Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Hasta qué punto es sana la perversión

El Dr K explica hasta dónde es sano jugar a la perversión y Vera killer asegura que un poquito de morbo siempre viene bien.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Alo que se denominaba hasta hace una década “perversiones”, actualmente se le dice “parafilias”. Tanto un término como otro se refieren a un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra específica y/o únicamente en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña. Se podría decir que es como una versión paralela a la normalidad admitida. Con esto, me refiero a un acuerdo tácito en la población de lo que suele ser frecuente.

El deseo sexual sucede más o menos así: hay una dilatación de las arterias, que trae el correspondiente calor y rubor que conocemos como calentura, para dar paso al orgasmo. Esta secuencia, a la mayoría nos parece normal. Las parafilias, por su parte, alteran esta ruta del deseo. Dentro de eso puede haber desde cosas terribles como apetito de relaciones con animales o niños hasta la inofensiva aunque exótica excitación causada por objetos inanimados, como por ejemplo unos zapatos de taco agudo o sólo tener orgasmos mediante el sexo oral, entre otras.

Algunas parafilias pasan totalmente inadvertidas para muchas personas, y son verdaderamente inofensivas. Sin embargo, otras son delincuenciales. Cuando se ejercen asociadas con el maltrato a otras personas, en realidad ya hay que hablar de sociopatía, una patología en la que se carece de noción de la importancia de las normas sociales, leyes y derechos individuales.

En cambio, una parafilia puede sucederle a cualquiera y a cualquier edad. Un hombre o mujer de conducta estándar esperable, incluso de bajo perfil, simultáneamente, en silencio y casi siempre clandestinamente, puede tener conductas parafísicas. A veces llega a satisfacerlas y otras no.

Esto es un trastorno de la evolución psicosexual que se da por una interrupción en algún momento de la evolución psíquica infantil. El problema puede quedar oculto o dormido durante años, décadas, y despertarse por diversas circunstancias aleatorias en algún momento de la vida adulta.

Mi opinión es que requiere tratamiento psicológico y, en ocasiones, psiquiátrico. Los tratamientos a realizar no son breves, sino prolongados, y pueden durar años. Es posible aliviar la ansiedad, encontrar mejorías temporarias, pero casi nunca hay una cura radical o completa para un parafílico.

Desde antes de la aparición de Freud las parafilias fueron motivo de gran preocupación para la psiquiatría clásica, y luego para el psicoanálisis. Su estudio sigue siendo muy importante, aunque aún no existan medicamentos específicos para un tratamiento ciento por ciento exitoso.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario