Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 67%
Viento: Sureste 15km/h
  • Martes 22 de Octubre
    Cubierto14°   21°
  • Miércoles 23 de Octubre
    Nubes dispersas14°   19°
  • Jueves 24 de Octubre
    Despejado14°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Hallan una aldea indígena a metros del Autódromo

El hallazgo prueba que los primeros habitantes de la Ciudad no fueron los españoles sino cazadores recolectores.

Email This Page
aldea indi
pendientes
aldea
Anterior Siguiente

La aldea indígena más antigua de la ciudad de Buenos Aires fue encontrada por arqueólogos en diferentes excavaciones realizadas en el Autódromo Gálvez, en  la Comuna 8. Los científicos hallaron utensilios, cerámicas, flechas, cuentas de collar, huesos  y restos de construcciones de madera de los pobladores que habitaban en la zona entre los siglos XII y XIII, antes de la llegada de los españoles a la región.

«Es el hallazgo arqueológico más importante de la ciudad. Encontrar una aldea prehispánica debajo de Buenos Aires cambia la historia: prueba que la vida de la Ciudad no empieza en 1536, con la fundación de Pedro de Mendoza, como nos enseñaron”, dijo Daniel Schávelzon, investigador del Conicet y director del Centro de Arqueología Urbana de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Un equipo de investigadores vasco-argentino realizó 38 excavaciones, repartidas en el Autódromo Gálvez y en el Parque Ribera Sur, en Villa Riachuelo. Y encontraron huellas de postes en los que se apoyaban las casas, vasijas de cerámica, piezas que los indígenas usaban para cocinar caldos y guisos, vértebras de guanaco, falanges de venados de las pampas, la cáscara de un huevo de ñandú y demás huellas que les permitieron confirman la existencia de de un asentamiento prehispánico.

“Son restos de uno o varios campamentos indígenas de cazadores recolectores pampeanos. Vivían de la caza de guanaco, ñandú y venado de las pampas. También sabemos que usaban piedras originarias de Tandil, Entre Ríos y Uruguay”, explicó Daniel Loponte, arqueólogo del Conicet y del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. Por las diferentes reformas realizadas en su historia, Buenos Aires «es el lugar que un arqueólogo menos elegiría para buscar un sitio prehispánico. Se supone que acá todo está modificado. Lo que encontramos es una cápsula del tiempo preciosa», agregó.

“Es muy difícil que queden topografías originarias de hace 300 años. En este lugar como fue un descampado, no hubo viviendas ni construcciones de grandes infraestructuras y quedó detenido por suerte”, señaló el arqueólogo del Centro de Arqueología Urbana, Ulises Camino.  “Las viviendas eran semipermanentes. Esta parte era la Pampa Ondulada. Una zona alta. Estaban entre 3 y 5 meses. Luego hacían su circuito anual de cacería y se iban a otro lugar. Los artefactos en piedras son pequeños, porque cuesta mucho esa materia prima. Era muy valioso. Las cerámicas son más grandes y se fracturaron con el tiempo”, explicó.

El grupo de expertos se completa con restauradores de la Universidad del Museo Social, la gerente operativa de Patrimonio de la Ciudad, Nani Arias, y arqueólogos dirigidos por Agustín Azkarate, un prestigioso investigador de la Universidad del País Vasco.

Fuente TélamFuente www.buenosaires.gob.ar
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario