo, las poblaciones que se exponen a este tipo de luz en el ámbito público son las que hay que estudiar para medir el riesgo real, basado en la evidencia empírica de que este riesgo es realmente bajo. Hay que tener en cuenta que la población argentina es considerada en vías de desarrollo y que la maculopatía relacionada con la edad va a aumentar por el simple hecho de que aumenta la espe­ranza de vida. Va a haber más viejos y por eso más enfermedad, y será difícil de cuantificar una población aislada, a menos que se compare con otra que no utilice LED.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario